Revista Qué

8 Jun 2017 | sesión ordinaria

El recinto suspendió la boleta única electrónica

La Legislatura capitalina otorgó el visto bueno al proyecto del Ejecutivo porteño que prevé anular la boleta electrónica. La iniciativa, que además del PRO fue acompañada por el el FpV, el Bloque Peronista, Suma+, la CC ARI y PSA, se aprobó con 51 votos. Hubo 4 abstenciones, de los espacios del FIT, AyL y Bien Común. La […]

La Legislatura capitalina otorgó el visto bueno al proyecto del Ejecutivo porteño que prevé anular la boleta electrónica. La iniciativa, que además del PRO fue acompañada por el el FpV, el Bloque Peronista, Suma+, la CC ARI y PSA, se aprobó con 51 votos. Hubo 4 abstenciones, de los espacios del FIT, AyL y Bien Común.

La norma regirá para las PASO del 13 de agosto y la Elección General convocada para el 22 de octubre de este año; en los fundamentos de la iniciativa, se indica que la medida contempla la “simultaneidad de elecciones de diferentes niveles de gobierno” por lo que se busca “no complejizar el acto de sufragio”.

Al respecto, el diputado oficialista Daniel Presti explicó que “esta es una ley en la cual el padrón elector de extranjeros en el Tribunal Superior de Justicia va a seguir los pasos de la elección general, es decir, la elección general local va a estar asociada a la votación general nacional” por lo que “se volverá a votar en papel”.

El debate

Según publicó Parlamentario.com, el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y legislador del Pro, Clodomiro Risau, afirmó que la importancia de la ley radica en que “iban a existir dos tipos de sistema de votación, nuestros ciudadanos nativos votarían con boleta en papel, mientras que los extranjeros votarían de manera electrónica” y remarcó que “esta situación podría llevar a una confusión, por eso es que proponemos esta ley”.

A su turno, el legislador del FIT Marcelo Ramal indicó que “rechazamos este cambio electoral” y recordó que “cuando invirtieron recursos para tener la boleta electrónica nos argumentaban que era para ´hacer las elecciones más transparentes´”; no obstante, reconoció que “aunque nosotros tengamos reparos con la aplicación del voto electrónico, no significa que queramos volver a la boleta sabana”.

Mientras que el diputado del FpV Pablo Ferreyra explicó que “la iniciativa es correcta y por eso la acompañamos, pero queremos plantear que en la Ciudad los extranjeros están aún muy lejos de gozar del pleno ejercicio del sufragio en las mismas condiciones que tienen los ciudadanos argentinos que están empadronados en este distrito” y aseguró que “tenemos el deber de legislar por la igualdad y evitando la discriminación, por eso insistimos en la necesidad de seguir avanzando en este sentido”.

La diputada de Suma+ Natalia Fidel afirmó que el bloque apoyó la medida “para garantizar la igual en la votación para los ciudadanos extranjeros, pero no queremos dejar de remarcar que la Ciudad ha tenido muchas idas y vueltas en lo que respecta a la modalidad de votación del distrito” y se preguntó “¿suspender la boleta única es el único camino que tenia la Ciudad de Buenos Aires? la respuesta es no, provincias como Salta decidieron mantener su sistema de votación pese a la simultaneidad de elecciones”.

Por su parte, el legislador de la CC ARI Maximiliano Ferraro indicó que “acompañamos esta ley porque la suspensión de este régimen es acorde, no solamente a la unificación de las elecciones, sino a la unificación y simultaneidad de las elecciones generales” y consideró que “volver a la boleta en papel no significa un retroceso”.

En este sentido, el presidente de PSA, Adrián Camps, afirmó que “la boleta en papel es un retroceso para la Ciudad de Buenos Aires y se presta a todo tipo de maniobras: secuestros de documentos, voto cadenita, robo de boletas, votos invalidos” y recordó que “nosotros lo hemos sufrido en otras elecciones”.

Compartir
?