Revista Qué

24 Ene 2017 | seguridad porteña

¿Nueva policía o más de lo viejo?

El 1° de enero, se puso en marcha la nueva Policía de la Ciudad, una fusión entre la Federal y la Metropolitana. La creación de la flamante fuerza tuvo un amplio consenso y, luego de un fuerte debate, se incluye-ron varias modificaciones al proyecto inicial del Ejecutivo porteño. Pero no todo lo que brilla es […]

El 1° de enero, se puso en marcha la nueva Policía de la Ciudad, una fusión entre la Federal y la Metropolitana. La creación de la flamante fuerza tuvo un amplio consenso y, luego de un fuerte debate, se incluye-ron varias modificaciones al proyecto inicial del Ejecutivo porteño. Pero no todo lo que brilla es oro.

policia #119

Recién estrenada, la Policía de la Ciu-dad tuvo un debut polémico. El conflicto con los manteros en Once puso en discusión cuáles serán las prioridades que se le asignarán, desde el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, a la nueva fuerza de seguridad.

Dos legisladores opinaron sobre el tema, buscando un vértice que permita visualizar hacia dónde se dirige la política de seguridad porteña, analizando, en particular, su brazo ejecutor. Andrea Conde (FpV) y Gabriel Fuks (Corriente Nacional de la Militancia) realizaron un análisis sobre el accio-nar de la Policía de la Ciudad en estos primeros días de funciona-miento. Además, describen el posible escenario que se plantea en cuanto a Seguridad en la ciudad de Buenos Aires.

Sobre el control de la nueva Policía, Fuks expresó que, durante el debate por el traspaso de la Policía, él advirtió que era necesario que, durante el proceso de fusión, la conducción política (de la fuerza) fuera absolutamente clara, ya que “hay tendencias corporativas de la Federal que pueden colarse y condicionar el traspaso. El vicepresidente segundo de la Comisión de Seguridad de la Legislatura aseguró que muchos hechos de inseguridad del segundo semestre de 2016 se dieron por la resistencia, para que continúe una matriz de negocios espurios”.

Andrea Conde planteó que, “si bien el proyecto (de la nueva Policía) es bueno y, además, desde el FpV, logramos que se escucharan y se incorporaran varias modificaciones, a veces con una ley no alcanza si, en la práctica, se convierte en otra Metropolitana. Es por eso que estamos muy alertas con la nueva Policía de la Ciudad”.

Ambos legisladores subrayaron el tema de la corrupción dentro de la nueva fuerza policial. Conde afirmó que “para garantizar el buen funcionamiento de la Policía de la Ciudad, es indispensable terminar con la corrupción que está enquistada desde hace tiempo en la Policía”.

Los diputados coinciden en que la corrupción en las fuerzas policiales es una práctica que está institucionalizada y legitimada, y que se basa en la recaudación ilegal de fondos que provienen de actividades delictivas que la propia institución policial protege o regula. Afirman que, mediante la “caja”, los jefes policiales someten a los escalafones menores, utilizando esos fondos como plus salarial. Tanto Conde como Fuks están de acuerdo a la hora de afirmar que, “si desde el gobierno de la Ciudad no se ataca este problema -la corrupción-, que está en el núcleo, será muy difícil contar con una Policía de la Ciudad a la altura de lo que merecen los porteños y porteñas”.

Revista Qué intentó comunicarse con Juan Pablo Arenaza (PRO), presidente de la Comisión de Seguridad, pero el legislador se halla fuera del país.

Otro de los puntos de debate con res-pecto a la nueva Policía de Larreta es el rol que ésta tendrá frente a la pro-testa social. Gabriel Fuks expresó: “Yo no estoy en contra del control ordenado territorial que una fuerza lo-cal debe ejercer”, pero aseguró que “hay una presión mediática y política para transformar a la Policía de la Ciudad en una fuerza de limpieza de piquetes de las calles y no en una fuerza de seguridad ciudadana”.

Conde declaró: “Desde ya que nos parece repudiable que Rodríguez Larreta haya hecho debutar a la nueva Po-licía con la represión a los manteros en el barrio de Once. Esperamos que ésta cumpla con los lineamientos de la nueva normativa y que no se dedique a reprimir la protesta social en la ciu-dad de Buenos Aires”.

El fantasma de la “Bonaerense” apa-rece cada vez que se habla de corrupción y del uso excesivo de la fuerza po-licial. “Mi preocupación es que se está incubando un nuevo mons-truo que trae lo peor de la vieja Poli-cía Federal en una matriz totalmente nueva. Y, además, con una lógica que, vinculada al seguro incremento del vo-lumen de la protesta social, va a transformarla en una gendarmería de desalojo de las calles de la ciudad de Bue-nos Aires”, sentenció Fuks.

Por último, Conde advirtió que “el objetivo es fortalecer el paradigma de seguridad democrática, que creemos que debe ser el marco de todo el accionar del Gobierno porteño en materia de seguridad en la ciudad de Buenos Aires”.

Compartir
?