Revista Qué

28 Sep 2015 | Descentralizacion

Ley de Comunas: ¿década ganada?

A diez años de la promulgación de la normativa son numerosas las críticas. El legislador Camps promueve el debate para “derribar los obstáculos que restringen su implementación”.

El próximo 4 de octubre la Ley de Comunas (1.777) cumplirá diez años de su promulgación. En ese marco, el diputado porteño Adrián Camps (PSA) encabezará este lunes una jornada de debate y reflexión para “poner el foco en las necesidades y pensar acciones concretas para derribar los obstáculos que restringen su implementación”.

Desde su sanción en 2005, la Ley de Comunas ha sido duramente criticada por miembros de la oposición porteña que, en reiteradas ocasiones, presentaron iniciativas para profundizar la participación vecinal.

sede comuna 14

En esta línea, Qué reflejó en diferentes ediciones el reclamo por la falta de descentralización real de las Juntas Comunales que, actualmente, se encuentran bajo la órbita de la Secretaría de Gestión Comunal y Atención Ciudadana, a cargo de Eduardo Macchiavelli, y que, a su vez, están subordinadas a las decisiones de su presidente.

“El gobierno de Macri, con Macchiavelli y los 15 presidentes se quedaron con todo el poder, que debería tener el resto de la Comuna y así termina funcionando y pasando lo que pasa en las comunas que con un presupuesto que se podría estar mucho mejor, hoy tenes la Ciudad que tenés”, apuntó Julieta Costa Díaz, representante de la Comuna 13 por el Frente para la Victoria.

Esta postura se replica en el resto de las comunas porteñas. En algunos casos, el mismo oficialismo reconoce la falta de independencia y el poder acotado al que se enfrentan los integrantes de las Juntas Comunales del PRO.

Desde que asumió su segundo mandato, Mauricio Macri intentó en dos ocasiones modificar la ley Orgánica de Comunas. En 2011 y 2013, envió a la Legislatura porteña un proyecto para sustituir y modificar ciertos artículos de la ley 1777 con el objetivo de avanzar en “el proceso de descentralización de la Ciudad, y una forma plena de democracia participativa, preservando la unidad política y el interés general de la Ciudad”.

En líneas generales, la iniciativa preveía eliminar el patrimonio de las Comunas, imponer un “tope” por parte del gobierno porteño en la confección de cada presupuesto y recortar las competencias de sus representantes.

En ambas oportunidades, recibió el rechazo absoluto tanto de la oposición como gran parte de los vecinos que integran los Consejos consultivos que calificaron la medida como “un golpe de Estado contra las Comunas”. Ante las presiones, el gobierno decidió poner el proyecto en stand by.

Los intocables 

Tal como publicó Qué, los presidentes de algunas juntas comunales bien podrían ser “Los intocables de Eduardo Macchiavelli”, puesto que gozan de asombrosa libertad y difícilmente sean investigados, por lo menos en lo que respecta a los organismos de control extra judiciales. La falta de descentralización y las confusas responsabilidades de los miembros de la Junta Comunal generan el escenario perfecto.

Este año, dos casos dieron cuenta de ello cuando comuneros de la oposición recurrieron a la Procuración General de la Ciudad para que determine la legalidad de contrataciones aprobadas por los titulares de Caballito y Palermo, sin consideración del resto de la Junta, como lo estipula la legislación vigente y la Constitución de la Ciudad. Ambos pedidos quedaron en la nada. La explicación fue que la Procuración porteña no puede dictaminar sobre la legalidad de actos administrativos ante pedidos individuales, sino que tal solicitud debe llevarse adelante a través de un requerimiento orgánico, es decir, en representación de la Junta.

Así las cosas, aún queda mucho camino por recorrer en el escenario comunal. Quien se hizo eco de ello fue Carlos Tomada, legislador electo por el FpV, quien señaló que “hay que trabajar desde la Legislatura para recuperar y fortalecer a las Juntas comunales, que deben jugar un rol central para la participación popular. Debemos rescatarlas del abandono a las que las sometió el macrismo”.

La posta ahora quedará en manos de la nueva gestión a cargo de Horacio Rodríguez Larreta y próxima conformación parlamentaria que, a fin de cuentas, serán los únicos capaces de modificarla.

Compartir
?