17/02
Por la vuelta a clases, la izquierda porteña pidió informes en la Legislatura
Alejandrina Barry y Myriam Bregman (FIT) presentaron un proyecto de resolución para conocer las condiciones en las que se encuentran los colegios, en medio de la polémica por la vuelta a clases y el paro docente que se convocó por el plazo de 72 horas.

Haciéndose eco de un “mapa de riesgo” que elaboró el sindicato docente UTE acerca del riesgo que implica la vuelta a las aulas, las diputadas del Frente de Izquierda (FIT) Alejandrina Barry y Myriam Bregman presentaron en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires un proyecto de resolución a través del cual prevén conocer si están dadas las condiciones sanitarias para que sea un retorno “seguro” a la presencialidad.

De esta manera le exigieron al Gobierno de la Ciudad que informe, entre otros puntos, si se ha realizado un relevamiento de todas las escuelas del sistema educativo porteño, “a fin de verificar la viabilidad de la aplicación del protocolo sanitario previsto para el inicio de clases, en particular en lo referido a la ventilación de las aulas y al distanciamiento social”.  Además prevén conocer cuántos colegios no cuentan con la infraestructura necesaria para mantener la distancia social y cuál es el presupuesto destinado a la readecuación y/o refacción de los mismos.

También pidieron precisiones sobre cuanto personal docente y no docente cumple tareas en más de un “grupo burbuja” y cómo se garantizará el cumplimiento de la jornada laboral de estos trabajadores.

En cuanto a los insumos necesarios para cumplir con los protocolos –barbijos, alcohol en gel, termómetros, jabón, entre otros-, solicitaron detalles acerca del presupuesto destinado a ese fin y la cantidad de productos que recibirá cada establecimiento educativo.

Cabe destacar que en los fundamentos del texto, Bregman y Barry indicaron que el sindicato docente UTE realizó un informe, para el cual sondeó 611 colegios, para lograr un “mapa de riesgo” para conocer si estaban dadas las condiciones sanitarias para el regreso. “Las cifras son alarmantes: un 66 % de las aulas no cuentan con ventilación adecuada; un 25 % de las aulas solo cuentan con una ventana; un 70,9 % de los baños no cuentan con la cantidad de instalaciones sanitarias que determinan los protocolos del propio Gobierno de la Ciudad; solo 32,4 % de las aulas tienen bancos individuales que permiten el distanciamiento social preventivo y que se regula en los protocolos, mientras que un 62,1 % de las aulas tiene bancos dobles”, destacarón.

“Este informe también detalla que el 68 % de los docentes de nivel medio trabaja en más de un establecimiento. Aun cuando la ministra Soledad Acuña minimizó la cantidad de docentes que se trasladan, no tomando hasta la fecha ninguna medida para solucionar este tema, muchos se movilizan cada día entre distintos establecimientos, llegando en algunos casos a 5 o hasta 6 establecimientos por docente”, afirmaron y sentenciaron que “las consecuencias de estas políticas se ven con claridad y el primer día de vuelta a clases presenciales expuso todo lo que hace falta para un retorno seguro”.