PARA EL PODER JUDICIAL
01/08
Piden cupo laboral para personas travestis, trans, intersex y no binarias en la Ciudad
Legisladores del Frente de Todos presentaron un proyecto de ley para garantizar el cupo laboral a personas travestis, trans, intersex y no binarias en el ámbito público de la Ciudad. Incluye a todo el sector público y promueve su incorporación al ámbito privado,

Los legisladores Santiago Roberto y María Rosa Muiños (Frente de Todos) presentaron un proyecto de ley para garantizar el cupo laboral a personas travestis, trans, intersex y no binarias en el ámbito público de la Ciudad de Buenos Aires y también promueve su incorporación en el sector privado.     

Según consigna el proyecto "la incorporación de personas travestis, trans, intersex y no binarias será obligatoria, en una proporción no inferior al 1% de la totalidad del personal, para cubrir puestos de trabajo en el sector público de la Ciudad de Buenos Aires, el cual comprende los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, las comunas, los organismos descentralizados, entidades autárquicas, organismos de la seguridad social, las empresas y sociedades del Estado, sociedades anónimas con participación estatal mayoritaria, sociedades de economía mixta y todas aquellas otras organizaciones empresariales donde el Estado de la Ciudad tenga participación mayoritaria en el capital o en la formación de las decisiones societarias y las entidades".

También, agrega que "transcurridos tres años de estabilidad en el cargo, las personas contratadas dejarán libre el cupo, manteniendo su puesto de trabajo y habilitando la contratación para una nueva persona".

Además, el proyecto, que fue acompañado por todo el bloque del Frente de Todos, establece un incentivo fiscal para empleadores del sector privado que incorporen personas travestis, trans, intersex y no binarias.

Al respecto, Roberto presidente de la comisión de Legislación del Trabajo, destacó: "En nuestro país la comunidad travesti, trans,  intersex y no binaria se encuentra entre una de las poblaciones más vulneradas históricamente en materia de acceso a la salud, educación y particularmente el trabajo. La expulsión por identidad de género también es moneda corriente en los circuitos laborales. Por eso queremos que, además del ámbito público, también se promueva en el sector privado de la Ciudad de Buenos Aires".