INFORME ESPECIAL
21/04/2020
En tiempos de cuarentena: el hambre y el dengue azotan la comuna 7
Según datos del propio gobierno porteño, la comuna 7 es la zona de la Ciudad con mayor casos de dengue. Revista Qué elaboró un informe sobre la compleja situación que viven los vecinos de Flores y Parque Chacabuco en pleno aislamiento social y obligatorio producto del coronavirus,

Según el último informe epidemiológico en la Ciudad se registraron 4049 casos de dengue, de los cuales 972 sólo son de la comuna 7. En ese marco, Julián Cappa, comunero que representa al Frente de Todos en esa comuna habló en exclusiva con Revista Qué y relató el panorama desconcertante que viven los vecinos de Parque Chacabuco y de Flores.

Es que a que a la picadura del mosquito aedes aegypti, se suma el aislamiento social obligatorio en el marco de la pandemia Covid-19  y la escasez de alimentos en los barrios más vulnerados. Para Cappa lo que sucede en la Comuna 7 “es falta de presencia del estado de la Ciudad”.


 La 7 no escapa de la realidad que vive el sur de la Ciudad, como contó este medio, la comuna 4 y 8 también sufren una situación similar. Entre las principales preocupaciones que los vecinos contaron a Revista Qué surgió la falta de alimentos que llegan a los comedores de las Comunas 4 y 8 únicas comunas dirigidas por dirigentes peronistas.

 

En el caso de la 8 hay alrededor de 33 comedores que están institucionalizados, pero existe la misma cantidad de merenderos que no son están reconocidos por el gobierno de la Ciudad donde acuden más de 100 personas a donde no llegan las raciones

 En la 4 el escenario es similar, aunque tienen un factor más de riesgo, los vecinos del barrio 21-24 y Zabaleta no tienen agua desde antes que se decretara la cuarentena obligatoria. "Al aislamiento obligatorio se suma el problema sanitario en los barrios populares porque no cuentan con uno de los servicios básicos como es el agua, como el barrio Zabaleta o el 21-24 que están sin agua, al no tener agua potable, la higiene que uno le pide  a los vecino y que se cuiden, que tomen las precauciones necesarias es imposible porque desde que se levantan por la mañana, no tienen agua por lo que la situación de cuarentena es más compleja", afirmó el jefe comunal Ignacio Álvarez a este medio. 

 Falta de presencia del estado en la Comuna 7

En diálogo exclusivo con Revista Qué Julián Cappa contó que en la Comuna 7 que la falta de alimentos es un hecho, “porque el gobierno de la Ciudad no activa los mecanismos necesarios para solventar las necesidades de los porteños que viven en el Bajo Flores. “Venimos pidiendo que se refuerce a todos los comedores”, relata el comunero peronista.

“En la comuna hay comedores que están registrados, a los que ellos llaman comunitarios, pero en el Bajo Flores funcionan otros comedores que no están registrados, que trabajan con donaciones y no reciben nada de la Ciudad”, continúa y agrega que “en esta situación de emergencia creemos que el estado debería asistirlos porque no dan abasto, y además, cumplen un papel importante en garantizar el acceso a los alimentos de la población”. 

Según pudo averiguar este medio, el gobierno de la Ciudad trabaja específicamente con los comedores donde tienen grupos comunitarios que asisten esos espacios donde se han reforzado las raciones de alimentos. Además desde el ejecutivo que comanda Larreta señalan que trabajan con  un esquema de entrega de bolsones en diversos puntos de la ciudad, dentro y fuera de villas, pero no es el caso de la Comuna 7, ya que la entrega de bolsones fue mínima, tanto en Parque Chacabuco como en el Bajo Flores, donde todos los alimentos y/o ayuda que llega es a través de organizaciones sociales y de políticas autogestivas. Además, uno de los principales problemas que atraviesan las personas, que no tienen hijos y que son de bajo recursos, es que no reciben el bolsón de alimentos que entrega el gobierno por alumno para que dure quince días ni reciben ayuda de los comedores en muchos casos.

 Dengue, principal preocupación

Si bien la llegada del coronavirus al país encendió las alarmas en todo el territorio nacional, en la comuna 7 el tema que más preocupa es el dengue ya que hay alrededor de mil casos confirmados.

“Somos la comuna con más casos de dengue de toda la Ciudad, y la acción del gobierno porteño respecto a ese tema es muy floja”, asegura Cappa y agrega que la tarea de fumigación va a pasos de tortuga. “Tenemos muchas partes de la comuna como el Barrio Rivadavia 1, o la zona centro y norte de Flores o la zona de Pasaje las Flores sur donde no han ido a fumigar, va muy lenta la fumigación”.

Sin ir más lejos, como ha contado este medio en varias oportunidades, el legislador Javier Andrade presentó un proyecto, por segunda vez, para que la ciudad fabrique su propio repelente ya que tiene laboratorios públicos para eso, sin embargo, el gobierno porteño opta por comprarlos a privados y la iniciativa del legislador K no ha visto la luz.

 La comuna 7 está a cargo del macrista Federico Bouza, quien recibe los reclamos de los comuneros. “Desde lo individual el jefe comunal recibe y tiene voluntad para trabajar contra el dengue, pero el problema es que hay una decisión política por parte del gobierno de la Ciudad de no poner todos los recursos a disposición de los vecinos, mientras tanto los casos aumentan de manera exponencial, reclaman desde la junta comunal.

  “Desde el FdT venimos haciendo un relevamiento sobre todos los casos de la comuna, pero no hay una respuesta concreta por parte del gobierno porteño de por qué en tal lado fumigaron y en tal otro no. Reconocemos que han asumido el compromiso de fumigar todas las viviendas de personas con dengue, pero lo que hay que resaltar es que es un proceso que avanza de manera muy lenta, y la gente se preocupa porque temen el contagio.

 Fumigación

En la zona del Bajo Flores la fumigación está a cargo del Instituto de la Vivienda (IVC), mientras que la de Parque Chacabuco se encarga el Instituto Pasteur. En ambos casos participa ayudando el ministerio de Salud de la Nación. Desde la comuna resaltan que aunque haya colaboración por parte de Nación, es importante que el gobierno de la Ciudad trabaje en sintonía, aunque señalan que la Ciudad “no pone a disposición un 100 por ciento sus recursos para acelerar la fumigación que es tan necesaria para los vecinos”. 

Falla la campaña de comunicación del gobierno de la Ciudad

Una de las principales críticas sobre la campaña de fumigación y prevención del dengue es que desde el gobierno porteño armaron campañas de verano lo que resulta insuficiente, ya que los casos no descienden.

Cappa contó a Revista Qué, que desde el espacio que pertenece se pusieron en contacto con expertos de la UBA, “quienes consideraron que estuvo mal enfocada la campaña porque para prevenir el dengue ya que se necesita un plan anual y no una campaña de verano. Es que la prevención fuerte del dengue se hace en invierno que es cuando no hay mosquitos, y cuando hay que avanzar en el descacharreo y la limpieza”.

 “Eso es lo que estuvo muy flojo en la comuna 7 el año pasado, porque además, quedaron muchos predios de nuestra comuna sucios, incluso algunos pertenecientes al gobierno de la ciudad, por ejemplo donde van a hacer la comisaría comunal, que aún es un terreno baldío, y eso estaba lleno de agua, también hay unas canchas de fútbol que están abandonadas, que pertenecen a la Ciudad, lo gestiona Metrovías”. 

“El gobierno de la Ciudad tiene mucha insistencia al vecino, que descacharre y que cuide su propiedad, que está bien, porque la responsabilidad ciudadana es una variable, pero los comuneros insistimos en que la prevención final con este tipo de plagas es una función indelegable del estado. Estamos en una situación excepcional y de emergencia en la comuna, y necesitamos que la acción del gobierno sea más rápida para poder llevar alivio a la población”, insiste Cappa.
 

Sobre la atención hospitalaria con relación al dengue en el contexto del coronavirus, Cappa expresó que se trata de “una situación compleja, porque tanto en el Hospital Piñero como en el Álvarez, como en la Clínica Santa Isabel que es privada, cualquier profesional de la salud dice que hay una gran circulación de gente en los hospitales a causa del dengue, algo que es desaconsejable porque necesitamos que la gente se quede en la casa para prevenir el contagio de coronavirus”.

 “El tema en nuestra comuna específicamente, es excepcional por el dengue, y en ese sentido estamos trabajando, sin descuidar los protocolos del Coiv-19. En el caso de las personas que tienen la posibilidad de acceder a un servicio de ambulancia, se recomienda que se realicen los estudios en sus domicilios para ver si tienen dengue o no, pero lamentablemente esto no es algo homogeneizado, de repente a una persona se le dice que no se lo pueden hacer y que deben ir al hospital, tratamos de hablar con las obras sociales para que se puedan atender a domicilio”, finalizó Cappa.

Coronavirus

Desde la Comuna 7 trabajan para replicar las medidas del gobierno nacional en varios aspectos, en términos de aislamiento social, colaborando con la población, armaron un sistema de comunicación digital (volantes) de los pequeños comercios del barrio que tienen delivery. Con ese sistema “cumplimos dos objetivos, por un lado fortalecemos el pequeño comercio, frente a las grandes cadenas y por el otro evitamos que la gente salga a comprar”, dicen desde el Frente de Todos.

Por otra parte, “acompañamos a las personas que no tienen recursos y se quedan sin comida, no sólo le acercamos alimentos, sino ayudamos con el trámite del ingreso familiar de emergencia y todas las políticas del gobierno nacional”. Por ejemplo “con la vacunación antigripal participamos del esquema de contención en varios puntos en la comuna para que no se acumule la gente. En lo sanitario estamos conectados con los profesionales y autoridades de los CESAC y en los hospitales de la comuna para cualquier situación de emergencia que se presente poder actuar con celeridad”, relata el comunero Julián Cappa. 

Consultado sobre si se respeta la cuarentena en los barrios más vulnerables de la comuna, el joven señaló que “en el barrio Ricciardelli, la ex villa 1-11-14, y la periferia del barrio Illia 1 y 2, el Rivadavia 1 y 2, el Barrio Juan XXIII, la situación es más compleja”, Sin embargo “tenemos que reconocer que los ciudadanos que viven en esos barrios están usando el barbijo y toman las medidas de precaución, sino se maneja mejor es porque hay falta de presencia del estado, que es lo que le transmitimos al gobierno de la Ciudad”.

“No le podemos pedir más a las personas que viven en esos barrios, porque la falta de presencia del estado de la Ciudad. A veces el aislamiento no se puede cumplir tan a rajatabla como sucede en otras partes de la comuna que tiene mayor infraestructura y la gente tiene la mayorías de las cosas cerca de sus casas”, finalizó.