Revista Qué

13 Oct 2015 | Negociaciones

Rebeldes K complican acuerdo con el PRO

Seis diputados del interbloque K se opusieron a la venta del Paseo del Buenos Aires Design y abrió diferencias internas. El proyecto prevé destinar recursos a la Ciudad Judicial, proyecto del titular del Consejo de la Magistratura, Juan Manuel Olmos.

Seis diputados K protagonizaron el fin de semana un acto para oponerse a la venta del Paseo del Buenos Aires Design, uno de los proyectos que Horacio Rodríguez Larreta considera clave para lo que resta del año, pero que está, a la vez, en medio de las negociaciones de cargos que el FpV discute con el PRO.

Se trata de una actividad que llevaron adelante José Cruz Campagnoli, Lorena Pokoik, Paula Penacca, Pablo Ferreyra, Fernando Muñoz y Gabriela Cerruti, que no ahorraron críticas al respecto y la colocaron en el contexto de las distintas iniciativas para vender espacios que busca el PRO.

“Queremos convencer a la oposición para que cumpla con sus promesas de campaña y nos acompañe en el recinto legislativo para frenar esta iniciativa que significa, nuevamente, vender espacio público, como lo viene haciendo el gobierno de Mauricio Macri”, dijo a Télam Cerrutti.

En el fondo, la realización del evento con una radio abierta, significó un mensaje implícito, un canto de batalla, para el operador judicial K, Juan Manuel Olmos, que llevó adelante las negociaciones con el PRO y “bajó” línea en sentido contrario.

De hecho, la venta del Paseo Buenos Aires Design –por el que el gobierno porteño espera obtener entre 60 y 70 millones de dólares– se destinará para la construcción de la Ciudad Judicial en Barracas, de más de 1200 millones de pesos, un proyecto de Olmos, en su calidad de presidente del Consejo de la Magistratura.

Según pudo reconstruir RevistaQue.com, el kirchnerismo no ha discutido en la Comisión de Presupuesto, en profundidad el expediente que mandó el Ejecutivo, al que organizaciones civiles y técnicos le achacan “falta de argumentos técnicos que justifiquen la venta”, que pretende Horacio Rodríguez Larreta.

Con una radio abierta, los seis diputados mostraron diferencias internas, rechazaron lo que consideran la venta de parte del patrimonio histórico, y abrieron una grieta interna, que se puede extender al resto de las iniciativas que autorizan concesiones largas o prevén la subasta de inmuebles como el del Predio “El Dorrego”, o el desalojo del Tiro Federal.

En su mayoría, se trata de diputados que quedaron al margen de la discusión de cargos encaradas por el propio Olmos junto a Cabandié y Alegre, a excepción de la camporista Paula Penacca y de Lorena Pokoik, del tomadismo, cuyos sectores mantienen expectativas por lugares en la Auditoría y en la Magistratura.

legisladores K

Ferreyra (Seamos Libres), Muñoz (Liberación) y los sabbatellistas Gabriela Cerruti y José Cruz Campagnoli quedaron apartados de la discusión. Incluso, la misma Cerruti intentó negociar la ubicación de su secretaria parlamentaria, Emelina Alonso, en la Auditoría pero chocó con la presión de otros sectores.

En efecto, en la Magistratura el que se impuso fue Olmos que colocó a su ladera, Vanesa Ferrazuolo, luego que el PRO le dejó el cupo femenino al kirchnerismo y aniquiló las chances de Cabandié para posicionar a Mauro Riano.

En tanto, en la Auditoría, La Cámpora pidió reservar el lugar de Cecilia Segura Rattagan, pareja de Cabandié, entre los dos lugares que quedan, disputados ahora entre el actual auditor Eduardo Epszteyn y el frente de CFK, de Tomada, que posiciona a Matías Barroetaveña. No es menor que Penacca, dentro de La Cámpora, se alinea con el secretario nacional Andrés “el Cuervo” Larroque, que tiene diferencias con Cabandié.

En el mientras tanto, los seis legisladores ya se posicionaron, en un debate al que la jefa de bloque K, Gabriela Alegre, aún no había abierto, a pesar las comunicaciones con Olmos en medio de las negociaciones por los lugares a ocupar.

El PRO comienza a caminar sobre sus pasos y ahora evalúa “abrir” las presentaciones para facilitar las conversaciones. De hecho, en el kirchnerismo descontaron que las negociaciones se iban a culminar con modificaciones a la mayoría de los proyectos. “Así como están no pueden salir”, adelantó una fuente del bloque K a RevistaQue.com

Sin embargo, con el Buenos Aires Design Penacca, Pokoik, Ferreyra, Cerruti, Campagnoli y Muñoz ya sentaron una posición visible y sumaron argumentos técnicos. El shopping forma parte de del Centro Cultural Recoleta, al igual que la Basílica del Pilar y el cementerio, por lo que la intención de Larreta supone un “daño al patrimonio”.

En la toma de postura de los diputados incide, además, la presión de organizaciones sociales de las que forman parte, así como también el rechazo que Consejo Consultivo de la Comuna 2 realizó sobre la iniciativa.

Compartir
?