LEGISLATURA
08/06/2019
Diputados porteños criticaron la política de Salud Mental de la Ciudad
Preocupados por la grave situación de la Salud Mental en la Ciudad, la legisladora Victoria Montenegro organizó una jornada sobre la problemática en el parlamento porteño. “El gobierno no quiere hacerse cargo de estos temas, que requieren mucho trabajo, dinero y tiempo” sostuvo la diputada y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos.

La legisladora porteña Victoria Montenegro y el Foro de Instituciones de Profesionales de la Salud Mental organizaron la jornada “Instituciones psiquiátricas, Salud Mental y Derechos Humanos. De la denuncia a la construcción de proyectos para una vida en común". Allí se planteó la grave situación que vive la salud mental en la Ciudad de Buenos Aires y la necesidad de aportar a la construcción de un sistema que respete los derechos humanos de la población y provea una mejor calidad de atención.

Victoria Montenegro, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura, señaló que hay que “construir una salud mental que tenga una perspectiva de derechos humanos, pero no desde la teoría únicamente, sino que también y principalmente desde el territorio, conociendo las barreras que tienen en el día a día los profesionales para trabajar, que tienen los y las usuarias para ejercer sus derechos, y las barreras que pone el Gobierno de la Ciudad para crear políticas públicas que atiendan las demandas de este sector”.

El panel de expositores estuvo compuesto por la Dra. Liliana Herrendorf y la Lic. Patricia Saffier, integrantes del Foro de Instituciones Profesionales de la Salud Mental, el Dr. Luis Ohman, la Dra. Celeste Fernández, el Dr. Emiliano Galende, y el Sr. Hugo López.

Montenegro agregó que “queremos una ciudad sin barreras, un modelo de Salud Mental comunitario, universal y equitativo, que permita construir una ciudad inclusiva y sin prejuicios”.

El acto se desarrolló en el Salón Montevideo de la Legislatura porteña. Concurrieron cerca de 100 personas y al finalizar las exposiciones varios de los asistentes plantearon sus puntos de vista y destacaron la necesidad de continuar con este tipo de iniciativas.

Como cierre del evento, Montenegro destacó que “el gobierno no quiere hacerse cargo de estos temas, que requieren mucho trabajo, dinero y tiempo. Por eso para mí el compromiso es doble. No podemos mirar para otro lado, hacernos los distraídos, tenemos que debatir, tenemos que hablar de salud mental, y tenemos que escuchar a los especialistas que saben y que van a dar las discusiones necesarias para encontrar nuevas soluciones desde una perspectiva de los derechos humanos”.