29/10
Guernica bajo control y el juego político tras el desalojo de los terrenos usurpados
La policía desalojó hoy, en cumplimiento de una orden judicial, el predio en la localidad bonaerense de Guernica. Esta decisión abrió una serie de interpretaciones y cuestionamientos que se trasladaron a lo político. Cómo juega cada actor y qué dicen los analistas
La policía desalojó hoy, en cumplimiento de una orden judicial, el predio en la localidad bonaerense de Guernica que permanecía tomado por una parte de las familias que se habían instalado en julio pasado, en el marco de un operativo en el que fueron detenidas unas 35 personas.

El procedimiento, que comenzó cerca de las 6 de la mañana y era encabezado por el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, se trasladó luego a los alrededores del predio, donde se produjeron algunos enfrentamientos entre la policía y manifestantes.

La medida despertó la reacción del arco político en su conjunto, con posturas que manifestaron su descontento con el accionar de las fuerzas de seguridad, además de los reclamos de la Iglesia, que según un comunicado de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) sostuvo que "no avala las tomas" de tierra, dijo que "nada justifica la intrusión y la violencia a costa de la vida y los derechos de los demás" y planteó que "más que nunca se hace necesario un Estado presente que se haga responsable de políticas proactivas en materia de acceso a la vivienda y al trabajo digno".

Asimismo las manifestaciones contra el desalojo se hicieron sentir en varios puntos del país, poniendo de manifiesto la federalización del reclamo.

Sobre este hecho, el polítologo Julio Burdman dialogó con LaTecla y sostuvo: "Era inevitable porque había una decisión judicial de desalojo y el gobierno tenía que responder. El gobierno, hizo todo lo que pudo para evitar el desalojo violento con negociaciones varias, hubo un equipo del Ministerio de Desarrollo que conduce Andrés Larroque que trabajó fuertemente y ese era el objetivo que tenían".

En referencia a los diferentes posicionamientos políticos, el analista aclaró: "No hubo en ningún momento una posición pro-toma, salvo el de Juan Grabois, lo que hubo fue una  posición más dura respecto al desalojo, que pondría a (Sergio) Berni como modelo de eso, y aquellos que buscaban salir a negociar entendiendo que hay una crisis social, pero eso no era ser pro-toma".

Por su parte, el analista Hugo Haime, dialogó con este medio y expresó: Me parece que el gobierno tuvo que hacer lo que hizo, que es lo correcto y no hay que mezclar las situaciones. Una cosa es la gente que tiene grandes problemas habitacionales y hay que darle solución, pero no se puede habilitar la toma de tierras, porque de aquí a la anomia social  y a la guerra civil hay un paso”.

Sobre los posicionamientos políticos, puntualizó: “Aquí hay una dispersión de opiniones. La carta de Cristina (Fernández de Kirchner) trata de poner ordena  esta situación cuando le dice al presidente `vos estás al mando´ y está claro que Alberto Fernández no avala esto. Me parece que hay sectores duros que están fuera del sistema de poder o dentro, pero en un lugar marginal, que han malentendido lo que significa una coalición”.