Revista Qué

24 Nov 2016 | sesion ordinaria

Visto bueno para los “Food Trucks”

Legisladores porteños aprobaron la iniciativa impulsada por el diputado del Pro Francisco Quintana, que busca darle un marco regulatorio a los permisos para que los vehículos gastronómicos denominados “food trucks”, para que puedan elaborar y comercializar alimentos en la vía pública. Se sancionó con 43 votos a favor, 7 en contra y 2 abstenciones. En […]

Legisladores porteños aprobaron la iniciativa impulsada por el diputado del Pro Francisco Quintana, que busca darle un marco regulatorio a los permisos para que los vehículos gastronómicos denominados “food trucks”, para que puedan elaborar y comercializar alimentos en la vía pública. Se sancionó con 43 votos a favor, 7 en contra y 2 abstenciones.

546d30b576711
En ese marco, la diputada del oficialismo Paula Villalba explicó que “la mitad de la población esta excedida de peso, el sobrepeso y la obesidad son multi causales” y aseguró que tienen “la obligación de crear un espacio no obedosogenetico”. Asimismo, señaló que en una cultura donde predomina la obesidad, lo más habitual es “es comer una hamburguesa o un pancho cerca del trabajo”.

“Es importante brindarle a los vecinos las opciones para que puedan comer más sano, y con esta ley impulsamos esto”, aseguró Villalba y agregó que “además los vehículos deberán tener menús aptos para diabéticos, celiacos y bajos en sodio”.

Por otro lado, la diputada del bloque Suma+ María Inés Gorbea indicó que “Buenos Aires cuenta con una excelente oferta gastronómica”, sin embargo, ese tipo de vehículo “vienen a completar los servicios gastronómicos con los que cuenta nuestra ciudad”.

“Es importante regular la actividad que ya existía en la ciudad”, aseguró Gorbea, quien además añadió que “no será solo un beneficio para los porteños, sino que además beneficiará “a los emprendedores gastronómicos porque tendrán una ley que los contemple”.

Desde el FpV, la legisladora Paula Penacca había adelantado en su discurso que “no vamos a acompañar este proyecto desde el bloque”, quien además subrayo que “es una necesidad abordar integralmente la cuestión de la economía informal en toda la Ciudad de Buenos Aires”.

“Hay algunos aspectos que ya existen en términos de regulación en la venta de comida, y esto genera un tratamiento que no es ecuánime ya que las regulaciones establecidas con anteriormente son dejadas de lado para que se adapte a la comida que se pretende vender en los food trucks”, aseveró Penacca y denunció: “Hemos recibido reiteradas denuncias de vendedores ambulantes de que ha habido abusos en la implementación de la misma, como confiscaciones de mercadería”.

El texto que votaron los legisladores afirma que “establece el marco regulatorio para el otorgamiento de permisos de uso precario que permita a los vehículos gastronómicos la elaboración y comercialización de alimentos y/o bebidas en los espacios autorizados en la vía pública del tejido urbano de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

La normativa detalla que se entenderá por vehículo gastronómico o food truck a “todo núcleo de servicios de comida que se encuentre dentro de un vehículo motorizado donde los alimentos y/o bebidas sean elaborados en su interior y comercializados en porciones individuales”.

En esta línea, la propuesta sostiene que el servicio de expendio de los food trucks “no puede interferir con el normal desarrollo de otras actividades existentes en el lugar, ni restringir al público, en forma alguna, el normal uso y circulación en los espacios autorizados”.

Según lo establecido en la iniciativa el ente que se encargará de emitir los permisos precarios será la Autoridad de Aplicación, sobre los cuales no se podrá otorgar más de uno por persona física o jurídica. Entre algunos de los requisitos que los empresarios deberán respetar a lo hora de obtener el permiso se encuentran la disponibilidad de heladeras o freezer para conservar los alimentos, piletas con desagües que permitan la correcta higienización de los utensilios, un propio sistema de generación eléctrica incorporado al vehículo, entre otros.

Por otra parte, la normativa dispone ciertas prohibiciones para los camiones gastronómicos entre las cuales se encuentran la venta de bebidas alcohólicas y cigarrillos, la instalación de carteles, toldos, mesas y sillas en el espacio exterior, la publicidad sonora y/o visual que contaminen el medioambiente, entre otras medidas.

Compartir
?