ARGENTINA PAISES BAJOS
09-12-2022

La Scaloneta en Qatar ¿la última esperanza para la política argentina?

A horas del trascendental partido entre Argentina y Países Bajos por los cuartos de final del mundial de Qatar 2022, analistas políticos dialogaron con La Tecla y evaluaron las implicancias en el humor social, como también en la política

La Scaloneta en Qatar ¿la última esperanza para la política argentina? - Revista Que

Al respecto, el consultor político Pablo Romá analizó el impacto en el humor social del desempeño de la selección argentina en la cita mundialista y consideró que "la relación siempre es difícil porque no es lineal, cuando se ve que el estado de ánimo general es de pesimismo e incertidumbre por la propia crisis económica o por la inflación”

En esta línea puntualizó: “Se nota que es necesario algún tipo de alegría y creo que la selección es un factor importante. Creo que lo que pasó en el primer partido prendió las alarmas por esta situación y una frustración de este tipo hubiese sido muy dura en términos sociales más allá que hay gente que no le interesa el fútbol".
 


Por su parte, y en diálogo con La Tecla, el analista político Carlos Germano, evaluó las implicancias de una eventual derrota. Al respecto indicó "es muy difícil tapar el sol con las manos, soy de los que cree que el humor social no va a cambia. La gente sabe que a fin de mes cada día cuesta más, pero sí era un bálsamo al decir que empieza el mundial, con reunión de amigos y la familia, eso generaba una suspensión y un letargo al decir que nos entretuvimos y podía venir una alegría. Obviamente, el resultado es un mazazo y la victoria de Arabia es un batacazo en todo nivel".

En caso de resultados favorables y un eventual triunfo en la final, el analista consideró que "la política se equivocaría si quiere capitalizar esto. El ejemplo más claro es el de 1986. Al otro año el radicalismo perdió la elección de mitad de mandato y perdió la provincia de Buenos Aires cuando (Antonio) Cafiero fue electo gobernador. La situación económica y de inseguridad sigue siendo lo suficientemente fuerte para cambiar el humor social. Si Argentina levanta la copa va a haber mucha alegría, mucho festejo, pero va a estar difícil capitalizarlo políticamente.