VILLA LUGANO
24/01/2019
Otro escrache: vecinos increparon a Larreta y tuvo que huir de un club barrial
Sucedió en el Club Yupanqui de Villa Lugano, donde el jefe de Gobierno se reunió con vecinos y fue increpado por el cierre de escuelas nocturnas. Ante las duras críticas, Rodríguez Larreta optó por marcharse raudamente del lugar.

En el marco de los encuentro con vecinos, el Jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, vivió esta mañana un incómodo momento en una visita en el sur de la Ciudad. El mandamás porteño fue blanco de duras críticas de los ciudadanos concurrentes.

 

Entre los principales cuestionamientos se destacaron el tema de la ocupación del espacio público por parte de los negocios, la falta de seguridad y la ausencia de cámaras en la zona del centro Comercial de Chilavert. Pero la frutilla del postre fue el airado reclamo de parte de la comunidad educativa de la Escuela Comercial N° 12 de Villa Lugano por el cierre de la modalidad en horario nocturno.

El alcalde ya venía recibiendo duros cuestionamientos de parte de los vecinos de los barrios de la comuna 8 por diferentes temas. En tema seguridad, una vecina presente expresó que “la comisaría es un desastre la desorganización para hacer una denuncia en la comisaría 52 es increíble, hay policías que no saben las calles para redactar una denuncia”. Asimismo hubo cuestionamientos por el funcionamiento del sistema de emergencia (SAME) y los vecinos manifestaron lo complejo que es pedir una ambulancia y lo mucho que tarda en llegar.

 

 

Después comenzaron los gritos “la comuna 8 es un desastre” ante la mirada con sorpresa del equipo de Larreta y los representantes comunales; también hubo críticas por la ex policía metropolitana y los nuevos cambios con la policía de la Ciudad organizada por comunas, el punto más alto de la protesta y el fin de la reunión fueron las quejas por el estado de las escuelas pidieron desratización, y mantenimiento.

 

Luego, un grupo de docentes cuestionó el cierre del turno noche del Comercial 12: esta vez no fueron críticas y discusiones, el equipo de Larreta y su profundo desconocimiento de la situación de los barrios generó mucha indignación.

 

Acosado por el incremento del tono en los reclamos, Jefe de Gobierno -con el rostro bastante desencajado- debió retirarse casi corriendo de la entidad deportiva ante una cantidad considerable de vecinos que seguían cuestionándolo.