Revista Qué

17 Ago 2017 | paso 2017

Vamos Juntos arrasador

El primer peldaño electoral que significan las PASO arrojó un resultado más que esperanzador para el oficialismo porteño. Con la figura de Elisa Carrió, la gran ganadora de las primarias, los guarismos arrojaron un contundente 48,95 % de los sufragios capitalinos para la lista de precandidatos a legisladores de la alianza electoral Vamos Juntos. El […]

El primer peldaño electoral que significan las PASO arrojó un resultado más que esperanzador para el oficialismo porteño. Con la figura de Elisa Carrió, la gran ganadora de las primarias, los guarismos arrojaron un contundente 48,95 % de los sufragios capitalinos para la lista de precandidatos a legisladores de la alianza electoral Vamos Juntos.

El actual ministro de Modernización de CABA, Andy Freire, quien fue eje de una polémica (ver recuadro) con respecto a su candidatura, es otra de las caras visibles de la victoria en el pago chico del PRO. Es que Freire no iba a ser candidato, pero la sorpresiva irrupción de la periodista Débora Pérez Volpin, en las filas del espacio de Lousteau, forzó al jefe de Gobierno a re-plantear la nómina e incluir al ministro emprendedor.

El análisis primario de estas elecciones de medio término muestra que, para la categoría de diputados de la Ciudad, el frente oficialista arrasó en las quince comunas porteñas. De mantenerse el mismo resultado en octubre, el oficialismo podría obtener 16 bancas y, de esta manera, el interbloque Vamos Juntos contaría con los votos necesarios para la aprobar leyes que requirieran mayoría simple en la Legislatura de la Ciudad.

Mientras, el frente Unidad Porteña, conformado, según lo expresado por sus integrantes, con el común denominador de “ponerles un freno a las políticas de ajuste de Mauricio Macri”, se ubicó en el segundo lugar con el 20,38 % de los votos de las tres listas que competían en la interna del frente electoral.

La lista Unidad Ciudadana, un mix entre el kirchnerismo y sectores del PJ porteño, que lleva a Mariano Recalde como cabeza de lista, obtuvo el 15,79 % del total de los votos, y le permitió quedarse con la interna. En tanto, sus competidores de las listas Honestidad y Coraje (Gustavo Vera) y Ahora Buenos Aires (Jonathan Thea) no alcanzaron el piso de quince puntos para integrar la lista definitiva en las generales.

En el hipotético caso de obtener números similares en octubre, Unidad Ciudadana obtendría siete legisladores. Dos de ellos, María Rosa Muiños (Bloque Peronista) y Lorena Pokoik (FpV) renovarían sus bancas. De darse así, empezarían las conjeturas con respecto a la probable conformación del principal bloque opositor en el Parlamento capitalino, donde se abre un interrogante sobre el futuro del Bloque Peronista, crítico del kirchnerismo duro.
Desde Unidad Ciudadana se vieron triunfantes por ser haber sido elegidos como “la primera fuerza opositora”, más allá del treinta por ciento de diferencia que le sacó el oficialismo.

En el caso de Evolución, la única novedad dentro del Parlamento capitalino podría ser la llegada de Débora Pérez Volpin. Es que Juan Francisco Nosiglia, hijo del histórico dirigente radical Enrique “Coti” Nosiglia; Inés Gorbea, abogada de Lousteau y actual presidenta del bloque SUMA+; y Hernán Arce, actual legislador del Partido Socialista, renovarían sus bancas.

Tres espacios más lograron perforar el piso de las PASO: el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), 1País y Auto-determinación y Libertad (AyL).

El FIT obtuvo el 4,38 % de los sufragios y, de replicarse los resultados de las primarias, Myriam Bregman, del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), obtendría un escaño en las generales.

En tanto, Avancemos hacia 1País mejor, frente compuesto por el Frente Renovador, el GEN y Libres del Sur, cosechó el 3,82 % del total de los votos, y podría, en octubre, darle una banca a Sergio Abrevaya, presidente del GEN de Margarita Stolbizer en Capital.

El último de los partidos que logró acceder a las generales fue Autodetermi-nación y Libertad. Este espacio de izquierda consiguió el 3,43 % de votos, por lo que, en octubre, de persistir estos guarismos, Marta Martínez conseguiría un sitio en la Legislatura. De este modo, el partido del histórico dirigente Luis Zamora contaría con dos lugares en el recinto legislativo, puesto que Fernando Vilardo tiene mandato hasta 2019.

En otro orden de cosas, fueron diez los espacios que no pudieron traspasar el piso del 1,5 % de votos exigido por la Justicia Electoral para poder participar, así, en las elecciones generales del próximo 22 de octubre.

Adrián Camps, actual legislador por el Socialismo Auténtico, que no logró superar el piso, fue el primero en decir que las Primarias deben ser deroga-das, porque “con las PASO te limpian”. “Los partidos más grandes las utilizan para proscribir a los partidos emergentes o que representan otras corrientes ideológicas” .

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #149 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?