CREDITOS BARRIO OLIMPICO
03/04/2019
La pesadilla de las UVAS
El sueño de la casa propia para los vecinos de la Villa Olímpica comienza a desvanecerse. La Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) aumentó al ritmo de la inflación, y a quienes solicitaron el préstamo se les hace cada vez más difícil enfrentar el pago de una cuota por una vivienda que no conocen.
Cientos de familias que, confiadas, accedieron al crédito hipotecario estrella del macrismo (UVA) se encuentran con la soga al cuello por no poder afrontar las cuotas para ingresar en los departamentos, que aún no logran conocer, del Barrio Olímpico y cumplir el sueño de acceder a la casa propia. 

Es que la deuda les aumenta al ritmo de la inflación y la suba del dólar (ver cuadro). La visibilización que lograron los vecinos adjudicatarios dejó al descubierto numerosas irregularidades en las “viviendas sociales” que el Gobierno de la Ciudad anunció con bombos y platillos como una de las principales metas de la gestión larretista: “Trabajar para que cada vez más familias cumplan el sueño de la casa propia y terminar con el ciudadano de segunda”, porque ese anhelo “está en el ADN de la clase media y es sinónimo del progreso de los porteños”.

Revista Qué tomó contacto con los adjudicatarios de los departamentos (de uno, dos y tres ambientes) del ubicados en Lugano, quienes contaron que a días de firmar las primeras escrituras “padecen” y “sufren” el aumento de la UVA, con un dólar que supera los 40 pesos y que repercutirá en las cuotas, que ya les cuesta pagar. “La UVA nos aumenta por mes entre 600 y 1.000 pesos, promedio, dependiendo de la unidad”, lamentan los vecinos, quienes reconocieron que muchos renunciaron al sueño de la casa propia o vendieron muchas de sus pertenencias para hacerle frente al crédito. Hubo quienes vendieron su auto, otros se fueron a vivir a la casa de sus familiares más cercanos, “porque los pagos son insostenibles”, agregan. Y cuentan que más del cincuenta por ciento de sus sueldos lo destinan al crédito.

Parte de la indignación de las familias es que no han podido conocer los departamentos en los que van a vivir, el único contacto que tuvieron con las unidades funcionales fue a través de una realidad virtual. Según contaron a este medio, el IVC facilita un casco con una cámara GoPro que muestra las 92 unidades que se van a entregar en primera instancia. “Yo tengo un dúplex que tiene la escalera a la derecha, pero en el IVC me mostraron el que tiene la escalera a la izquierda”, relató Agostina López a Revista Qué, y añadió que “nadie puede ingresar a los departamentos y nos quieren hacer firmar las escrituras sin verlos”. En ese sentido, la adjudicataria aseguró que los casi 300 integrantes del colectivo ‘Adjudicados del Barrio Olímpico’ “no vamos a firmar nada si no vemos lo que compramos”.

A la indignación olímpica se suma que el complejo habitacional (que cuenta con 31 edificios de hasta ocho pisos y en total son 1.050 viviendas de 1, 2 y 3 ambientes), aún no está terminado y las primeras unidades se entregarían a mediados de abril o principios de mayo.

Es que los departamentos continúan en refacción -el Comité Olímpico no permitía que los mismos tengan gas ni cocina mientras fueran utilizados por los deportistas que participaron de los Juegos Olímpicos de la Juventud en octubre de 2018-. Los vecinos del barrio contaron a Revista Qué que están trabajando junto a la Defensoría del Pueblo porque “el Gobierno de la Ciudad licitó y pagó el gas pero no lo terminaron de instalar y pusieron cocinas eléctricas”. En ese sentido comenzaron a armar un presupuesto con las licitaciones para determinar si hubo lavado de dinero con la instalación de la red de gas.

Otra de las denuncias que hacen los adjudicatarios es que las viviendas “no son sociales, como anunció el jefe de Gobierno, ni como señala la ley que crea el barrio, ni como expresa la página oficial del Instituto de la Vivienda: ‘El Barrio Olímpico es un proyecto de construcción de vivienda social en los barrios del sur de la Ciudad’”. Dicen que son viviendas comunes. Para Adjudicados del Barrio Olímpico, “el proyecto no contempla una vivienda social porque los costos son altísimos”; y en ese sentido se pusieron a trabajar en un proyecto (que ya tomó forma en la Legislatura porteña) para excluir la implementación UVA cuando se trate de vivienda social.

También realizaron un pedido de informes en el Palacio capitalino para que el Gobierno les indique cuánto aumentó el precio de las propiedades desde la designación hasta ahora; informe si se prevé realizar la instalación de luz, gas y agua en todas las unidades; qué criterios utilizaron para la adjudicación de la vivienda (desglose familiar, cantidad de integrantes, etcétera); se les informe la lista de los preadjudicatarios y dónde fue publicada. Es que la ley establece que la designación debe ser transparente y los vecinos aseguran que “nunca supimos quiénes se anotaron, cómo fueron las designaciones y quiénes son suplentes de los departamentos”.

Pese a los pedidos al Gobierno, Qué no tuvo una respuesta oficial sobre este tema. Según trascendidos periodísticos, desde el IVC, que conduce Juan Maquieyra, trabajan para flexibilizar el valor de los créditos y que la mayor cantidad de familias posible pueda seguir en el marco del programa. 

Los adjudicatarios reconocen que hubo un encuentro con Hernán González (director de créditos del IVC), quien escuchó la problemática, y que tuvieron una reunión formal con Maquieyra. Sin embargo aseguran que, luego de hacer visible su reclamo, “se cortó el diálogo”, porque “ellos (los funcionarios del Gobierno) consideran que es el mejor crédito del mercado y porque la exposición que comenzamos a tener no les agradó”.

El IVC cortó el diálogo, por las manifestaciones
Agostina, vecina de Lugano y docente que salió sorteada en los créditos, afirmó que “el único contacto que tenemos es con Hernán González (director de créditos del IVC), pero cortó el diálogo hace un mes, en base a las manifestaciones que empezamos a hacer, que son pacíficas”.

“Las cuotas no son accesibles”
Camila Volino estuvo presente en una movilización en el Congreso para visibilizar su problemática y realizó una crítica en las redes. “Las cuotas del Barrio Olímpico no son accesibles, no son un alquiler, como decían. Empecé pagando $16.000 y ahora pago $23.000. No vi mi departamento. Precisamos una medida del IVC que nos ayude en este momento de aumento de la cuota”, escribió en Twitter.

Puntaje alcanzado, cuota inaccesible
Para aplicar y empezar a pagar los departamentos,  los adjudicatarios debieron alcanzar un cierto puntaje (scoring). El número se obtuvo como resultado de la comparación entre la situación financiera del postulante y el precio del inmueble. Pero, por la suba del dólar y la inflación, el monto de la cuota es insostenible.

Los vecinos quieren información real
Debido a la falta de información por parte del Instituto de la Vivienda sobre el Barrio Olímpico, vecinos autoconvocados (con la ayuda del PO y el bloque Peronista) realizaron un pedido de informes para que el Ejecutivo especifique cuál fue el valor del m2 de la tierra calculado para establecer el costo de la vivienda, el valor del m2 al momento de la construcción y el monto en la actualidad. Además, el Gobierno deberá informar si están tomando medidas que permitan paliar la suba de las UVA y las tasas de interés aplicadas en los precréditos.

Ida y vuelta con legisladores
Los vecinos del colectivo “Adjudicatarios del Barrio Olímpico” dijeron a este medio que los legisladores oficialistas no los han recibido. Por otro lado señalaron que tuvieron contacto con Mariano Recalde y Paula Penacca, de Unidad Ciudadana. Sobre el Partido Socialista indicaron que “Roy Cortina dijo que nos iba a acompañar, pero sólo quedó en palabras”. Además contaron que trabajan en un proyecto de ley con los peronistas para excluir la implementación UVA cuando se trate de vivienda social. También generaron un pedido de informes con el Partido Obrero. Sobre Evolución dijeron que sólo los atendió y escuchó un asesor de Patricia Vischi.

Se pasan la pelota
La presidenta de la comisión de Vivienda en la Legislatura porteña, Lía Rueda, recibió a los adjudicatarios, pero los derivó al IVC, porque “en ese organismo se encargan del tema”, dijo a Qué.

Hacinamiento en la zona sur de CABA
En la zona sur de la Ciudad (Comuna 8), el veinte por ciento de los hogares  presenta hacinamiento y mayor cantidad de hábitat informal.

“Tengo doscientas reuniones por día”
Vecinos del Barrio Olímpico contaron a Revista Qué: “En las reuniones barriales corrimos a (Rodríguez) Larreta por todos lados”. La última fue hace unos días, en Lugano, y cuando lograron interceptarlo, su respuesta “fue muy mala”, relatan los vecinos. “Lo agarramos en la entrada del club y le explicamos que somos del Barrio Olímpico, que la cuota es intolerable y que la pasamos mal”. Además le exigieron una medida política y una reunión formal. La respuesta de Larreta fue inesperada para los presentes: “Tengo 200 reuniones por día, el IVC lo está trabajando”, les dijo, y partió del lugar.

“Vivienda social” para el IVC
El Barrio Olímpico es un proyecto de construcción de vivienda social en la zona sur de la Ciudad (Villa Lugano, Riachuelo y Soldati). El predio ocupa 3,5 hectáreas y cuenta con 31 edificios.