Revista Qué

23 Ene 2017 | Parque Elcano

Ya funciona la “Plaza del Horror”

El Parque Elcano ubicado en Chacarita o la “Plaza del Horror” como la llaman los vecinos ya fue inaugurado tiene juegos para chicos, canchas de básquet y mobiliario para deportes. Pero, no todos los vecinos visitan las tres hectáreas que el nuevo espacio verde ofrece. Como había adelantado Qué en su edición #107 la construcción implicó la […]

El Parque Elcano ubicado en Chacarita o la “Plaza del Horror” como la llaman los vecinos ya fue inaugurado tiene juegos para chicos, canchas de básquet y mobiliario para deportes. Pero, no todos los vecinos visitan las tres hectáreas que el nuevo espacio verde ofrece.

la-plaza-del-horror

Como había adelantado Qué en su edición #107 la construcción implicó la amputación de tres hectáreas al Cementerio de la Chacarita y la demolición de muros históricos. Sectores que se opusieron denuncian que se exhumaron cadáveres y solicitan información sobre una obra con impacto ambiental.

Se trata de un parque limítrofe a las tumbas, nichos y panteones del Cementerio de Chacarita, sobre la calle Elcano. Allí se construyó un enorme pulmón verde de tres hectáreas que cuenta con postas y sendas aeróbicas, patios de juegos, bicisendas y canchas de fútbol-tenis.

Ubicado en terrenos del cementerio, es centro de una polémica, dado que ONGs, trabajadores del lugar e historiadores denunciaron que en el terreno podría haber restos humanos. El Gobierno porteño lo negó y aseguró que el lugar estaba en desuso.

Cabe recordar que en el mes de abril del 2016, los vecinos del barrio y los visitantes del sacramental empezaron a advertir el vallado de la zona. Y en cuestión de semanas, las máquinas del Gobierno de la Ciudad, sin previo aviso, tiraron abajo extensos y enormes muros históricos que contenían nichos vacíos pero en perfecto estado, y enrejaron el perímetro. Acto seguido, se procedió al removimiento de tierra y posterior pavimentación del terreno, contaminado por albergar cadáveres hasta hace pocos años.

En ese etonces, la comunera del FpV del distrito Camila Rodríguez le indicó a Qué: “Lo están impermeabilizando con grandes playones de hormigón y cemento”. A ella no le caben dudas: cree que, para iniciar la obra, tuvieron que haber desenterrado cadáveres. “Los trabajadores del cementerio dicen que había NN enterrados en el lugar. No se sabe cómo fue el proceso para las exhumaciones”, dijo.

Sin embargo, desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, que conduce Eduardo Macchiavelli, aseguraron que se trata de una zona que siempre estuvo en desuso. “No había cuerpos. Lo que sí había era un muro histórico que separaba la avenida Elcano y que fue demolido”, señaló una fuente del organismo.

Por su parte, el investigador histórico de costumbres funerarias, Hernán Vizzari, explicó que “esa parte de la necrópolis albergó muertos durante 80 años y fue abandonada en 2010. El sector quedó repleto de cruces y sepulturas, la vegetación creció y se perdió de vista la disposición de las mismas. Tiempo después, las cruces desaparecieron, se cortó la vegetación y emergió un llano de tierra sin uso”.

“Que hayan puesto cemento lleva a pensar que no se hizo la remoción correspondiente o que aíslan el terreno para que no haya sorpresas a futuro”, agregó el especialista en costumbres funerarias.

La “plaza del horror” está pegada a la cámara frigorífica mortuoria del cementerio, un compartimento donde se reparan ataúdes pinchados o explotados por acumulación de gases. Emana olores putrefactos y despide grandes cantidades de líquido cadavérico.

La cámara frigorífica cuenta con una morgue donde se colocan provisoriamente los cadáveres hasta que se arreglen sus ataúdes. “Ocurrió que en varias ocasiones se rompió un grupo electrógeno que abastecía dicho sistema de refrigeración, y a 100 metros a la redonda llegaban olores nauseabundos y persistentes”, contó Vizzari. Y agregó: “No se puede emplazar un área de divertimentos para chicos y la familia donde se manipulan cadáveres, es ilógico. Por algo existen paredones que aíslan visualmente los trabajos que se hacen”.

En su momento, a las objeciones de la juntista Rodríguez se sumron el gremio de trabajadores del Cementerio SOECRA, la Defensoría de la Ciudad, grupos vecinales, organizaciones como “Basta de demoler” y varios legisladores. Todos nucleados en un reclamo común: que el Gobierno de la Ciudad brindara detalles elementales de la obra y no se mantuviera en mute. Puesto que no salió a la luz ningún certificado de Aptitud Ambiental que valide el Proyecto, y geólogos consultados por quienes se opusieron sostienen que el lugar no era apto para una obra de esa dimensión. “Es un capricho de Larreta y Macchiavelli”, subrayaron.

También sostienen que Parque Elcano sólo es la punta del iceberg. Hay una fuerte sospecha de que pronto buscarán extirparle 25 hectáreas más al cementerio. “Si este plan es tan grande, que lo hagan público”, manifestó Rodríguez, quien brega por la transparencia presupuestaria.

El proyecto de lo que el Gobierno denomina “Nuevo Parque Elcano” se enmarca en la licitación 1463/2014 de obras de mantenimiento, por un monto cercano a los 600 millones de pesos.

“Es de las mejores inversiones que puede hacer una ciudad para mejorar la calidad de vida de los vecinos, para el cuidado del medio ambiente, para el esparcimiento, para el encuentro”, expresó el mandamás porteño cuando anunció el comienzo de las obras.

 

Compartir
?