22-08-2020

La justicia porteña frenó dos negocios inmobiliarios de Larreta

Se trata de construcciones en el barrio de San Telmo y en Caballito. Ambas obras fueron habilitadas por el ejecutivo porteño pese a violar el Código Urbanístico vigente. Las firmas involucradas son TGLT e IRSA.

La justicia porteña frenó dos negocios inmobiliarios de Larreta - Revista Que

Un fallo de la Justicia porteña ratificó que las alturas autorizadas por el Gobierno de la Ciudad para la construcción del edificio Astor San Telmo, dentro del Casco Histórico, superan las alturas máximas permitidas por la normativa.

En la comuna 6, los vecinos lograron frenar un nuevo avance de la empresa IRSA de Eduardo Elsztain, El fallo del Juzgado 24, a cargo de Darío Reynoso, rechazó el avance de las obras de Caballito. La empresa apeló y ahora definirá la Cámara.

Edificio Astor San Telmo
Sucede que la Dirección General de Interpretación Urbanística (Dgiur) había autorizado a construir sobre ambas calles aproximadamente 30 metros de altura, cuando sólo se permite 22 metros sobre Caseros y 13 metros sobre Bolívar, según consignó el portal El grito del Sur. Sin embargo, la empresa desarrolladora TGLT y el gobierno porteño apelaron, pero la Sala ll de la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario rechazó las apelaciones y confirmó la sentencia de primera instancia que declaró nulos los permisos de obra por ilegales.

La empresa TGLT, se fusionó con la constructora Caputo, en el marco de la causa impulsada por la Asociación Civil Basta De Demoler, el Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC) y la Asociación Vecinal Casco Histórico Protege, constató el mismo medio.

En esa área protegida, el gobierno porteño había autorizado a TGLT a construir un edificio de 29,3 metros de altura, en el predio que tiene una superficie de 6.334 metros cuadrados. Altura que excede los límites previstos para las zonas 3c (de 13 metros) y 5c (de 22 metros) del APH1, de acuerdo al Código de Planeamiento vigente en ese momento.

Tierras de IRSA en Caballito
El Gobierno de la Ciudad reconoció que la obra ubicada en los terrenos de la calle Avellaneda al 1300, del barrio de Caballito, "no cuenta con el permiso" requerido para su habilitación en el marco de la cuarentena por el coronavirus.

Pese a que desde el gobierno de la Ciudad habían anunciado que la obra estaba autorizada, ahora, la Dirección General de Fiscalización y Control de Obras de la Ciudad reconoció la falta de la autorización en un documento presentado ante el Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 24.

La Justicia porteña recibió la nota del organismo que fiscaliza y controla las obras luego del amparo impulsado por el Consejo Consultivo de la comuna, acompañados por los comuneros del Frente de Todos, Osvaldo Balossi y Agustina Quinteros, ante el juzgado a cargo del magistrado Norberto Brotto para pedir "la nulidad de todos los permisos de obra por el impacto negativo" que el emprendimiento podría ocasionar a la zona.

Los terrenos pertenecen al grupo IRSA, que desde hace una década intenta construir allí un shopping y un conglomerado de departamentos, no se logró concretar ya que, para eso, requiere de un cambio de zonificación de la superficie por parte de una ley de la Legislatura porteña.

En sus cinco intentos, el proyecto de cambio de norma urbana no fue aprobado debido a la falta de los votos necesarios para habilitar un emprendimiento con un tope de 28.000 metros cuadrados para un centro comercial que tendría nueve pisos de altura, cines y un estacionamiento.