Revista Qué

24 Nov 2016 | sesion ordinaria

La urbanización de la Villa 20 es ley

Con 56 votos a favor los legisladores porteños aprobaron la segunda lectura a la ley que promueve la puesta en marcha de la urbanización de la villa 20. Fue así como los diputados dieron luz verde al plan que contempla la reurbanización, zonificación e integración socio-urbana del barrio 20 de Lugano, donde viven más de 27.000 […]

Con 56 votos a favor los legisladores porteños aprobaron la segunda lectura a la ley que promueve la puesta en marcha de la urbanización de la villa 20. Fue así como los diputados dieron luz verde al plan que contempla la reurbanización, zonificación e integración socio-urbana del barrio 20 de Lugano, donde viven más de 27.000 personas.

legislatura

La iniciativa crea una “Mesa de Gestión Participativa (MGP)” para garantizar e instrumentar la participación activa de los vecinos del barrio en todas las etapas del proceso de reurbanización del predio, delimitado por la Avenida Gral. F. Fernández de la Cruz, Avenida Escalada, la calle Larrazábal y las vías del Ferrocarril Gral. Belgrano, en la Comuna 8.

Esta MGP estará integrada por el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC); la Subsecretaría de Hábitat e Inclusión Social del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat (SSHI); Delegados y vecinos del barrio como así también organizaciones barriales, sociales y religiosas con presencia en el mismo, quienes podrán expresar su voz y participar activamente en el ámbito de la Junta Vecinal. A la vez será coordinada por el Gobierno de la Ciudad.

“Las soluciones habitacionales definitivas estarán dirigidas a la población de la villa 20 registradas en el Censo del IVC 2016, el Registro de Inquilinos No Censados de Villa 20 y/o en el Relevamiento llevado a cabo en fecha 31 de mayo de 2014 y 01 de junio de 2014 con la Defensoría del Pueblo como veedora. En caso de discrepancia entre el relevamiento del año 2014 precedentemente mencionado y el Censo del IVC 2016, se tomarán como válidos los datos que surjan de éste último”, explica la norma.

Las obras en el predio conocido como Papa Francisco comenzaron hace un mes. Se trata de la construcción de 552 viviendas de las 1600 que se levantarán en el predio lindero al barrio. Las viviendas de esta primera etapa estarán divididas en tres bloques de 184 cada uno, que estará finalizada a mediados de 2018 y para lo cual se invertirán 700 millones de pesos aportados por la Nación.

También se realizarán las obras de infraestructura necesarias para brindar servicios de calidad a los vecinos: luz, gas, agua corrientes, cloacas y pluviales.

A esas nuevas viviendas irán los vecinos de la villa 20 cuyos hogares fueron calificados como “irrecuperables” y que alcanzan un total de 500, a los cuales después de sumarán las familias que deban ser relocalizadas debido que serán afectadas por las obras de infraestructura, como el nuevo trazado de calles o espacios necesarios para el “esponjamiento” del tejido urbano.

En la actualidad, del total de vecinos de la Villa 20, que se extiende por 48 hectáreas, un 4% tiene electricidad, un 25% cloacas, un 35% de agua potable y el 14% registra condiciones de hacinamiento crítico.

El plan oficial prevé un plazo de finalización en el 2019 y contempla tanto la construcción de nuevas unidades habitacionales, en tres etapas, como arreglos en parte de las 4581 viviendas con que cuenta el barrio y además diversas obras de infraestructura que buscan una integración socio urbana de la villa con su entorno, como la rectificación y el trazado de calles.

Durante el debate parlamentario, que duró aproximadamente dos horas, los legisladores tuvieron la oportunidad de dar a conocer sus opiniones y destacaron el carácter participativo con el que fue elaborado el proyecto ya que intervinieron los vecinos del barrio quienes pudieron contar su situación y cuáles eran sus necesidades y proponer medidas para lograr una verdadera integración.

La diputada Lía Rueda (PRO) fue quien explicó la iniciativa. Luego llegaron cuestionamientos por parte del diputado Marcelo Ramal (PO), quien si bien acompañó el proyecto volvió a la carga con las críticas hacia los procesos de urbanización que plantea el oficialismo, considerando que siempre involucra “un toma y daca” con los grandes grupos inmobiliarios.

Frente a lo cual la diputada Paula Oliveto (CC ARI) expresó: “No sé puede intelectualizar la pobreza, no se puede hablar tan livianamente de lo que es vivir en el sur si no se vive. Es de buena persona reconocer y esa gente vive así desde hace mucho tiempo. Hoy es un día de celebración porque la política después de muchos años le está dando una respeta a gente que hace mucho tiempo está esperando”.

Por su parte el diputado Javier Gentilini (Frente Renovador): “Acá se está avanzando en integración y claramente es así porque se harán viviendas nuevas para 1600 familias. Sería mucho mejor que esta integración no fuera parcial, porque habrá familias de la Villa 20 que seguirán viviendo prácticamente igual. De todas maneras votaré a favor porque nunca me opondría a una mejora aunque sea parcial para la gente”.

El diputado Hernán Arce (Partido Socialista) señaló: “Este proyecto no es el ideal pero sí creemos que es un avance. Más allá de algunas dudas que podemos tener sobre el texto, priorizamos la urbanización de la Villa 20 y por eso volvemos a votar afirmativamente”.

El diputado Juan Francisco Nosiglia (Suma+) sostuvo: “Acompañamos los objetivos de urbanización y desarrollo del sur de la ciudad pero no deja de llamarnos la atención los mecanismos del oficialismo de financiar estas iniciativas con venta de tierras. La urbanización de un barrio no puede depender exclusivamente de la venta de estas tierras”.

En tanto la diputada Paula Penacca (FpV) dijo: “Parte de nuestra responsabilidad además de debatirla es seguir el proceso y acompañarlo. Y una buena noticia sin duda es el comienzo del relevamiento del Instituto de la Vivienda pero lo hizo sin la mesa. Esperemos que haya sido un error”.

Por último el diputado Maximiliano Sahonero (PRO), quien nació y creció en la Villa 20, aseguró: “Todo proceso conlleva crecimiento y un aprendizaje de los derechos pero también de las obligaciones. Nosotros no queremos que nos regalen nada, nosotros construimos el barrio que tenemos. Agradezco las palabras de la diputada Oliveto porque es muy fácil sentarse acá y hablar de la pobreza. Hay que respetar el acuerdo de los vecinos, porque esta es la ley de todos”.

A lo que añadió visiblemente emocionado: “Este camino ha sido histórico. Le agradezco a la diputada Lía Rueda que me ha escuchado a veces como una madre. Porque es muy difícil legislar cuando tenés el corazón en juego. Hoy está en nuestras manos la oportunidad de construir un nuevo futuro para nuestros hijos y nietos”.

Luego de la sanción de la norma el titular del Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC), Juan Maquieyra, destacó la aprobación unánime y afirmó que representa un hito hacia una ciudad más integrada social y culturalmente: “Estamos muy contentos porque este proyecto es el fruto del trabajo conjunto entre los vecinos y el Estado”.

Compartir
?