CABA, Bs As.
Lunes, 6 abril 2020
Revista Num. 875
La extensión de la cuarentena por el coronavirus agrava la situación financiera. El parate hace caer fuertemente la recaudación y los municipios deberán ser asistidos para pagar...
Ver Revista
Revista ECONOMIA EL OTRO VIRUS

CABA, Bs As.
Lunes, 6 abril 2020
Revista Num. 875
Ver Revista
26/03
JUNTO A SANTILLI Y MIGLIORE
Daniel Arroyo chequeó uno de los paradores que habilitó la Ciudad para personas sin techo
Funcionarios y legisladores porteños recorrieron las instalaciones del el parador ubicado en el Polideportivo Parque Avellaneda destinado a los sin techo. Para el gobierno de la Ciudad las personas en situación de calle no llegan a las 1500, mientras que un censo popular determinó que son más de 7000 quienes viven en esa condición social.
Daniel Arroyo chequeó uno de los paradores que habilitó la Ciudad para personas sin techo

En medio de la pandemia por coronavirus y ante el decreto de cuarentena total dispuesto por el presidente Alberto Fernández hasta el 31 de marzo, la consiga “quedate en tu casa” se volvió muy difícil de cumplir para aquellas personas que viven en situación de calle y ni siquiera pueden poner en práctica las medidas básicas de higiene para no contraer la enfermedad.

Si bien ya eran considerados “grupo de riesgo” antes de la llegada del virus a la Argentina, ahora la situación de estas personas se volvió mucho más delicada porque la contención que recibían por parte de iglesias, comedores comunitarios, ONGs o particulares se vio drásticamente reducida a raíz de las prohibiciones anunciadas.

Las legisladoras porteñas del Frente de Todos, participaron junto al Ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo; al Vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, y la Ministra de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad de Buenos Aires, María Migliore, de la recorrida por el parador ubicado en el Polideportivo Parque Avellaneda, uno de los centros destinados a albergar personas y familias en situación de calle durante el aislamiento social obligatorio que definió el Gobierno Nacional para contener el avance de coronavirus.

Según el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires hay 1.146 personas que viven a la intemperie, sobre un cartón tirado en la vereda, en los halls de entrada de los bancos, debajo de los puentes de las avenidas, en los bancos de las plazos o en las estaciones de subte. Aunque las estadísticas no oficiales son más alarmantes: la cifra se eleva a 7.251 de acuerdo a un relevamiento realizado por un grupo de organizaciones políticas y sociales.

Según la información recopilada por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), el Centro de Estudios Metropolitanos (CEM), Hábitat para la Humanidad – Argentina, La Boca Resiste y Propone y el Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad de Buenos Aires, de ese total, unas 5412 viven a la intemperie, 870 son niños y 1600 están por primera vez en la calle.

Entre las recientes medidas que tomó el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat para proteger a estos grupos de extrema vulnerabilidad, se encuentran el acondicionamiento de tres polideportivos para tener más plazas disponibles ante el aislamiento obligatorio, la ampliación del horario de atención y apertura de los centros para recibir a estas personas, y la capacitación del personal del programa Buenos Aires Presente (línea de atención social 108) y de los centros para que ante cualquier síntoma deriven a los enfermos en forma inmediata. Además, se les hizo entrega de termómetros láser -como los que se usan en los aeropuertos - para que puedan tomarles la temperatura a los adultos mayores.

En los últimos días se abrieron también como paradores los Parques Pereyra, Chacabuco, Sarmiento y el Hogar de Uspallata para Adultos Mayores. Los funcionarios presentes del Gobierno de la Ciudad anunciaron que en los próximos días se abrirán dos más, uno en el Barrio Los Perales de Mataderos y otro en Constitución. Además, se comprometieron a reforzar con equipos multidisciplinarios de profesionales y trabajadores del programa Buenos Aires Presente, apenas merme la demanda del traslado de personas y familias a los dispositivos, lo cual es indispensable ya que son muchas personas con diversas situaciones problemáticas conviviendo en un mismo espacio.
 
Según contó la legisladora de Somos, se les planteó tanto a Santilli como a Migliore, que “muchas organizaciones solidarias que generalmente suelen ofrecer un plato de comida a personas que viven en la calle, hoy no están pudiendo llegar con el voluntariado por la cuarentena y temen por su subsistencia”. “Por eso es fundamental que el Estado garantice a las miles de personas que hoy están en situación de calle todo lo necesario para poder cumplir con las medidas que se recomiendan frente a esta pandemia: un techo, higiene, atención sanitaria y buena alimentación. Se trata de una población en extremo vulnerable a la pandemia, personas mayores con problemas de salud, familias con menores, que en la calle son un riesgo para sí y para la comunidad", advirtió Velasco.
 
“Por último, planteamos la necesidad de garantizar la entrega de bolsones de comida en las escuelas y en los comedores comunitarios garantizando una buena coordinación territorial entre los trabajadores del Estado, en particular de las fuerzas de seguridad, y las organizaciones sociales y comunitarias barriales, para evitar cualquier abuso y trabajar mancomunadamente para que llegue la asistencia", finalizó la legisladora.
 

COMENTARIOS
  • Genéricos