05/06
SALUD PUBLICA
La década perdida
Un informe revela el severo deterioro de la salud pública en los últimos diez años de macrismo en la Ciudad. La retracción del sistema en el distrito más rico del país se evidencia en la reducción de la cantidad de camas y disminuciones en consultas externas, en centros de salud e internaciones.
La década perdida
La fundación Soberanía Sanitaria publicó un demoledor informe, donde da cuenta del grave retroceso que tuvo la Ciudad de Buenos Aires en materia de salud durante la última década de administración macrista. El paper revela el vaciamiento lento y progresivo del sistema sanitario en el distrito más rico de toda la Argentina.

Basados en datos oficiales del Gobierno de la Ciudad, a partir de distintos indicadores se demuestra el sistemático deterioro del proyecto sanitario que empezó Mauricio Macri, allá por 2007, y hoy continúa con Horacio Rodríguez Larreta. La cantidad de camas disponibles, los egresos hospitalarios y el número de consultas médicas -tanto externas como por guardia- son algunos de los indicadores sanitarios con los cuales se puede evaluar el estado que reviste un sistema de salud. 

En cuanto a la cantidad de camas disponibles en el sistema público de salud se pudo constatar que durante el período 2007-2017 -último año que registra datos oficiales- hubo un número de 563,7 camas menos. El informe plantea que ese faltante de camas equivale al cierre de los dos hospitales pediátricos de la Ciudad (Gutiérrez y Elizalde) o al cierre de dos hospitales generales, como el Durand y el Santojanni.

Según los datos publicados, en el ámbito público porteño se ha pasado de 25 camas cada 10.000 habitantes en 2003 a 23 camas cada 10.000 habitantes en 2017. Como contrapartida, en un recorte temporal similar, en el sistema sanitario nacional, este indicador ha aumentado, pasando de 33 camas cada 10.000 habitantes en 2001 a 37 camas cada 10.000 habitantes en 2016 (último dato disponible). Otro de los índices que exponen cómo se ha resentido el sistema de salud es la cantidad de egresos hospitalarios registrados. El informe mentado reveló la significativa baja de egresos, lo que permitiría deducir la caída en el número de internaciones en CABA, que está estrechamente vinculado a la merma en la cantidad de camas disponibles. 

Revista Qué consultó a Juan Carlos Ybarra, representante de ATE Capital en el Hospital de Salud Mental José T. Borda, quien dijo que “el sistema de salud pública porteña sufrió un deterioro progresivo desde la primera gestión de Macri en el Gobierno de la Ciudad hasta el presente. Todo aquello que habían prometido, que los hospitales iban a funcionar 24 horas, que se iban a otorgar turnos por teléfono, que no se iban a hacer más colas, nunca se concretó”.

En diálogo exclusivo con este medio, Daniel Gollán, ministro de Salud de la Nación durante el gobierno de Cristina Kirchner y hoy vocal de Soberanía Sanitaria, dio su opinión sobre la realidad en el distrito capitalino. “Toda la política sanitaria de la Ciudad ha sido ir, por goteo, reduciendo la capacidad funcional de la estructura de salud de la Ciudad de Buenos Aires”. 

Durante el período de Mauricio Macri al frente de la jefatura de Gobierno hubo una disminución drástica del presupuesto de Salud. Entre 2007 y 2015, la partida se redujo del 24% al 16% sobre el total de la torta presupuestada de la Ciudad. El exfuncionario nacional agregó que “eso es lo que refleja el estudio, medido en una serie de variables, que son la cantidad de camas disponibles -cómo se perdieron-, la cantidad de egresos -la cantidad de gente que ingresa y sale-, la cantidad de consultas ambulatorias que se hacían. Todo tiende a la baja, con números como claramente se ve en el informe”. 

Gollán advirtió que también se debe tener en cuenta que en los últimos años hubo muchas personas que, debido a la crítica situación económica, perdieron sus obras sociales o sus prepagas y que, por necesidad, empezaron a atenderse en los hospitales públicos. “Ahí se genera una tensión entre una demanda creciente y una estructura hospitalaria que se ha ido achicando. Ahí tenemos un cuello de botella”, apunto el exministro. 

Volviendo al informe, el mismo destaca que la suba de consultas por guardia, en detrimento de las consultas externas, dan la pauta de que gran parte de la población asiste ante la inminencia de un problema de salud y no de forma preventiva. Se entiende que en un sistema de salud bien organizado, las consultas ambulatorias son preferibles antes que las consultas por guardia.

Ybarra, trabajador de años del Borda, sostuvo que en materia de infraestructura, “los hospitales se vienen deteriorando; se hicieron algunas reparaciones y algunas obras a medias, pero eso no alcanza”. Y agregó que “lo que hicieron (el Gobierno) es tercerizar todos los servicios. Habían empezado por la cocina, por el mantenimiento y la limpieza. Todo lo que se hacía, años atrás, con personal de planta propio de estos hospitales se terminó tercerizando y favoreciendo el negocio de privados”.

Entre las conclusiones del informe, Soberanía Sanitaria apunta que, tras diez años de ad-ministración, “la gestión del macrismo en la Ciudad ha dejado al sistema de salud con menor capacidad de respuesta. Pero, también, se ha priorizado un modelo orientado a la atención más que a la prevención y a la promoción, que no prioriza la Atención Primaria de la Salud como estrategia”. 

Además argumenta que el deterioro se basa en la disminución de camas, equivalente, aproximadadamente, al cierre de dos hospitales generales; sumado a la baja de los egresos hospitalarios, una disminución de las consultas externas y de las consultas en CeSAC y un leve aumento de las consultas por guardia. Daniel Gollán aseveró que “la mejor manera de ir logrando un proceso de privatización y que los ciudadanos tengan que sacar de sus bolsillos para pagar cada vez más prestaciones de salud es desfinanciar el sistema de salud”.

Por último, el exfuncionario apuntó a que la administración de Horacio Rodríguez Larreta no tiene excusas por el deterioro en el área de salud pública. “En la Ciudad de Bue-nos Aires, no hay herencias, no se pue-de esgrimir ninguna justificación de herencia recibida, porque desde 2007 gobernó Mauricio Macri. Por lo cual, todo lo que viene pasando en Ciudad con la salud es directa responsabilidad por las decisiones políticas que tomó este Gobierno”, cerró Gollán.

Atención primaria: también decayó
El informe de Soberanía Sanitaria mostró que la atención primaria de la salud en Ciudad, también se resintió. En los 44 Centros de Salud y Acción Comunitaria (CeSAC) se redujó el número de consultas. Según las cifras oficiales, en 2007 se hicieron 869.435, y en 2015 (último dato disponible) se registraron 694.647 atenciones. Los datos evidencian una mala organización del sistema, por la falta de prevención.

5x1, el negocio sigue en marcha
Con la creación de la Unidad de Proyectos Especiales (UPE) Complejo Hospitalario Sur continúa en marcha el proyecto de Larreta de unificar cinco centros de salud en terrenos del hospital Muñiz. Los mismos serían el propio Muñiz y los nocosomios Udaondo, Ferrer, Marie Curie y el Instituto de Rehabilitación Psicofísica. Sobre el proyecto pesa la sospecha de posibles negocios con los lotes que quedarían liberados. “La venta de los terrenos es un negociado inmobiliario; por eso se han incluido en este proyecto hospitales que están en zonas con un alto valor inmobiliario, como son el IREP y el Curie”, denunciaron trabajadores de la salud porteña.

Sigue la lucha por ser reconocidos
Los enfermeros porteños continúan en pie de guerra ante la gravísima situación que viven. El año pasado, la Legislatura aprobó una norma que no reconocía al personal de enfermería como profesionales de la salud. En febrero de este año, el jefe de Gobierno firmó un acta con el gremio de estatales SUTECBA por la cual se ratificó la discriminación que sufren los enfermeros. Según relataron, con el nuevo encuadramiento propuesto por Larreta serían considerados como administrativos y sufrirían una pérdida salarial de $15.000. Mientras tanto, las enfermeras y enfermeros porteños siguen organizados para poder conseguir el paso a la carrera profesional.

Nunca se aplicó la ley de Salud Mental
Los trabajadores de los hospitales de Salud Mental de la Ciudad reclaman que nunca se aplicó la ley 448, de Salud Mental. “La normativa es bastante buena, pero nunca se aplicó porque no otorgaron el presupuesto necesario para hacer las cosas que hay que hacer”, dijo uno de los profesionales del medio. 

CUS: una iniciativa muy resistida    
La Cobertura Universal de Salud (CUS) es un programa promovido por el gobierno de Mauricio Macri que tiene como objetivo “que todas las personas tengan acceso gratuito a servicios integrales, adecuados, oportunos y de calidad cercanos a su domicilio”. La iniciativa fue rechazada de plano por distintos sectores del ámbito sanitario. Entre ellos, el exministro de Salud Daniel Gollán, quien dijo: “La gente va a tener que pagar por servicios que antes no pagaba. Van a dar una credencial, y la gente va a acceder a una canasta básica de prestaciones. Hasta determinado límite, te paga el Estado”. Y añadió que “con el sistema actual, no hay límite”. 
Calle 44 Num. 372 La Plata, Buenos Aires. Argentina Tel. +54 (0221) 4273709
Revista Qué Todos los derechos Reservados 2004-2019
Imprimir