Revista Qué

13 Abr 2015 | Desde Bien Común

La batalla contra los narcos en villas porteñas

El legislador Gustavo Vera denunció que hay 300 hombres armados y 10 cocinas de droga. Un problema que viene desde los años ’90 y que este lunes dejó otro reguero de víctimas.

Los laboratorios y las bandas narco se convirtió en un problema recurrente en la Ciudad, más precisamente en la Villa 1-11-14. Hoy aparecieron cuatro personas muertas dentro de un Mercedes Benz en un crimen que se investiga como un “ajuste de cuentas”, en el territorio de la villa de Bajo Flores.

“El cura Adolfo Benassi de la villa del bajo flores había declarado en el juicio oral por la masacre en la procesión del señor de los milagros que hubo en cinco años 500 asesinatos solo en la vila 1-11-14”, sostuvo el legislador de Bien Cómun, Gustavo Vera, quien viene manteniendo una dura lucha contra los laboratorios narco en territorio porteño.

“Lo que sugiere es un ajuste de cuentas, clásico, como los que hay todas las semanas en la 1-11-14′. ‘Sólo que ahora los focos están un poco más visibles en ese sector, después de la denuncia en la que se reveló que más de 235 informes habían sido elevados a la ministra de seguridad Nilda Garré’. ‘En esos informes consta que en la guerra entre la llamada banda de los paraguayos y los sectores residuales de Sendero Luminoso estos últimos fueron los que se impusieron”, explicó a QUÉ el precandidato a jefe de Gobierno.

descarga

En este sentido, Vera detalló que en la villa 1-11-14, “hay no menos de 300 hombres armados y diez cocinas de cocaína. Todo esto existe porque hay un nivel de complicidad de arriba muy alto que excede largamente las autoridades de las fuerzas de seguridad’. ‘La policía hace rato que dejó de intervenir. Estamos hablando de un mega emprendimiento ilegal que produce mucho dinero’. ‘Hay conexión con talleres clandestinos, con marcas de ropa trucha’. ‘Hay una ingeniería bastante compleja”.

En cuanto al tema legal, el diputado comentó que “hay tres juzgados que tendrían que intervenir sobre la causa’. ‘Recientemente una causa que tiene que ver con la manzana 6 que la tenía (María) Servini de Cubría hasta diciembre y que después fue a sorteo y ahora está bajo el mando de (Daniel) Rafecas”.

La sangrienta historia que hoy enluta al Bajo Flores comenzó a contarse ayer, cuando
cientos de fieles realizaban la procesión del Señor de los Milagros, un cristo muy popular de la colectividad peruana, cuando un grupo de sicarios que respondían a Rutillo” Ruti” Ramos Mariños abrieron fuego contra la multitud acribillando a cinco personas inocentes.Su objetivo era asesinar a otro capo narco, quien había sido socio de “Ruti” durante su llegada a la argentina: Marco Antonio Estrada González, alias “Marcos”. No pudieron matarlo y luego del ataque se consolidó como el capo del negocio de la droga en la villa del Bajo Flores.

Entre los fallecidos, estaba un bebé que su madre llevaba en sus hombros durante la peregrinación religiosa. El hecho ocurrió en octubre del 2005. Tanto “Ruti” como “Marcos” arribaron a la 1-11-14 desde Perú en los años 90 y poco a poco fueron consolidando su poder en el campo del narcotráfico. Hasta 1999 el territorio de Bajo Flores estaba dirigido por Julio Chamorro Revollar, otro peruano a quien mataron a tiros luego de un enfrentamiento por el territorio.

Según denuncian quienes conocen la zona, se trata de una pelea entre paraguayos y peruanos por la droga en la 1-11-14.

Compartir
?