RELEVAMIENTO SOCIAL
11/06/2020
Sin internet ni notebooks: la compleja realidad educativa en villas porteñas
Como contó Revista Qué, la Justicia porteña le ordenó a Larreta a que garantice conección a internet y computadoras a los niños y adolescentes que viven en barrios vulnerables. Ahora, un estudio saca a la luz las dificultades de la educación virtual en tiempos de pandemia. Porcentajes alarmantes.
Días atrás, la Justicia porteña le ordenó al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, que garantice la conexión a internet en las villas, asentamientos y barrios de emergencia de la Ciudad. También le ordenó otorgar un computadora portátil, notebook o tablet a cada a estudiante que se encuentre en situación de vulnerabilidad social.

Ahora, según un relevamiento realizado por la Universidad Popular del Movimiento Barrios de Pie (Somos) a 200 niños, niñas y adolescentes que concurren a centros educativos comunitarios de doce barrios populares, el 82,5 por ciento no tiene internet, el 70 por ciento no posee computadora y el 85 por ciento no recibió, hasta la fecha, ningún cuadernillo impreso.
 
El estudio agrega que ninguno de los niños con discapacidad que asisten a estos apoyos escolares está teniendo continuidad pedagógica, al igual que el 5 por ciento que no pudo acceder a la vacante. Además, da cuenta de que en el 92 por ciento de los casos, los docentes están presentes de alguna forma (mail, Whatsapp, mensaje de texto) y que en un 80% son las madres las que llevan adelante el acompañamiento.
 
“Estos datos son muy valiosos para mostrar la necesidad que tenemos en la Ciudad de contar con políticas públicas con presupuesto para garantizar la continuidad de la escolarización en términos de inclusión y de calidad educativa para todos los estudiantes porteños, sin desventajas para quienes tienen un menor nivel adquisitivo, sobre todo para los niños y niñas de nuestros barrios más humildes. Desde el bloque del Frente de Todos hemos presentado cinco proyectos para que el Estado provea los recursos necesarios a fin de garantizar la continuidad pedagógica durante la emergencia sanitaria por COVID-19”, manifestó la legisladora y presidenta de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud, Laura Velasco.
 
Y continuó: “Luego de haber recorrido varias escuelas de distintas comunas, presenté un pedido de informes acerca de la entrega de materiales pedagógicos impresos por parte del Ministerio de Educación de la Ciudad, ya que según pudimos ver, lo único que acompañaba a las Canastas Nutritivas entregadas en las escuelas por el Gobierno porteño era un librito de recetas para cocinar fideos y arroz”.
 
“Las familias nos cuentan que del colegio del mandan actividades por mail pero no pueden imprimirlas y que si bien usan los celulares, son muy pocas las posibilidades que tienen de vincularse con los y las docentes a través del correo electrónicos o los grupos de What’s App. En este sentido, desde el bloque también propusimos iniciativas para garantizar internet gratuita incluyendo a los estudiantes universitarios”, explicó la legisladora.
 
Desde el  16 de marzo pasado, en el marco de la pandemia de coronavirus y a fin de evitar los contagios, se suspendieron las clases presenciales en todas las instituciones educativas del país. La necesidad de contar con dispositivos tecnológicos y conexión a internet para poder continuar con las tareas escolares dejó al descubierto la brecha tecnológica que existe en el distrito más rico de la Argentina.
 
El estudio de la Universidad Popular concluye explicitando la necesidad de garantizar “computadoras y conectividad para estudiantes y docentes, uso gratuito de mensajes de texto y audios de What’s App hasta que regresen las clases presenciales y material pedagógico impreso, libros, recursos para la educación artística y juegos didácticos con especial énfasis en la educación de la primera infancia”.