POLEMICA
22-04-2022

Tras el ataque a una policía, Larreta y D’Alessandro reavivaron la discusión por las Taser

El jefe de Gobierno porteño y el ministro de Seguridad advirtieron que la agresión a la policía pudo haberse evitado si se hubiese utilizado ese tipo de arma. “Tenemos soluciones al alcance de la mano pero por una decisión ideológica del gobierno estamos dejando la vida de las personas a la intemperie”, aseveraron los funcionarios.

Tras el ataque a una policía, Larreta y D’Alessandro reavivaron la discusión por las Taser - Revista Que

Luego de que se conociera el brutal ataque de un hombre a una efectivo de la Policía de la Ciudad, el jefe de Gobierno local, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Seguridad, Marcelo D’Alessandro, reavivaron la polémica por la implementación de las Taser y aseguraron que si se utilizara esa herramienta se podría haber evitado la agresión contra Victoria Ponce, la mujer agredida que terminó con el cráneo fracturado. 

En ese sentido, el alcalde porteño  aseguró que lo que pasó con Ponce “no puede pasar nunca más. Acompañamos a sus familiares y seres queridos luego del horrible ataque que recibió esta mañana mientras trabajaba para cuidarnos” y le envío todo su “apoyo y solidaridad a todos los agentes que día a día ponen el cuerpo y se juegan la vida para que todos vivamos en libertad”. 

Además cuestionó con dureza la “puerta giratoria” del sistema judicial, ya que el agresor –identificado como Carlos- estuvo detenido nueve veces en dos años y estuvo internado en el Hospital Borda. “Es un peligro para toda la sociedad liberar delincuentes con antecedentes penales, más cuando padecen una condición psiquiátrica y ponen en riesgo a terceros y a sí mismos. La Justicia no puede desentenderse de estas decisiones que ponen en riesgo a las millones de personas que se mueven por la Ciudad”, señaló. 

“Por eso, es imperioso poner un freno a la puerta giratoria. Es inexplicable que a una persona detenida nueve veces, la justicia la haya liberado nueve veces”, agregó y remarcó que “nos debemos una profunda reflexión sobre el sistema de salud mental vigente en la Argentina. La Ley claramente no funciona, no protege a nadie y nos pone a la deriva ante situaciones dramáticas como la que vivimos hoy”. 

Sobre esa misma línea, Larreta argumentó que “este caso, además, nos demuestra lo importante que es la tecnología para prevenir e ir a fondo contra la delincuencia. Hoy, tuvimos suerte y no contamos con víctimas fatales. Pero si hubiéramos contado con las Taser se podría haber detenido a esta persona más rápido y con menos riesgo” e indicó que “tenemos soluciones al alcance de la mano pero por una decisión ideológica del gobierno estamos dejando la vida de las personas a la intemperie. Las pistolas Taser están estancadas y ahora el sistema de reconocimiento facial está injustamente en pausa, cuando ambas herramientas son fundamentales para cuidar mejor a todos los que viven y visitan la Ciudad”. 

Asimismo detalló que “de la misma manera funciona la decisión política del Gobierno Nacional de sobrepoblar las comisarías de la Ciudad. Con su negación a aceptar a los detenidos de la Ciudad, el Sistema Penitenciario Federal, está impidiendo que 1.500 oficiales de seguridad estén en las calles cuidando a los vecinos” y concluyó aseverando que “estas son las consecuencias que afrontamos por el ataque directo hacia el Sistema Integral de Seguridad que tenemos en la Ciudad. Por favor les pido que nos dejen tomar los recaudos necesarios para cuidar a las personas, equipar a los policías y que la justicia actúe pensando en las víctimas”. 
 

En tanto, D’Alessandro aseguró que visitó a Ponce “en el Hospital Fernández, quien haciendo su ronda de patrullaje fue sorprendida por un delincuente que la golpeó con un hierro para robarle el arma, provocándole una fractura de cráneo” y precisó que “este vándalo ya había sido detenido por la Policía de la Ciudad en múltiples oportunidades por violencia hacia mujeres. Esperamos que esta vez la Justicia actúe de manera firme y no se repita la puerta giratoria”. 

“Si su problema es de salud mental no se tendría que estar dirimiendo tras una nueva intervención policial. Tiene que estar internado o preso y la ley nos tiene que acompañar”, agregó y sentenció que “por último, invoco al Gobierno Nacional a que deje de hacer política con la seguridad y que recapacite. Tiene que liberar en forma urgente las pistolas Taser retenidas desde hace más de un año. Esta herramienta es esencial para que los oficiales puedan neutralizar a los delincuentes y evitar hechos que puedan terminar en verdaderas tragedias”.