Revista Qué

4 Nov 2015 | Rompió el silencio

La viuda de Williams contó que sufría demencia

A más de un años del suicidio de Robin Williams, noticia que paralizó al mundo entero, Susan Schneider habló de los últimos momentos del artista, como así también de su última noche.

robinLa viuda de Robin sostuvo que el fallecido actor estadounidense sufría demencia con cuerpos de Lewy (DCL), una enfermedad neurodegenerativa que altera el estado de ánimo, el movimiento y provoca alucinaciones.

Pocos días después de que decidiera suicidarse, el 11 de agosto de 2014 a los 63 años, su esposa reveló que luchaba contra el mal de Parkinson, la depresión y la ansiedad.

Tuvo ataques de ansiedad que lo paralizaban. Una vez calculó mal al cerrar una puerta y acabó con la cabeza ensangrentada y rigidez muscular. Era incapaz de decir qué le había pasado“, sostuvo.

Los primeros trastornos comenzaron a ser visibles en noviembre de 2013. “Aparecían como una máquina de pinball. No sabías exactamente hacia dónde mirar”, explicó su viuda.

Y las cosas fueron empeorando unos meses antes de su muerte. “Él era muy consciente de que estaba perdiendo el juicio y que no había nada que se pudiera hacer al respecto. Esta enfermedad era más rápida y más grande que nosotros“.

Además detalló la última noche que lo vió con vida: “Yo estaba en la cama y él vino a la habitación, me dijo ‘Buenas noches mi amor’ y se marchó con su iPad. Parecía que tenía algo que hacer y pensé: ‘Esto significa que está mejorando’. Fui la última vez que lo vi“.

Asegura que “no lo culpa de haberse suicidado” y que “fue el mejor amor que haya soñado“.

Robin Williams, de 63 años, se ahorcó con un cinturón en su casa de Tiburón, en el área de la Bahía de San Francisco (California, EE.UU.) el 11 de agosto de 2014.

 

Compartir
?