ENCUESTA DEL USO DEL TIEMPO
13/11/2020
De qué se trata la ley para visibilizar el trabajo doméstico no pago
Se creó en la Ciudad la Encuesta del Uso del Tiempo con el objetivo de cuantificar el aporte que hace a la economía en general el trabajo no remunerado relacionado con el mantenimiento del hogar, los cuidados a otras personas del hogar y el mantenimiento de la fuerza de trabajo remunerado. Tareas que recaen principalmente en las mujeres
Hoy la Legislatura porteña aprobó una ley para visibilizar el trabajo doméstico no pago, que permitirá hacer un estudio de estas tareas que recaen principalmente en las mujeres. Se trata de la Encuesta del Uso del tiempo, que cuantificará el aporte que hace a la economía en general el trabajo no remunerado relacionado con el mantenimiento del hogar, los cuidados a otras personas del hogar y el mantenimiento de la fuerza de trabajo remunerado.

La finalidad de la encuesta es “producir información sobre el tiempo que las personas que habitan en Buenos Aires dedican cotidianamente a diferentes actividades, incluyendo el trabajo remunerado, las actividades domésticas, el cuidado de niños, niñas, personas mayores o con discapacidad, el estudio, el esparcimiento, los viajes y traslados; sensibilizar sobre el reparto equitativo de las responsabilidades del cuidado; ser insumo para el diseño de políticas públicas que tengan como objetivo la igualdad y equidad de las tareas de cuidado entre géneros”

Durante el debate, la impulsora de la iniciativa Natalia Fidel manifestó que “el tiempo es nuestro principal recurso, sin el cual no hay posibilidad de desarrollo. Así como suele hablarse de redistribución de la riqueza, es necesario hablar de redistribución del tiempo. Las mujeres nos encontramos en una situación de desigualdad porque le dedicamos mucho más tiempo al trabajo no remunerado que los varones”.

"En la Ciudad las mujeres que están en el mercado formal de trabajo dedican una hora menos por día que los varones, en promedio, al trabajo remunerado, y dos horas más por día a lo que se denomina trabajo doméstico no remunerado, que son las tareas de limpieza, cocina y cuidado de niños y adultos mayores. Esta brecha se profundiza en las mujeres que tienen menos ingresos, ascendiendo hasta seis horas por día y, en el caso de las que tienen más hijos, hasta ocho horas por día”.

Estos datos surgen de dos encuestas sobre el uso del tiempo que hizo el Gobierno de la Ciudad en 2005 y 2016, relevamiento que con esta ley queda institucionalizada y deberá implementarse cada cinco años.

En el mismo sentido, Lorena Pokoik del Frente de Todos,  remarcó que incorporar a las políticas públicas el relevamiento de datos sobre la distribución del trabajo no remunerado “es un avance en materia de género”. “Cuando se cuida se está realizando un trabajo, y como todo trabajo, debe contar con los derechos y las prestaciones de la seguridad social que le corresponden”, declaró.

Por otro lado, consideró que el trabajo doméstico “fue impuesto a las mujeres por la cultura patriarcal” y que, si bien no es remunerado, es el “sostén de la sociedad en su conjunto”.

Pokoik agregó que la nueva norma incluye la creación de “una cuenta satélite al Producto Bruto Geográfico de la Ciudad, algo que ya se hace en otros países y que ha demostrado que el aporte económico de la economía del cuidado llega a ser más alto que el sector productivo que más aporta al PBI (Producto Bruto Interno)”.

La implementación de la encuesta estará a cargo de la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad y sus resultados se publicarán en la página web de ese organismo, en formato libre y abierto.

Dado que el último relevamiento se hizo en 2016 y que la norma estipula un intervalo de cinco años, la próxima encuesta se hará en 2021.

En tanto, la legisladora Alejandrina Barry, también celebró la medida, pero dejó clara la importancia de que esta ley sirva para desarrollar e implementar políticas de Estado que reconozcan estos trabajos y permitan a las mujeres liberarse de estas tareas, para poder hacer un mayor uso de su tiempo libre, de forma recreativa, política o como ellas decidan hacerlo. “Por supuesto que queremos conocer los números precisos, pero no para sacarnos una foto, sino para ayudar en la organización de las mujeres”, señaló.

“Según un informe de Economía Feminista, el 76,6 por ciento de las tareas domésticas en nuestro país las seguimos haciendo las mujeres. ¿Saben cuánto costaría si se pagasen estas tareas? 4 billones de pesos o el 16% del PBI. Un aporte superior al de la industria, el agro o cualquier otra actividad”, señaló la diputada. 

“Acá nomás, en la Villa 31, mientras planifican la construcción de torres de lujo como en Costa Salguero y Puerto Madero, las mujeres de El Hotelito están resistiendo el desalojo, como en Guernica. Mujeres que usan su tiempo para buscar una changa para sobrevivir, y pelean por un techo para sus hijos”, remarcó la diputada, haciendo referencia a la lucha de las 11 familias y 35 hijxs, que ocuparon el edificio abandonado y que pelean por una vivienda digna"