Revista Qué

19 Oct 2015 | La historia de Darek Fidyka

Volvió a caminar tras revolucionario trasplante

Darek Fidyka (38) de nacionalidad búlgara, quedó paralítico en 2010 desde el pecho hacia abajo, tras recibir varias apuñaladas en la espalda, lo que originó que sufra parálisis durante dos años, y no mostrara signos de recuperación. 

darek 5darek 2Por lo cual tras décadas de ardua investigaciones, el 21 de septiembre de 2012 el neurocientífico Británico Geoff Raisman y neurocirujano polaco Pawel Tabakow, realizaron un trasplante de células olfativas a la médula espinal.

Ésto le permitió recuperar parte de sus movimientos voluntarios en la mitad inferior de su cuerpo.

El médico Tabakow le explicó a Darek que el tratamiento pionero que le proponían consistía en dos operaciones.

En la primera, le extirparían uno de los dos lóbulos olfatorios del cerebro, situados justo arriba de las fosas nasales, los cuales procesan los mensajes provenientes de la nariz y nos permiten oler; además, contienen unas células especiales llamadas células olfativas envainadas (COE), que permiten que las fibras nerviosas dañadas por la contaminación o por una infección se renueven.

El sentido del olfato es la única parte del sistema nervioso que se regenera continuamente. Las COE de Darek se cultivarían para producir muchas más células, que se le implantarían en la médula espinal en la segunda operación, a fin de estimular la regeneración de las fibras nerviosas dañadas.

Ambas intervenciones eran delicadas y no ofrecían garantía de que el paciente recuperara ningún movimiento de las piernas.

Derek, constructor y bombero voluntario, vivía en un pueblo situado a unos 160 kilómetros de Breslavia. Tras escuchar con atención a Raisman, el científico que había descubierto cómo se regeneran las células del sistema olfativo, le dijo que confiaba en él.

Lo más llamativo del caso Fidyka es que recibió el trasplante casi dos años después de quedar parapléjico. La recuperación de los pacientes con daños en la médula es mayor cuanto antes se apliquen los tratamientos, y existe un límite de tiempo pasado el cual ya no se pueden obtener mejoras importante

A pesar de todo el trasplante fue un éxito y tres meses después del tratamiento, Darek ahora puede caminar fuera del centro de rehabilitación apoyándose en un andador.

El gran avance de esta intervención es que al utilizar los propios bulbos olfativos de Fidyka, evitaron el riesgo de rechazo y, por lo tanto, la necesidad de usar drogas inmuno supresoras, como las que son necesarias en trasplantes convencionales provenientes de donantes.

Hoy Darek además de caminar con andador, maneja un auto adaptado a él. Su vida sexual ha mejorado, y también puede sentir su vejiga y sus intestinos.

Por ahora, son las cosas pequeñas que la mayoría de nosotros damos por sentadas las que le producen mayor alegría. “Cuando los músculos se contraen es una sensación indescriptible, como un nuevo nacimiento”, añade Darek.

Hay que recordar que el caso de Darek Fidyka es el primero en el que se aplica esta terapia, y se necesitan más casos de éxito para comenzar a hablar de tratamiento no experimental.

Los científicos esperan tratar a otros diez pacientes en Polonia y Reino Unido, en años por venir.

He aprendido que nunca debes rendirte, siempre hay que seguir luchando, porque siempre se te abrirá alguna puerta“, sostuvo Darek.

 

 

Compartir
?