Revista Qué

30 Sep 2015 | Escenario nacional

No descartan tratar Presupuesto después del balotaje

La Constitución de la Ciudad marca que el gobierno porteño tiene hasta el 30 de septiembre para presentar el proyecto, pero Macri y Larreta se tomarán días extra. Evalúan demorar su tratamiento para después de la segunda vuelta.

Más de un diputado del PRO manifestó su preocupación este miércoles cuando se anoticiaron de la demora del Presupuesto 2016 por parte del gobierno porteño y, aunque, se sabe que es parte de la estrategia oficial, hay quienes no quieren dejar un flanco abierto para críticas.

“Estamos en condiciones de esperar el Presupuesto este año más de lo debido. En medio de la campaña, los ministros no pueden venir a la Legislatura a dar explicaciones. No es una situación frecuente”, comentó a Qué un diputado del bloque oficialista.

De acuerdo artículo 53 de la Ciudad de Buenos Aires, el gobierno porteño tiene hasta el 30 de septiembre para presentar el presupuesto. Pero, según trascendió, el equipo del Ministerio de Hacienda se tomará unos días para pulir detalles, a sabiendas de los días extras con que cuenta.

Es una premisa que se sabe. Tanto desde Uspallata 3600 como desde Perú 160 coincidieron en demorar el debate hasta después de las elecciones nacionales del 25 de octubre. Si bien el proyecto se presentará en los próximos días, el debate no se realizará sino hasta varios días después.

En un sentido práctico, el Frente para la Victoria acuerda con la postergación del tratamiento, dado que también está involucrado en la campaña, pero no ha quedado tan explícito en ECO y en el resto de los bloques que aun no se han expresado abiertamente.

Como sea, la orden que bajó Horacio Rodríguez Larreta es no distraer la campaña con el Presupuesto, dado que varios ministros porteños asumieron grandes responsabilidades. El plazo en un principio es hasta el 25 de octubre, pero no se rechaza que puede tratarse después de la segunda vuelta, si el jefe de gobierno porteño se mete en esa instancia.

presupuesto

 

 

 

“Tenemos tiempo hasta fines de diciembre. La obligación, de mínima, es que el 1º de enero el jefe de gobierno tenga el nuevo presupuesto. A lo sumo puede llegar a tratarse con la nueva composición, pero hoy no es la idea”, aseguró a este medio otro legislador, que forma parte de la conducción en la cuestión.

En 2014 hay un antecedente claro. La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó recién el Presupuesto 2015 de más de 85 mil millones de pesos el 11 de diciembre.

En efecto, la Constitución marca que si al inicio del ejercicio, el Presupuesto no se encuentra aprobado, “regirá hasta su aprobación el que estuvo en vigencia el año anterior”. Según el artículo 53, el proyecto debe contener “todos los gastos que demanden el desenvolvimiento de los órganos del gobierno central, de los entes descentralizados y comunas, el servicio de la deuda pública, las inversiones patrimoniales y los recursos para cubrir tales erogaciones”.

La nueva composición no representará un escollo imposible de superar. Si bien ECO asumirá, formalmente, como segunda fuerza en la Legislatura, el Frente para la Victoria quedará con apenas un legislador menos (13), por lo que las negociaciones seguirán siendo vitales, de cualquier forma.

En el Presupuesto 2015, parte de lo que hoy es ECO votó a favor, mientras que otra parte de abstuvo. El Frente para la Victoria lo rechazó.

No obstante, la discusión del Presupuesto forma parte de las negociaciones de un acuerdo más amplio entre el Frente para la Victoria y el PRO que, por el momento, tiene en un segundo lugar a la fuerza que conduce Lousteau.

Compartir
?