ACCESO A INTERNET Y NOTEBOOKS
01/07
Larreta volvió a recusar al juez que lo obligó a garantizar educación a distancia en villas
El gobierno porteño recusó al juez Andrés Gallardo luego de que el magistrado sostuviera que la administración larretista incumplió la medida cautelar que le ordenaba garantizar computadoras e Internet a todos los alumnos en condición de vulnerabilidad social para que pudieran continuar con la educación a distancia en medio de la pandemia.

Como el Ejecutivo hizo caso omiso, el Juez Andrés Gallardo otorgó un día para que el GCBA acredite las medidas llevadas a cabo a efectos de dar cumplimiento con la medida cautelar que ordenó garantizar computadora y acceso libre y gratuito a internet a los estudiantes de la Ciudad.

Sin embargo, el larretismo no ha cumplido con la sentencia judicial y el magistrado dictó sentencia ordenando crear el “Registro Judicial de Estudiantes con Necesidades Informáticas no Satisfechas” para que los estudiantes realicen el pedido de computadoras e internet directamente al Tribunal.

Pero el gobierno porteño fue por más y recusó la sentencia del magistrado y por segunda vez en el proceso judicial, recusó al magistrado.

Según el abogado Jonatan Baldiviezo "si bien le sacaron la causa, la recusación no obstaculiza que lo que ordenó el juez se cumpla. La recusación no revoca la sentencia de Gallardo. El Registro, al que se enviaron más de cien solicitudes, está vigente, aunque ahora quedó en manos de otro tribunal", aseguró, aunque en la práctica esto puede significar demoras en su implementación.

Y agregó que "la Sala III de la Cámara de Apelaciones rechazó la primera recusación. Ahora vuelven a la carga, y es un abuso, ya que el mecanismo debería ser la apelación. Pero hay mala fe por parte del gobierno, que busca evitar cumplir y garantizar computadoras a cientos de estudiantes que ya perdieron medio año escolar por no tener acceso".

Al mismo tiempo, explicó que la creación de un registro llevado adelante por un juzgado es una medida novedosa, que permitiría acelerar los tiempos de entrega de los dispositivos en un contexto de pandemia donde la brecha digital se ha agudizado y donde "no se puede equiparar, como pretende el Gobierno porteño, la continuidad pedagógica de quienes tienen internet y computadoras con quienes reciben un cuadernillo impreso".