Revista Qué

14 Jul 2015 | Preso por error

Tras 13 años recuperó su libertad

Alan Beaman pasó más de 13 años en la cárcel, antes de que la Corte Suprema de Illinois revocara su condena por asesinato.

alan 2Alan tenía 22 años cuando lo condenaron y fue a la cárcel por el homicidio de su ex novia, Jennifer Lockmiller, ocurrido en 1995.

Sólo que él no la había matado, y los únicos que creían en su inocencia eran sus padres y sus abogados del Centro de Condenas por Error de la Universidad Northwestern, en Illinois.

Ellos trabajaron sin tregua en su caso y, en 2008, cuando ya hacía 13 años que estaba recluido, lograron que el Supremo Tribunal de Illinois escuchara su apelación.

Alan ya había perdido cinco apelaciones; cinco veces esperó un veredicto a su favor y cinco veces lo enviaron de nuevo a su celda.

La fiscalía basó su alegato en el hecho de que que su relación con Jennifer había sido inestable, aunque nunca fue violento.

Como móvil del crimen, argumentaron que Alan estaba celoso de sus ex novios, lo cual era cierto. Pero esta vez sus abogados tenían un as bajo la manga: pruebas, pasadas por alto en el primer juicio, de que el joven estaba a 225 kilómetros de distancia cuando asesinaron a Jennifer.

Jennifer Lockmiller, un estudiante de la Universidad Estatal de Illinois, fue estrangulada con un cable eléctrico en su casa.

El asesinato hizo temblar la comunidad Bloomington-Normal, y provocó una investigación de alto perfil por la policía y los fiscales locales.

En la mañana del 22 de mayo de 2008, el juez estaba listo para pronunciar su veredicto. Un guardia hizo salir de su celda a Alan, y en el pasillo se encontró a su amigo Armando. Parecía más nervioso que yo.

Minutos después, escuchó el veredicto. Después de 13 años de vivir un infierno, finalmente salió en libertad.

El 29 de enero de 2009, los fiscales retiraron todos los cargos contra Beaman, que había servido 13 años en prisión por un asesinato que no cometió.

En 2012, la prueba de ADN reveló la presencia de dos hombres sospechosos hasta ahora desconocidas. En 2013, Beaman se le concedió un certificado de inocencia y recibió 175.000 dólares del Tribunal de Reclamaciones Illinois.

En enero de 2014, una demanda civil que Beaman presentada contra la policía y los fiscales que intervienen en su caso fue desestimado.

En marzo de 2014, Beaman presentó una demanda en la Corte de Circuito del Condado de McLean por daños y perjuicios. En enero de 2015, el gobernador de Illinois, Pat Quinn, indultó a Beaman basado en la inocencia real.

Actualmente el joven mantiene una demanda en contra de cinco agentes de la policía y dos fiscales por conspirar para incriminarlo con pruebas falsas.

Compartir
?