GRAVE DENUNCIA
24-09-2021

Advierten que por una deuda millonaria del GCBA, 200 manteros se quedarían sin trabajo

El titular del Sindicato de Vendedores Libres de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Omar Guaraz, aseguró que el Gobierno tiene una deuda de más de 21 millones de pesos con los dos galpones a los que los trabajadores fueron trasladados en 2017 para que no vendieran en la calle.

Advierten que por una deuda millonaria del GCBA, 200 manteros se quedarían sin trabajo - Revista Que

Después de que en 2017 los manteros fueran trasladados a dos galpones para que no vendieran en la calle, el titular del Sindicato de Vendedores Libres de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Omar Guaraz, denunció que el Gobierno porteño tiene una deuda de 21 millones de pesos con los predios y la Justicia de la Ciudad ordenó desalojar a los 200 trabajadores que desarrollan sus tareas en el lugar. 

En ese sentido, Guaraz afirmó que “el titular de los inmuebles es Manchego, Alberto. Uno (de los locales) está ubicado sobre la calle La Rioja y el otro en la calle Perón. Esta persona se dirigió a la Justicia después de que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires incumpliera el contrato. Uno de los predios, el de La Rioja, el Gobierno lo dejó de pagar antes de los inicios de la cuarentena obligatoria, y el otro pocos meses después” y remarcó que “por lo tanto, el dueño pide la restitución de los mismos y el desalojo. La deuda es de más de 21 millones de pesos de parte del Gobierno”.

Asimismo explicó en diálogo con La Retaguardia que “en este momento debe haber unos 100 compañeros trabajando, la mayoría de edad avanzada, algunos con algún tipo de discapacidad y madres con niños” y destacó que “en el año 2017, el Gobierno hace uno de los desalojos más masivos. Había 2100 manteros en Once. También se les dijo que se les iba a dar solución a todos y que no se iba a permitir la ilegalidad. En aquel momento eran unos 16 mil. En concreto, en esos locales ingresaron 550 manteros, dando solución a solo un 3%”. 

Sobre esa misma línea señaló que durante este tiempo “el Gobierno continuó con la represión hasta el día de hoy” y recordó que desde el sindicato denunciaron “apremios ilegales en la comisaría, que incluyeron torturas. Algunos oficiales de la Policía utilizaron una plancha caliente. Recordemos también que murieron dos compañeras, Beatriz Flores y María Berrechea”. 

“No hay diálogo entre vendedores y el Gobierno de la Ciudad”, sentenció.