22/02
Cámpora abogó por una reforma judicial con perspectiva de género
La vicepresidenta segunda de la Comisión de Justicia advirtió que Poder Judicial aún no comenzó a implementar la Ley Micaela y remarcó que los funcionarios de esa área “tienen que entender que entender que las cuestiones de género son una prioridad”.

Tras el masivo reclamo en los tribunales de todo el país para exigir justicia por el femicidio de Ursula Bahillo, la vicepresidenta segunda de la Comisión de Justicia en la Legislatura porteña, Lucía Cámpora (FdT), insistió en la necesidad de que se produzca una reforma judicial con perspectiva de género.

En ese sentido, la legisladora explicó que “el Poder Judicial es el único de los tres poderes que no comenzó a atravesar el proceso de capacitación que corresponde a la Ley Micaela. La Corte Suprema se resistió con la impunidad con la que están acostumbrados a ese proceso que todas entendemos que es fundamental” e indicó que “nadie pretende que uno nazca sabiendo, pero sí que este la predisposición, a la luz de este movimiento que le dice basta a la opresión machista, de por lo menos prestar el oído para entender cuáles son las cuestiones que se plantean”.

Asimismo señaló –en diálogo con Contraeditorial- que “tiene que darse un fortalecimiento de las medidas que ya existen: hay herramientas, hay leyes, hay recursos, el problema es la implementación. Acá me parece que los funcionarios judiciales tienen que entender que las cuestiones de género son una prioridad” y consideró que “hay que ser muy tajantes en que no se pueden permitir dilaciones en los procesos vinculados con las denuncias por violencia de género. Creo que lo vinculado con la unificación de causas sobre un mismo agresor, es fundamental, vimos que en el caso de Ursula falló”.

“Otro tema, tiene que ver con las demandas de paridad de género en el poder judicial también representaría un avance en estas cuestiones”, aseveró y subrayó que “pensar en una reforma judicial, necesariamente implica pensar también en la formación de quienes son después los operadores y las operadoras judiciales. Básicamente las instituciones de formación; hay algo que hay que trabajar a largo plazo, que tienen que ir de la mano de los planteos que hagamos de una reforma judicial feminista”.

Sobre esa misma línea, se refirió a la formación que reciben los estudiantes de abogacía y explicó que “incorporar la perspectiva de género en los planes de estudio es absolutamente fundamental. Las propias facultades no terminan de implementar los protocolos de violencia de género que funcionan dentro de las universidades. Creo que hay muchas cuestiones concretas que hay que trabajar”.

Entre esas cuestiones, Cámpora resaltó: “la incorporación de perspectivas de género en los planes de estudio, la paridad de género en los cargos docentes y de autoridades y la plena implementación de los protocolos y ámbitos de abordaje y tratamiento de violencia de género dentro de las universidades”.

Finalmente, concluyó señalando que el Poder Judicial “necesita una transformación integral, más allá de lo que demanda la agenda del movimiento feminista. También reclamamos por el cese de Lawfare y de determinadas situaciones”.