Revista Qué

27 Jul 2015 | Una historia admirable

Ryan, el niño que llevó agua a medio África

La historia del canadiense Ryan Hreljac y de su ONG que construye pozos en África, se parece a un verdadero cuento, donde los sueños se hacen realidad.

ryan 10ryan 3  ryanryan 5 ryan 4ryan 6 Corría 1998 cuando Ryan, nacido en 1991 y con apenas siete años escuchó con atención cuando su maestra contó cómo vivían los niños en África, y que tenían que caminar durante kilómetros, para conseguir agua.

“Recuerdo que otro alumno preguntó cuánto tenían que andar para llegar a un lugar con agua potable y ella respondió cinco mil pasos”, relata Hreljac, que hoy tiene 24 años.

“Conté los pasos que yo tenía que dar desde el aula a la fuente más cercana y eran solo diez”.

Enseguida Ryan le preguntó a la maestra cuánto costaría llevarle agua. La maestra lo pensó un poco y recordó una organización llamada WaterCan dedicada al tema, y le dijo que un pequeño pozo podía costar unos 70 dólares.

Cuando llegó a su casa fue directo a su madre Susan y le dijo que necesitaba 70 dólares para comprar un pozo para los niños africanos. Su madre le dijo que debía ganárselos él mismo, y le fue poniendo tareas en casa con las que Ryan se ganaba algunos dólares a la semana.

Finalmente reunió los 70 dólares, y pidió a su madre que lo acompañara a la sede de WaterCan para comprar su pozo para los niños de África.

Cuando lo atendieron le dijeron que lo que costaba realmente la perforación de un pozo eran 2000 dólares. Susan le dejó claro que ella no podía darle 2000 dólares, por más que limpiara cristales para toda la vida, pero Ryan no se rindió. Le prometió a aquel hombre que volvería… y lo hizo.

Junto a sus hermanos, vecinos y amigos entre todos lograron juntar los 2000 dólares, Ryan volvió triunfal a WaterCan para pedir su pozo.

En enero del 99 se perforó un pozo en la Escuela de Primaria Angolo, en el norte de Uganda. A partir de ahí empieza la leyenda. Ryan no ha parado de recaudar fondos y viajar por medio globo buscando apoyos.

Ryan asistió a la ceremonia de apertura junto a sus padres, donde todos los alumnos corearon su nombre. Allí conoció a Akana Jimmy, que en su momento tenía ocho años, y hoy es su gran amigo.

Animado al ver que su esfuerzo estaba dando resultados, decidió que no debía conformarse con eso, y así nació Ryan´s Well Foundation.

La ONG que fundó ha ayudado a construir más de 700 pozos, y calcula que ha facilitado el acceso al agua potable a unas 736.000 personas en unos 30 países, en África, Asia y Centroamérica.

Ahora Ryan Hreljac estudia en la Universidad de Halifax, en el este de Canadá, Desarrollo Internacional y Ciencias Políticas, y continúa su trabajo con la ONG dando conferencias por todo el mundo sobre la falta de acceso al agua en el mundo pobre.

Su trabajo ha sido reconocido por Unicef y ha recibido la Orden de Ontario, la condecoración más importante de su provincia de origen.

Preguntado por sus planes para el futuro, Ryan dice que su ONG tratará de continuar con su “pequeño aporte”, para resolver los problemas de acceso al agua.

A pesar de su inusual logro, Ryan no se considera distinto. “No hay nada especial en mí. Fue este proyecto lo que resultó ser algo increíble”.

Ryan ha recibido muchos premios por su trabajo y su mensaje ha sido destacado en espacios tan conocidos como el show de Oprah Winfrey , estrella de la televisión norteamericana, el canal de noticias CNN o en la también cadena de televisión CBC.

Numerosos libros, revistas y periódicos han contado su historia, y según cuenta en su web, ha conocido a mucha gente importante en el mundo.

Importante o famosa, porque según dice él mismo: “La gente más impresionante que he encontrado son otros niños que también quieren ayudar”.

Su amigo Jimmy, que se convirtió en parte de la familia desde su primer encuentro, obtuvo en 2007 la ciudadanía canadiense, y cursa también estudios universitarios en el país.

Compartir
?