Revista Qué

23 Mar 2017 | juegos de terror

¿Más plazas en el Cementerio?

Al Gobierno de la Ciudad no le alcanzó con construir el Parque Elcano en el Cementerio de la Chacarita. Ahora, según contaron a Qué desde el seno de la Junta Comunal 15, se vienen otros proyectos que profundizarán el conflicto. “La Plaza del Horror” (o Parque Elcano), cuya construcción anticipó Qué meses atrás, tendrá compañía. […]

Al Gobierno de la Ciudad no le alcanzó con construir el Parque Elcano en el Cementerio de la Chacarita. Ahora, según contaron a Qué desde el seno de la Junta Comunal 15, se vienen otros proyectos que profundizarán el conflicto.

“La Plaza del Horror” (o Parque Elcano), cuya construcción anticipó Qué meses atrás, tendrá compañía. Lejos de hallar conformidad con la inauguración de esa plaza, pegada al Cementerio de la Chacarita y a escasos metros de la cámara frigorífica mortuoria,  el Gobierno de la Ciudad ya puso primera en lo que será la construcción de más parques linderos al sacramental.

Así lo informaron desde la Junta Comunal del distrito 15, que integra a los barrios de Chacarita, Villa Crespo, Paternal, Agronomía y Villa Ortúzar. “El conflicto se va a profundizar porque hay proyectos para parques nuevos en la zona”, indicaron a Qué.

El Parque Elcano ya fue inaugurado mese atrás. Tiene juegos para chicos, canchas de básquet y mobiliario para deportes. La construcción implicó la amputación de tres hectáreas al Cementerio de la Chacarita y la demolición de muros históricos. Sectores que se opusieron denuncian que se exhumaron cadáveres.

Ubicado en terrenos del cementerio, es centro de una polémica, dado que ONGs, trabajadores del lugar e historiadores denunciaron que en el terreno podría haber restos humanos. El Gobierno porteño lo negó y aseguró que el lugar estaba en desuso.

Cabe recordar que en el mes de abril del 2016, los vecinos del barrio y los visitantes del sacramental empezaron a advertir el vallado de la zona. Y en cuestión de semanas, las máquinas del Gobierno de la Ciudad, sin previo aviso, tiraron abajo extensos y enormes muros históricos que contenían nichos vacíos pero en perfecto estado, y enrejaron el perímetro. Acto seguido, se procedió al removimiento de tierra y posterior pavimentación del terreno, contaminado por albergar cadáveres hasta hace pocos años.

Ahora, se viene un nuevo capítulo que tendrá, otra vez, tintes de terror.

Compartir
?