CORRUPCION DE MENORES
03/07
Boris Johnson apuntó al príncipe Andrew sobre los abusos que lo vinculan a Jeffrey Epstein
El primer ministro británico señaló que no tuvo ningún acercamiento judicial aún. El príncipe está en la mira tras el arresto de la ex de Jeffrey Epstein, de quien era muy amigo.
El primer ministro británico, Boris Johnson, habló respecto del grave caso que vincula a Jeffrey Epstein con la familia real británica como consecuencia de los vínculos que el Príncipe Andrew, de 60 años, mantenía con el financista Jeffrey Epstein y su ex, Ghislaine Maxwell, detenida ayer, bajo cargos de tráfico sexual de menores, entre otros. Consultado respecto a la posibilidad de que sea requerido por las autoridades federales norteamericanas, el primer ministro señaló que todavía no tuvo novedades al respecto y que nadie se había comunicado con su gobierno para mantenerlo al tanto.

“Andrew tiene una historia que contar”, remarcó Johnson y añadió: “Creo que las simpatías de todos están más relacionadas con las víctimas de Jeffrey Epstein, pero no esperes que comente sobre asuntos que afectan a la Familia Real”.

El príncipe rechazó tajantemente haber tenido relaciones sexuales con una joven de 17 años que le habría conseguido Epstein. La presunta víctima, Virginia Giuffre, asegura que fue traficada para tener sexo con Epstein y sus amigos cuando era adolescente, y contó que tuvo relaciones sexuales con el príncipe Andrew en la casa londinense de Maxwell en 2001. El segundo hijo varón de la reina Isabel II se vio obligado a abandonar sus tareas reales debido a la indignación general que provocó una entrevista que concedió a la BBC a fines de 2019 en la cual defendió su amistad con Epstein.

“He preguntado a Su Majestad (la Reina) si podía retirarme de mis actividades públicas por tiempo indefinido, y ella me ha dado su permiso”, anunció el duque de York en un comunicado emitido el 20 de noviembre pasado, cuando estalló el escándalo. Su amigo, Epstein, ya estaba muerto. Se había suicidado, aparentemente, mientras permanecía detenido en una penitenciaría de Nueva York a la espera de ser juzgado por gravísimos delitos sexuales.