Revista Qué

16 Sep 2015 | Polémica

Soldati: Macri recusó y hay cambio de juez

El gobierno porteño y el Instituto de Vivienda recusaron por “presunta enemistad” a la jueza Patricia López Vergara que estaba a cargo de la causa de las obras realizadas. Hasta que se expida la Cámara de Apelaciones, el expediente pasa a Martín Converset.

El gobierno porteño y el Instituto de Vivienda (IVC) recusaron este miércoles por supuesta “enemistad” a la jueza Patricia López Vergara, que llevaba adelante la causa por la ejecución de las obras previstas en el complejo habitacional de Soldati, donde murió un adolescente al caer de un balcón en mal estado.

López Vergara, titular del juzgado N° 6 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires, había dispuesto medidas a fin de contar con información sobre el grado de ejecución de las obras ordenadas judicialmente en dos ocasiones.

Balcón Villa Soldati

Según informó el sitio del Poder Judicial porteño, Ijudicial, la causa –iniciada a partir de una denuncia de la Asesoría Tutelar, luego de la muerte de Cristián Crespo– quedó en manos de Martín Converset, titular del Juzgado Nº5, hasta tanto la recusación sea resuelta por Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario.

El gobierno de la Ciudad recusó por entender que la magistrada incurrió en las causales de apartamiento previstas en los incisos 6 y 9 del artículo 11 del Código CAyT. “Haber sido el/la juez/a defensor/a de alguno de los litigantes o emitido opinión o dictamen o dado recomendaciones acerca del pleito, antes o después de comenzado”, y “tener contra el recusante enemistad, odio o resentimiento que se manifieste por hechos conocidos”, dice el texto elevada por la propia magistrada a la Cámara de Apelaciones.

Según se desprende del escrito, el resentimiento por parte de López Vergara está dado a partir de llevar adelante la semana pasada un “seudo allanamiento” –tal como adelantó Qué– con acompañamiento de la Policía Federal Argentina, lo que implicaría “una enemistad manifiesta y un desprecio por las instituciones de la Ciudad”.

Sin embargo, López Vergara rechazó las causales de recusación planteadas por el macrismo. En relación a los antedecentes que cita el escrito recusatorio, sostuvo que su actuación se limitó a la a la “verificación de su cumplimiento” y en ese sentido, remarcó que el fallo de realización de obras fue dictado por “el entonces juez subrogante Hugo Ricardo Zuleta”.

Por otro lado, López Vergara también expuso a la Cámara que la información requerida al IVC fue entregada “voluntariamente” y “sin que resultase necesaria la ejecución de fuerza alguna” y rechazó la crítica de la utilización de la Policía Federal. “De acuerdo a las normas procesales del CCAyT el juez es el director del proceso y el encargado de elegir qué fuerza lo auxiliará en la realización de los procedimientos que crea convenientes para el cumplimiento de una manda judicial como la cuestionada”, afirmó la magistrada.

Compartir
?