NATALIA FIDEL
01/08/2018
"El Código Electoral es para los próximos 50 años"
La presidenta de la comisión de Reforma Política en la Legislatura porteña detalla los principales puntos de la iniciativa oficialista para sancionar el Código Electoral de la Ciudad. Además da su visión acerca de la posible conformación de Cambiemos y habla de las elecciones 2019.
La legisladora de Confianza Pública que integra el bloque oficialista en el palacio legislativo, Natalia Fidel, recibió en su despacho a Revista Qué para hablar sobre la reforma política que se avecina en territorio porteño. Hizo referencia a los consensos logrados y las discusiones para obtener una ley que la Ciudad espera desde que dejó de depender directamente de Nación.

-¿Qué se quiere lograr con el nuevo Código Electoral?
-El Código Electoral propio es una deuda pendiente que tiene la Ciudad desde su autonomía, hace 22 años, lo que hace que dependamos de las leyes nacionales. Estamos pensando en un código para los próximos 50 años, y es un avance enorme hacia la autonomía, porque es lo que define cómo vamos a regir nuestra democracia.

-¿Cuáles son los principales puntos del proyecto?
-Uno de los más innovadores tiene que ver con generar la institucionalidad, es decir, la autoridad que va a regular las elecciones, y en ese sentido es un código innovador, porque lo que propone es crear un Instituto de Gestión Electoral.

-¿Cuál será la función del instituto?
-Va a ser un organismo autónomo, autárquico y profesional; y solamente se ocupará de administrar las elecciones. En ese sentido separa y crea algo que está pendiente desde la sanción de la Constitución, que es crear el Tribunal Electoral, que trabajará en la resolución de conflictos, por lo que se separará lo administrativo de la Justicia.

-¿Cuáles son los requisitos para la persona que esté a cargo del instituto?
-Los requisitos son muy altos, por eso ha generado mucho debate; entre ellos aparece que la persona que esté a cargo no haya militado años anteriores y que no haya estado en el Gobierno. Serán requisitos muy altos para que se cumpla con la profesionalización.

-¿En qué puntos hay consensos con los bloques opositores?
-Avanzamos en temas en los que hay consenso absoluto, como la paridad en las listas, para que estén conformadas 50 y 50 por ciento por hombres y mujeres, para que tengamos oportunidades reales; es decir, que en la manera en que estén conformadas las listas las mujeres tengan oportunidad de ingresar en la Legislatura y que haya un 50 por ciento real. También hay consenso en el debate obligatorio de candidatos, para que todos puedan competir en pie de igualdad, y sea transmitido por distintas emisoras y no por un solo canal. Además, hay consenso en regular la observación electoral, que ya revisaban las distintas ONG. Ahora se va a institucionalizar esa observación.

-¿Hay consenso en el voto electrónico y en unificar las elecciones?
-Son dos temas que aún estamos debatiendo. El proyecto oficialista establece que el jefe de Gobierno tiene la potestad de definir las fechas de las elecciones, y ahí hay un debate que se genera en tor-no a la previsibilidad de la fecha en que los porteños vamos a votar. 
-¿Qué se plantea?

-Que el Jefe de Gobierno tenga la potestad de definir la fecha no quiere decir que sea en simultáneo. En todas las provincias, menos en tres, el gobernador tiene esa potestad, pero si la discusión es la previsibilidad para que tanto los partidos como los ciudadanos sepamos con mayor certeza cuándo se va a votar, lo que vamos a hacer es duplicar la fecha para llamar a elecciones. Mientras que en las provincias el plazo es de 90 días, en la Ciudad será de 190, pero aún se está discutiendo.

-¿Qué sucede con el voto electrónico?
-Se está discutiendo a fondo y con muchísima efervescencia, porque lo que planteamos es un código para los próximos 50 años. En definitiva, el que va a definir si están dados los estándares mínimos para incorporar esa tecnología va a ser el Instituto de Gestión Electoral, y para eso se aumentarán los estándares de auditoria y control, para que en el caso que se introduzca sea con mayor calidad. 

-¿Qué sucederá con el financiamiento privado en las campañas?
-Después de once años de la prohibición del financiamiento privado vemos que no estamos mejor, la realidad es que hay un flujo de fondos del sector privado al público; lo que decimos es que sí existe, y buscar la manera de regularlo, para dar-le más transparencia y más controles. La idea es poner controles para que esa información sea pública y transparente.

-¿Evolución presentó su propio proyecto electoral, se tomaron puntos de ese proyecto?
-En la mayoría de los aspectos están a favor o en sintonía con el proyecto oficialista, pero hay diferencias en dos aspectos. Uno es la convocatoria a elección; ellos no quieren que el jefe de Gobierno pueda tener la facultad de convocar a elecciones, sino que quieren que se mantenga la actual, desdoblada de las ejecutivas. Además, no están de acuerdo en incorporar tecnología en la emisión del voto, pero están formando parte de la discusión para evaluar en qué condiciones se puede introducir esa tecnología.

-¿Cuándo se va a tratar el Código Electoral?
-Por ahora se terminaron las discusiones en la comisión de Asuntos Constitu-cionales, pero queremos hacer varios encuentros más, para poder generar los mayores consensos posibles en una reforma política para los próximos 50 años; calculamos que se va a tratar en comisión a mediados de agosto.

-¿Por qué el código no se trató antes?
-No sé si estaban dadas las condiciones, culturalmente, para separar lo administrativo de lo judicial. Poder generar una instancia de un órgano independiente y autónomo es algo que podemos ganar ahora, antes no estábamos lo suficientemente maduros para dar ese debate.

-¿Tiene nuevas iniciativas para lo que resta del año?
-Estoy volviendo a presentar proyectos que perdieron estado parlamentario, como, por ejemplo, el legajo único del alumno, para que sea más fácil seguir su trayectoria escolar. Un proyecto nuevo es crear una Agencia Anticorrupción.

-¿De qué se trata ese proyecto?
-La idea es que esta agencia sea la autoridad de aplicación de la ley de Etica Pública de la Ciudad, que está trabajando el Gobierno.

-¿Qué otras iniciativas hay en el interbloque?
-Un tema que me interesa mucho, y que estoy trabajando, es el enfoque de género en el Presupuesto, para que tenga esos indicadores. La idea de plasmarlo es para ver si esto que declamamos, que haya mayor igualdad y una mirada de género en las políticas públicas, tiene su correlato en la cantidad de dinero que se invierte, para poder acortar las brechas. 

-¿Se arma Cambiemos en la Ciudad?
-Está en proceso. Hay de-bates desde lo programático, hubo charlas incipientes para terminar de conformarlo, lo están analizando. La conformación va a depender de la decisión de los partidos políticos y cuáles son los términos y condiciones en los que se produciría ese acuerdo, y no de personalismos. En buena hora, celebro que haya diálogo y que se defina orgánicamente cómo van a ser los términos de ese acuerdo. 

-De conformarse Cambiemos en la Ciudad, ¿la Legislatura tendría 40 votos oficialistas?
-De conformarse Cambiemos en la Ciudad, no va a haber un bloque de 40 oficialistas en la Legislatura, porque dentro de lo que aparenta ser la conformación de un nombre, Cambiemos, existen identidades muy distintas, y que están hoy en el seno de Vamos Juntos, como es el caso de Confianza Pública, Coalición Cívica y el PRO. Y lo que hemos demostrado esta mitad de año es la capacidad de convivir en la diferencia. Me arriesgaría a decir que no hay riesgos a futuro de sumar más diferencias, sino nuevos matices y encontrar esa unidad en la diversidad. Realmente lo creo. Hasta ahora funcionó, y podría seguir funcionando si se definen los términos y condiciones de ese acuerdo. 

-¿Le gustaría renovar la banca?
-Sí, me gustaría renovar la banca, para seguir trabajando y darles continuidad a los temas que vengo trabajando. Me gusta lo que hago y me parece que la banca es el lugar para transformar algunas cosas, y darle continuidad al trabajo que vengo realizando para disminuir las brechas y generar discusiones estructurales, como la Ciudad del futuro.

LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN #199 DE REVISTA QUÉ