NOTA DE TAPA
23/02
Cristina Fernández y el PJ: Gambito de Dama
Tiempo de definiciones en el PJ, que avanza hacia la normalización a nivel nacional y rumbo a una ruptura inédita en la Provincia. La vicepresidenta es quien domina el tablero. Por ahora, en el peronismo bonaerense, Gray le presenta resistencia a Máximo Kirchner.
Fue largo el camino, sinuoso. Pero finalmente, la joven Beth Harmon, a partir de sus estrategias, de vivir por el juego, de soñar (despierta y dormida) con el juego, de tejer y entretejer jugadas, se convirtió en la mejor. En un mundo casi siempre dominado por los hombres, finalmente fue la número 1. En el camino, durísimas consecuencias. Pero no importa, o parece no importar; domina el tablero, manda. Las piezas se mueven como ella quiere. Y avanza, y gana. Lo propio sucede con Cristina en el peronismo, en la política.

Desde afuera, porque no forma parte de ninguna lista partidaria ni en Nación ni en Provincia y tampoco es senadora (como presidenta del cuerpo sólo vota en caso de empate) ni parte del Ejecutivo que lidera Alberto, maneja el tablero del peronismo a gusto y piacere. Las nóminas partidarias están repletas de alfiles K. Y los PJ provinciales, hasta hace algún tiempo ignorados por el kirchnerismo, de a poco, son ocupados por La Cámpora. Por Cristina.

“Lo que se percibe, más allá de que el kirchnerismo hoy por hoy tiene el mayor caudal de votos, es que todo esto responde a una mirada estratégica de mediano a largo plazo, por lo menos en lo que refiere a la construcción de poder; algo que otros protagonistas del propio oficialismo y por supuesto también otros partidos, no tienen. Uno puede decir que la estrategia es buena o es mala, que le gusta o no quien la impulsa, pero hay una estrategia”, comenta ante La Tecla el analista Gustavo Marangoni. 

“No está dentro del tablero, pero lo maneja como quiere, es Beth Harmon”, resalta el titular de M&R Asociados, y expresa que “entre los nombres que van a componer el consejo se ven muchos dirigentes muy ligados a Cristina. El PJ de la Capital lo va a presidir Mariano Recalde; el de Mendoza, Anabel Fernández Sagasti y el de Tierra del Fuego, Walter Vuotto; los tres de La Cámpora. Y además, para completarla, Máximo va a estar al frente del PJ bonaerense”. 


“El kirchnerismo está teniendo no solo una estrategia respecto de lugares del gobierno nacional, los cuales son muy relevantes, como PAMI, Anses, Justicia, sino que dentro de la estructura partidaria, aun teniendo en cuenta que no es el corazón de la política ni mucho menos, también está empezando a ocupar lugares. Esto es lo que de alguna manera explica por qué el kirchnerismo es desde hace 17 años el tiempo más largo del peronismo después de Perón”, completa el ex presidente del Banco Provincia. 

Sin embargo, en el peronismo bonaerense no todo parece tan lineal. Lo de Máximo presidente, si bien parece estar casi listo, todavía genera rispidices. Y en la previa, lo que le habían dicho al jefe de la bancada de diputados K era que el consenso era absoluto. Fernando Gray  sigue plantado ante los intendentes que empujan a Máximo Kirchner (Insaurralde principalmente), ante el propio Máximo y por consecuencia ante la gran estratega, Cristina Fernández. 

La cabeza del actual consejo, que para a esta altura, si las cosas anduvieran bien, ya habría realizado la tradicional reunión costera de febrero, resiste, se mantiene firme en su postura de no entregar el mando antes de lo previsto, a las apuradas. El mandato del jefe comunal de Esteban Echeverría y la totalidad de los consejeros -tal como se informó en ediciones anteriores- vence el próximo 17 de diciembre. Y hasta ese entonces tiene pensado resistir.

Lo acompañan varios otros actores, aunque sin demostrar su disconformidad, en absoluto silencio. Entre ellos el vice del partido, Gustavo Menéndez (aunque aceptó ser consejero del PJ nacional), que casualmente o no, al igual que Gray cuando fue el turno de la Tercera, pegó el faltazo al encuentro que los alcaldes de la Primera mantuvieron con el mandatario provincial y parte de su Gabinete. A su favor, no fue el único ausente: tampoco salieron en la foto Mario Ishii (José C. Paz), Lucas Ghi (Morón) y Juan Andreotti (San Fernando), entre otros. 

“Estaba aislado, por eso no fue”, comentan en el entorno de Gray. Raro. De todos modos, punto a favor, al otro día, el mandamás de la Tercera fue parte de una videoconferencia que Kicillof mantuvo con la totalidad de los intendentes. “Las y los intendentes de la provincia de Buenos Aires tuvimos una videoconferencia con el gobernador Kicillof para coordinar los avances de la vacunación”, comunicaba el propio Gray, desde el aislamiento. ¿Desde el aislamiento?

Lo cierto es que ese faltazo no fue la primera señal de enojo de Gray. Antes y después lanzó un cuarteto de acciones tendientes a “provocar” y a hacer un poco de ruido. La primera, un mensaje a los vecinos de Esteban Echeverría que incluía varias indirectas, la segunda fue la campaña de forestación de plantas nativas “Yo me planto”, la tercera el tango de Hugo Del Carril hijo en el que se resalta la frase “me planté” y la última (ver aparte) la firma de convenio con los gremialistas municipales de todo el Conurbano.



Mientras tanto, según comentan en su entorno, con el propósito de que abandone sus aspiraciones de completar el mandato y dejarle el camino liberado al hijo de Néstor, le ofrecieron “un lugar a elegir” en la lista del Justicialismo nacional. “Yo soy de la Provincia, me importa solamente el peronismo bonaerense”, dicen que habría sido la respuesta que el echeverriense le dio al ministro del Interior y espada camporista, Eduardo “Wado” De Pedro; que sería lo mismo que dársela a Máximo y/o a Cristina.
 
Sin lugar a dudas, Gray está plantado. ¿Y ahora, qué va a pasar? El tiempo pasa y las fechas posibles se corren. Primero era en diciembre, después en febrero y ahora se rumorea que podría ser el 21 de marzo, el mismo día de la asunción de Alberto. Sin embargo, más allá del impulso del mismísimo presidente y también del gobernador Axel Kicillof, el jefe del bloque de diputados del FdT sigue en silencio, nada ha dicho al respecto. ¿Se echará atrás? Difícil.

Por el momento, no renunció ninguno de los integrantes del consejo y para que este se caiga tendría que dimitir al menos 25 de los 28 dirigentes que lo componen. Las aguas están divididas. Unos dicen que es un asunto que se arregla en cuestión de horas, y que este no justamente el momento indicado para la rosca partidaria (horas antes se daba a conocer el escándalo por el vacunatorio VIP que derivó en la renuncia de Ginés González García el cargo de ministro de Salud). 

Otros ponen algún que otro reparo. "Va a estar complicado forzar eso (la renuncia de los consejeros), no creo que Máximo quiera algo tan forzado, que genere enfrentamientos. Alguien le dijo a Máximo que estaba todo resuelto y no era tan así. A mí nadie me llamó, nadie me preguntó nada, ni de un lado ni del otro. Hace dos meses atrás, cuando saltó esto, sí hablé con Gray y me consultó cómo veía el tema, qué opinaba. En ese momento me dijo que se iba a plantar y así lo viene haciendo", aportó un consejero titular del interior.

La pregunta es si le dará para resistir, para llegar hasta el final. Enfrente, nada más y nada menos que el primogénito de la Beth Harmon del peronismo, la que de a poco va tejiendo y armando un un PJ a su antojo, que de dejarlo de lado en 2017 para competir con la boleta de Unidad Ciudadana pasó a dominarlo a nivel nacional (de la mano de Alberto y Kicillof, entre otros) y como se dijo, en provincias como Mendoza, Tierra del Fuego y la Ciudad de Buenos Aires. Para eso, como señala Marangoni, hay una estrategia y obviamente un objetivo: el futuro, cercano y no tanto.



Gustavo Marangoni, titular de Marangoni & Rodríguez Asociados
 “Mientras el resto analiza, Cristina analiza, diagrama, ocupa”


-¿Qué análisis hace de la actualidad del PJ nacional, con una lista liderada por el presidente Alberto Fernández y otra opositora con el gobernador Alberto Rodríguez Saa?

-La estructura del PJ no es algo que desviva el interés de la política en general. Estaba con mandatos vencidos y había que regularizarlo. Por supuesto, cuando esto se da aparecen las disputas por los espacios.  Pero lejos está la gente de preguntarse en la calle qué dice el último documento que sacó el PJ o qué sucedió en la última reunión del consejo del PJ. Genera mucho más interés político un tuit de Cristina que un comunicado del Partido Justicialista. 

-Y ahora Cristina parece estar cada vez más cerca del PJ…

-Si, ahí está Cristina con su estrategia. Ella, como vicepresidenta no es parte del Ejecutivo ni del Legislativo y no aparece en ningún cargo partidario. ¿Tiene poder? Claro. Como presidenta del senado, maneja el bloque oficialista. Jamás se vio eso. Los vicepresidentes de la Nación, cualquiera de los que hubo, simplemente tocaban la campanita. Los opositores antes negociaban las leyes con el jefe de la bancada oficialista. Ahora la que negocia es CFK. Y el jefe de bloque de diputados de la Nación, la otra pata del Congreso, es Máximo.

El vicepresidente del PJ y gobernador bonaerense es Axel Kicillof, que sabida es la sintonía que tiene con Cristina. Por si fuera poco, Máximo está a punto de consagrarse titular del PJ bonaerense. No son hechos aislados y/o casualidades. Estamos frente a una estrategia y a un armado de poder que de alguna manera explica no solo los 17 años de hegemonía del kirchnerismo dentro del pan peronismo, sino que se puede intuir que esto va a continuar hacia adelante. 

-¿Y en lo concerniente al PJ exclusivamente, teniendo en cuenta que el PJ no es lo que era, qué busca CFK?

-Va construyendo con mujeres y hombres de su riñón, generalmente de menos de 45 años. Ahí hay toda una estrategia partidaria, gubernamental, política de la que otros jugadores carecen. No es casualidad. Los gobernadores y los intendentes cuidan sus territorios, no salen. En el 2003 casi todos los gobernadores querían ser presidentes. Ahora no pasa eso.

Los intendentes tampoco quieren ser gobernadores. Hay un cambio en el sistema político. Y frente a eso existe una persona que tiene una estrategia para avanzar. Mientras el resto analiza, Cristina analiza, diagrama, ocupa. Es una máquina de hacer política. Con el PJ contiene a los gobernadores y a gran parte del peronismo en general, ya que como significante aún tiene mucha relevancia.

-¿Más allá de los votos, qué diferencia a Cristina del resto?

-Siempre juega con el factor sorpresa. Sin ir más lejos, nadie había visto lo de Alberto presidente y menos aún el lanzamiento de Sinceramente. Y aquí también hay que incluir sus dichos, eso de "los funcionarios que no funcionan". Esta del PJ es una jugada más en el universo de la mentalidad de Cristina, por la cual pasa un proyecto de poder que como tal aspira a construir una totalidad. 



La última movida de Gray
“Los intendentes se fueron con Máximo, los trabajadores con Fernando”


Cada movimiento que lleva adelante, de los que se hacen notar, está relacionado con la situación del Partido Justicialista bonaerense; más allá de los vinculados a la gestión, obviamente. Fernando Gray está decidido a quedarse en la presidencia hasta que termine su mandato y asegura no estar solo en esta movida, que él mismo se encarga de aclarar no es anti Máximo Kirchner, sino en favor de la institucionalidad del partido.

"Gray firmó importante acuerdo con los municipales del Conurbano", se indicaba en una reciente gacetilla de prensa enviada desde la Comuna de la Tercera. Hasta ahí, nada llamativo. Pero lo cierto es que desde el más cercano entorno del jefe comunal marcan que quienes suscribieron el convenio son nada más y nada menos que los representantes de los trabajadores de los intendentes que, en la lucha de poder por el PJ, prefirieron apostar por el hijo de la vicepresidenta y no por Gray. "Insaurralde salió a bancar a Máximo, lo mismo hizo Espinoza, pero los empleados municipales de sus distritos están todos con Fernando", esgrimieron.

Efectivamente, el mandamás de Esteban Echeverría concretó  la firma del convenio colectivo de trabajo con el titular de la Federación de Sindicatos Municipales bonaerenses Rubén “Cholo” García, por el que se reconoce la tarea que desarrollan los empleados, fundamentalmente desde el inicio de la pandemia declarada por el avance del coronavirus. Del acto participaron, además de los dos mencionados, otros 23 secretarios generales de municipios de la Primera y la Tercera sección.

“Principalmente agradezco la presencia de todas las secretarias y secretarios generales que nos acompañan en la firma de este convenio en beneficio de todos los empleados de salud, educación, seguridad y distintas áreas municipales. A partir de este convenio, reconocemos el enorme esfuerzo de las y los trabajadores que durante la pandemia también estuvieron en la primera línea y le pusieron el hombro a la situación. Es un esfuerzo grande, pero nos comprometimos y acá estamos poniendo la cara y cumpliendo como siempre”, manifestó el intendente del Frente de Todos, tras la firma realizada en el Museo Histórico La Campana, ubicado en El Jagüel; haciendo hincapié en "cumpliendo".   De todos modos, los municipales liderados a nivel provincial por Oscar Ruggiero, en su mayoría del interior, acaban de firmar una solicitada en apoyo a Máximo Kirchner.



Carlos Campolongo, ex interventor del PJ
“Máximo Kirchner tiene todo el derecho de competir, pero no es peronista”

-¿Qué análisis hace del PJ de los últimos años, del PJ que viene?

-El PJ está convertido en una oligarquía de algunos pocos, que se han adueñado, pero que como no hay posibilidad de interpretar sus posiciones más que por las declaraciones públicas o ciertas acciones, lamentablemente ese instrumento que podría servir de herramienta para que se reconstruya a nuestro país en diversos aspectos, no la tenemos. Y esto viene desde hace tiempo. A veces uno se pone a reflexionar si realmente el peronismo tuvo continuidad después de la muerte del General Perón, pese a que él dijo claramente que había que pasar de una conducción personalista a una conducción institucionalista, o sea que había que institucionalizar el funcionamiento del Partido Justicialista. A la luz de la historia hubo una sola ocasión de expresión masiva de muchos afiliados, que fue en las elecciones en la que Menem triunfó sobre Antonio Cafiero.

-Todo indica que Alberto Fernández será el próximo presidente del partido... ¿Le parece bien?

-No tengo el peronómetro. No obstante conozco trayectorias y pensamientos del peronismo. Alberto Fernández no representa el pensamiento peronista de ninguna manera. Recordemos que en el año 2000 fue elegido legislador de la Ciudad de Buenos Aires por la alianza Encuentro por la Ciudad, del exministro de Economía Domingo Cavallo.

-Aún falta un año para que termine el mandato del consejo del PJ bonaerense que lidera Fernando Gray, sin embargo, impulsado por varios intendentes, se pretende que Máximo Kirchner se quede con la titularidad del partido...

-Son visiones distintas. Hay quienes creen que el justicialismo es una pseudomonarquía. Me parece que Máximo Kirchner tiene todo el derecho de competir, como cualquier otro ciudadano; aunque vale aclarar que tampoco él es peronista. Alguien que en el pedido de homenaje a José Ignacio Rucci debido al asesinato por parte de Montoneros, no solamente se niega, sino que además se toma como ejemplo a un adversario político-gremial de Rucci como es Agustín Tosco, no tiene nada de peronista. 

-¿El PJ bonaerense es mejor que esté en manos de los intendentes, que son quienes representan el territorio?

-Lo ideal serían auténticos sistemas de representación, equilibrio entre construcciones territoriales y pensamiento político, que es algo que no abunda. Obviamente, quien maneja todo esto es la vicepresidenta de la Nación.
 
Queja opositora
¿Ninguneo a la Provincia en la lista oficial?


Siempre fue que norma que el presidente de la Nación presida el PJ. Y si se presenta el presidente nadie le pone una lista para enfrentarlo. Pero hay excepciones. En esta oportunidad, fueron dos las listas que se presentaron, una liderada por el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saa y otra por el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni. “Esto quiere decir que la tan anunciada unidad no es tal, y eso lo provoca el kirchnerismo, La Cámpora”, señala ante La Tecla un representante bonaerense del mandamás puntano, que además se queja por la poca presencia de coterráneos en la papeleta oficial. Y ejemplifica haciendo mención a la situación de los intendentes, los “líderes” del territorio. “Hay dos de consejeros titulares, uno en el puesto 43 y otro en el 45, Cascallares y Menéndez. Y dos suplentes, en los puestos 22 y 26, Insaurralde y Pereyra. (jefe político en Florencio Varela)”, esgrime, otra vez responsabilizando a CFK. 

Cambio de planes
¿Llamó Cristina? De Berni presidente a Berni consejero de AF


Entre los consejeros que acompañan a Alberto Fernández en la lista que lo lleva como candidato a presidente del PJ aparece nada más y nada menos que el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, quien hasta algunos minutos antes del cierre también había presentado una papeleta para quedarse con la conducción partidaria. ¿Qué pasó en el medio? Todo indica que Cristina está involucrada en la movida, aunque lo nieguen propios y extraños.

Lo cierto es que a las 23.18 del domingo anterior, la gente de Berni presentó los avales pertinentes en la mesa de entradas del PJ, en tiempo y forma. En total, 44.750, provenientes de Buenos Aires, Jujuy, Salta, Corrientes, La Pampa, La Rioja, Neuquén y Santa Cruz. La respuesta fue satisfactoria. El sheriff competiría con el número 400, color Rojo Punzó y lema "Orden y trabajo". "El debate enriquece, y eso por más que te guste o no guste, lo deja bien en claro Sergio (Berni) tanto en la vida como en su cargo de ministro", indican desde su entorno para explicar el porqué de la presentación de la nómina, a sabiendas de que había consenso para que el presidente de la Nación fuera el 1 del PJ (vale recordar que a partir de los cruces con su par nacional Sabina Frederic, Berni también tuvo algún que otro chisporroteo público con Alberto).

"Cientos de compañeros de todo el país nos pidieron que nos presentemos, que formemos una lista amplia y representativa", agregaron. Pero nada de eso sucedió. A poco de realizada la inscripción (la reserva de lista había sido meses antes, antes de que se pospusiera el comicio), el ministro decidió dar un paso al costado, entendiendo que era suficiente para la Provincia la presencia de Axel Kicillof entre los vicepresidentes.

"La unidad la tenemos en lo más alto; si en el Frente de Todos, que está conformado por diferentes partidos e ideologías estamos todos juntos, cómo no lo vamos a estar en el PJ", añadió la persona allegada, que consultada por "la traición" a los compañeros que confiaron en "Berni presidente" y que eran parte de la papeleta, resaltó que "nosotros no vemos la política así, pensando en los cargos; en determinado momento les toca a uno, después le tocará a otros, los importantes son los ideales", completó.