VEJEZ
19/06
La Ciudad renovó su campaña de concientización sobre el maltrato hacia las personas mayores
El lema “Mayor Respeto” se visibilizó en los barrios porteños a través de actividades territoriales y virtuales, de nuevos murales y de cartelería digital.
Al igual que lo viene haciendo desde hace varios años, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires renovó su compromiso con el cuidado y prevención del maltrato a los adultos mayores. Fue en el marco del Día Mundial de la Toma de Conciencia contra el Abuso y el Maltrato en la Vejez, cuando la Secretaría de Integración Social para Personas Mayores realizó múltiples actividades para visibilizar esa problemática, que afecta a miles de vecinas y vecinos. 

A través del programa Proteger, el Gobierno de la Ciudad ha brindado asistencia durante la pandemia a más de 5 mil personas mayores que atravesaban situaciones de violencia.

En sintonía con la acción promovida desde 2012 por Naciones Unidas, la secretaría ha desarrollado en los últimos años la campaña Mayor Respeto. En esta ocasión, los carteles digitales y los monumentos de toda la Ciudad de Buenos Aires se iluminaron para concientizar sobre esta problemática, que también ganó visibilidad a través de la inauguración en las comunas 3 y 6 de dos murales, que incluyen la consigna de este año: “El respeto es lo que nos hace grandes”.

La ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore, encabezó el acto realizado en el Parque Centenario, donde se entregó folletería y se destapó una de las dos obras pictóricas. También asistieron al evento el secretario Sergio Costantino, las directoras Belén Blasco y Natalia Muti, el director Mauricio Damiano, el equipo que lleva adelante el programa Proteger y el presidente de la comuna 6, Federico Ballán.

La campaña se potenció también desde las redes sociales de la secretaría a través de videos y de dos talleres sobre la temática transmitidos en vivo por el canal de Youtube.


En sus múltiples manifestaciones, la violencia hacia las personas mayores es una forma de ejercicio del poder mediante el empleo de la fuerza, que puede ser física, psicológica, económica, política, sexual o cualquier otra cuya finalidad sea doblegar su voluntad y someterla.