EN PLENA PANDEMIA
30/05
Días antes de su muerte, Gustavo Guillén había sido sometido a un hisopado
En unos audios que le envió a una amiga durante su internación, el actor contó que los médicos se habían visto obligados a reprogramar su intervención quirúrgica para esperar los resultados del test de COVID-19
En la noche del jueves 28, la muerte de Gustavo Guillén, de 57 años, sorprendió a todo el mundo del espectáculo e incluso a alguno de sus seres cercanos. Y es que el actor venía luchando contra el cáncer de próstata desde hacía tiempo, pero solo se lo había comentado a unas pocas personas.

Pero ayer en Nosotros a la mañana, el periodista Tomás Dente emitió una serie de audios donde se lo podía escuchar a Guillén que, en medio de su internación, le confirmaba a una amiga íntima que se había realizado el test del coronavirus.

"Quiero operarme y salir de todo este quilombo, porque te juro que no puedo más. Estoy muy agotado, muy agotado. Pero no me queda más que esperar". Y en otro audio, ya con un tono de voz más animado, le explicaba en detalle lo sucedido: "Estoy mejor. Te comento que ayer vino el médico a última hora y me hizo un chequeo completo. Y resulta que tengo una faringitis y eso es lo que me estaba levantando la fiebre. Ahora, como el caso es sospechoso de COVID-19, hoy me tuve que hacer un hisopado. Así que tengo que esperar tres o cuatro días para el resultado. Y rezar que dé negativo, que es lo más probable, porque yo no estuve en contacto con nadie como para haberme contagiado el bicho este de ninguna manera".

Gustavo se lamentaba por esta complicación, ya que le retrasaba la intervención que con tanta ansiedad estaba esperando para terminar con su enfermedad: "Pero yo confío ciegamente que va a dar negativo, que definitivamente se trata solo de una faringitis". Y añadía: "Me dieron medicación que empiezo a tomar ahora, me la traen de la farmacia en un ratito. Tipo amoxicilina. Y bueno, a bancar hasta que venga ese resultado. Y después, si Dios quiere, reprogramar la operación cuando constatemos que eso da negativo. En el mientras tanto, porque esto va a demandar unos días, me tiene que bajar la inflamación de esa faringitis y desaparecer la fiebre".



Esos mensajes no le gustaron nada a Luciana Abelenda, su ex esposa y madre de Pedro que, en una nota con Confrontados, afirmó: "Con respecto a la divulgación de esos audios, yo no creo que Gustavo haya mandado esos audios para que sean publicados". "No sé quien difundió esos audios, pero conociendo a Gustavo y a su círculo más íntimo, conociendo su reserva, es algo que no haría público. No por ocultar algo, sino porque es su personalidad", cerró la bailarina.