INTEGRACION SOCIO URBANA
16/09
Reurbanización del Playón de Chacarita: se mudaron 550 familias
Los grupos familiares se trasladaron a las nuevas viviendas construidas por el IVC, que se encuentran distribuidas en cuatro manzanas.
En el marco del proceso de integración socio-urbana del Barrio Playón de Chacarita, el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat y el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) anunció que más de 550 familias se mudaron a las nuevas viviendas construidas en el predio vecino a la estación Federico Lacroze. 

La relocalización de las familias forma parte del proceso de integración del barrio impulsado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a partir de tres ejes principales: habitacional, urbano y socioeconómico. Desde el inicio de este proceso se realizó la construcción de 678 viviendas y la mudanza de más de 550 familias.

Las viviendas nuevas están distribuidas en cuatro manzanas, que se extienden por la avenida Triunvirato. Los edificios tienen dos alturas (4 y 8 pisos) y cuentan con 71 locales comerciales en la planta baja. Además, las viviendas tienen calefones solares para reducir el consumo de energía y lograr un aprovechamiento inteligente de los recursos naturales.

Los criterios para la adjudicación de estas viviendas fueron definidos priorizando a las familias afectadas en el marco de las leyes del Proyecto Integral de Reurbanización y consensuados con los vecinos a través de las Mesas de Gestión Participativa.

Además, el proyecto incluye la apertura de ocho calles que permitirán avanzar con obras de infraestructura así como también con la integración del barrio al resto de la ciudad. También se proyecta la apertura de pasajes y demoliciones por esponjamiento con el objetivo de abrir los pulmones de manzana para mejorar las condiciones de iluminación y ventilación de las viviendas.

Cabe recordar que en marzo de este año se inauguró la prolongación de la calle Céspedes en el tramo de Guevara a Triunvirato, que implicó la mudanza de 11 familias y la posterior demolición de 6 viviendas. Esta apertura brindó una mejor conectividad y accesibilidad al barrio, favoreciendo su integración a la trama urbana y una mejora del espacio público a través de bocas de tormenta, alumbrado, rampas y señalética. 

Sobre este tramo se realizaron obras de infraestructura para la provisión de servicios básicos necesarios para los vecinos del barrio, como agua corriente, electricidad, cloacas y pluviales, y se instaló una dársena de estacionamiento sobre una de sus veredas para permitir una mejor circulación vehicular. Actualmente se está trabajando en la apertura de las calles Palpa y Guevara.

La integración socio-urbana implica también la regularización dominial, el mejoramiento de las viviendas existentes, la construcción de equipamiento urbano y la intervención en espacios públicos. Estas obras permitirán que más vecinos vivan mejor y en un barrio más conectado a la Ciudad.