ENCUESTA
18/08
Menos apoyo de la ciudadanía a la cuarentena arrastra hacia abajo la imagen del Presidente
Por primera vez desde que llegó la pandemia Alberto Fernández tiene más imagen negativa que positiva, incluso cuando la renegociación de la deuda cosechó un buen apoyo popular. Así lo indica el último sondeo de Giacobbe & Asociados, que también arroja un preocupante número para la alianza gobernante de cara a las elecciones de medio término.
La última encuesta de la consultora Giacobbe & Asociados, realizada entre el 11 y el 13 del corriente mes, arrojó como uno de sus principales resultados que el Presidente de la Nación sigue disminuyendo en la consideración positiva de la sociedad, luego de haber alcanzado un punto máximo de popularidad de 67,8% de imagen positiva a fines de marzo.

De acuerdo al análisis de Jorge Giacobbe “Alberto Fernández inició la pandemia con 37,7 puntos de imagen positiva y 45.5 de negativa. A fines de marzo, cuando se conectó con la necesidad de salud de una posicionándose en el rol de ‘padre protector’, suspendiendo las clases y dictando la cuarentena creció hasta 67.8 de positiva y su negativa se redujo a 12.5 puntos. A partir de allí todo fue desgaste. Se sumaron el miedo económico, el miedo al encierro y el miedo a tener miedo. El cúmulo de angustias de cada uno, las discusiones fuera de tiempo, la falta de empatía”.

En la medición de la primera quincena de agosto, la imagen del Jefe de Estado se redujo otra vez, al 37,1% de positiva, contra 44,6 de negativa, con un 17,06% de imagen regular y un 0,4% que no contestó. Por primera vez desde que comenzó la pandemia, se cruzan desfavorablemente para el Presidente las líneas de la imagen negativa con la de positiva.




“Respecto de quince días atrás, Cristina Kirchner perdió 2% de imagen positiva y Axel Kicillof 1%, situándose ambos en 28% y 25.9% respectivamente. Mauricio Macri perdió 3% (19.8%), pero Horacio Rodríguez Larreta sigue capitalizando la estrategia de no entrar al barro que le propone el juego grande: crecer 4% en esta situación de catástrofe absoluta podría convertirse en un tesoro invaluable”, analiza Giacobbe.

Larreta está muy cerca de Fernández en cuanto a la imagen positiva, pero con una negativa mucho menor (17,7%) y con un 34,8% de los encuestados que considera su imagen como regular. 

Pese a la caída, de todos modos, el Presidente sigue siendo el dirigente con mayor imagen positiva entre los que tienen responsabilidades de gestión, con el Jefed e Gobierno porteño en el segundo lugar de ese podio, que completa en el tercer puesto el ministro de Economía, Martín Guzmán (29,1%),cuya imagen se vio muy mejorada a partir del acuerdo por la deuda.



En cuanto al manejo de la pandemia, la encuesta muestra que el Gobierno se enfrente a un problema, ya que en el pico de los contagios encuentra mayor resistencia a las medidas que toma. Cuando Alberto Fernández extendió por primera vez el aislamiento social obligatorio, la a la medida fue del 85%. Pero ese número entró luego en un tobogán sin meseta, y hoy el apoyo a la cuarentena alcanza apenas al 43%.

Como su sucede con la imagen del Presidente, “se han invertido las variables y, por primera vez, la cantidad de encuestados que desaprueba la extensión es mayor (44%) que quienes insisten en prorrogarla”, se marca a modo de conclusión del trabajo de campo.



Lo que sí obtiene una muy buena aceptación es la negociación de la deuda, cuyo éxito fue anunciado en días antes que la encuestadora realizara la medición. El impacto positivo de opinión pública medido por Giacobbe & Asociados alcanza 4%, pero de todos modos no mejoró la imagen del Presidente, aunque sí la del ministro de Economía. “En enero, el 36.3% de los encuestados creía que el gobierno estaba negociando muy bien o bien la deuda. Ahora 40.5% cree que se negoció positivamente”, se indica en las conclusiones. 


Sin dudas un dato que debe llevar preocupación al Gobierno es que, de acuerdo a la consulta, el 44.4% de los argentinos quiere que el Frente de Todos, que hoy conduce el país y la provincia de Buenos Aires, pierda las elecciones; mientras que un 34% quiere que las gane. El dato relevante, y que debiera ser un llamado de atención para la política, es que 20,4% de los consultados eligió la opción “me da lo mismo”.



“En cuanto a la consistencia de las alianzas gobernante y opositora, en ambos casos es apenas más elevada la cantidad de gente que cree que llegarán unidos a las elecciones presidenciales. Pero es interesante observar que prácticamente la mitad del electorado está despreocupado por la salud interna de cada una de ellas”, señala Jorge Giacobbe.

Estos números indican que el 30,9 de los ciudadanos cree que el Frente de Todos llegará unido a las legislativas del año próximo, mientras que el 24,7 confía en que se mantendrá la alianza tal cual como está ahora. 19,9% dice no saberlo y 24.5 asegura que no le importa, mientras que el 0,1 no se inclinó por ninguna de las cuatro opciones anteriores.

En cuanto a Juntos por el Cambio, el 25,8% cree que el Pro y la Unión Cívica Radical permanerán como socios políticos, mientras que un 23,6% cree que habrá ruptura, el 30,9 no se arriesga a dar un pronóstico y al 19,5 no le interesa, con un 0,2 que no contestó la consulta.

La encuesta, que a continuación puede verse completa,  también incluye consultas sobre los problemas del país y cuál es la percepción acerca de quiénes estarían más capacitados para resolverlos, y en particular sobre la situación de la educación primaria y secundaria.