Revista Qué

8 Abr 2015 | interna PRO

A trompada limpia

Nuevas declaraciones de Macri en apoyo a Rodríguez Larreta, un enfrentamiento a golpes de puño entre militantes del jefe de Gabinete y de Gabriela Michetti, hacen que la interna sea cada vez más intensa.

Podía pasar. Todos lo sabían. Ellos también. La disputa electoral entre Horacio Rodríguez Larreta y Gabriela Michetti continuó con su aumento de temperatura. Su contienda sumó un nuevo round. La referencia boxística no es aleatoria. Dos facciones de militantes que responderían una a cada uno de los candidatos se trenzaron a golpes de puño en pleno Barrio Norte, en el corazón de Recoleta.

interna pro - a puño limpioLa trifulca comenzó cuando los partidarios de Michetti habrían agredido a los de Rodríguez Larreta. “¿Qué hacen en nuestro lugar?”, le recriminaron los primeros según explicaron a Qué fuentes policiales. El detonante habría sido el uso del espacio. El grupo que respalda la candidatura del jefe de Gabinete en la zona, y que responde al presidente de la Junta Comunal, Facundo Carrillo, pegaba carteles con su imagen y preparaba las mesas en la esquina de Santa Fe y Callao. Aquí es cuando comienzan las versiones encontradas. Desde el larretismo sostienen que los agresores pertenecerían a la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre), que conduce Gerónimo “Momo” Venegas, quien manifestó su apoyo a la candidatura de la senadora nacional. Dos hombres, que tendrían cerca de 25 años, los habrían incluso amenazado con un arma blanca. El hecho ocurrió por la mañana, cerca de las 6. Por lo menos cuatro personas habrían estado involucradas, todos ellos del mismo rango de edad.

Según relató un testigo, los agresores se habrían percatado de la presencia de los simpatizantes de Rodríguez Larreta antes de aparecer. “Había dos personas que ya habían pasado y visto, de forma sospechosa, a los chicos”, contó.

Horas antes de ese episodio, Mauricio Macri se volvió a expedir públicamente sobre su favoritismo para que su jefe de Gabinete sea su sucesor. “Fue la gota que reabasó el vaso”, dijeron desde el entorno de Michetti. La senadora en ese entonces afirmó que la situación la “puso muy triste”.

Sin embargo, desde el michettismo evitaron hablar sobre el tema. La orden era clara. Hubo un mensaje, no se podía hablar del tema. Lo mismo ocurrió luego de que se conoció el incidente con la parte restante. “No queremos seguir poniendo leña al fuego de la interna. Hay que bajar el tono”, expresó una calificada fuente cercana a Rodríguez Larreta.

Esa no fue la única declaración del día. Por la noche, en el programa de Mirtha Legrand que se emite por canal 13, ambos asistieron juntos. Nuevamente Macri volvió a explicar por qué consideraba que su jefe de Gabinete es su sucesor natural. “Así como le dije a Gabriela que aceptaba que no fuera mi candidata a vicepresidente, un ofrecimiento que le hice según las cualidades que veo en ella, que son muchas, también le dije que pensaba que para continuar la tarea en la Ciudad, el que Horacio haya estado al pie del cañón durante todos estos ocho años, que conoce el equipo, la tarea, le da más instrumentos”, dijo Macri.

Michetti no se quedó callada. Salió a responder casi de inmediato. Tenía la oportunidad para hacerlo en simultáneo; estaba en el piso de Intratables, en América TV. “Sí, lo quiere a Larreta. Pero bueno hay que estar sólido y tener la entereza de seguir adelante porque la convicción está en el corazón y el apoyo de la gente también está”, dijo.

Ella sabe que su fuerte no son sólo las encuestas, sino también cómo se desenvuelve en los medios de comunicación. Por ese motivo, según explicaron desde la coordinación de su campaña, busca encontrarse con Rodríguez Larreta en escena-rios favorables, es decir, en debates. La última invitación fue a realizar 15 debates en las 15 comunas de la Ciudad. La pro-puesta desconcertó a los encargados de su campaña, coordinada por el presidente del Ente de Turismo, Fernando de Andreis. La oferta, como sucedió con el lanzamiento en conjunto, fue rechazada.

Aunque confía en su imagen, la diferencia es cada vez más escueta. Todo el aparato del PRO juega con su rival en la interna. Por ese motivo, ella tuvo que tejer acuerdos por fuera del partido.

Uno de ellos fue con el gremialismo: los sindicatos de la CGT opositora, como la Uatre, que prestó su partido para armar la alianza del PRO en la Ciudad; Hugo Quintana, de Apoc, uno de los referentes de Massa en la Ciudad y el gremio de Sanidad (Fatsa), de Carlos West Ocampo, otro sindicalista cercano al tigrense. Ellos le brindaron más de 8 mil fiscales necesarios para las elecciones.

También cuenta con el apoyo del massismo porteño en la Ciudad. Eso incluso lo admitió Michetti en una entrevista con El Cronista Comercial. “Hubo un ofrecimiento, pero le dijimos gracias, pero no, gracias”, expresó.

Pero esa declaración no fue la única en la semana.“No nos agarremos de mamá y papá y entremos a la cancha solitos”, dijo después.

El cuarto round

La inauguración del nuevo edificio de la Ciudad fue otro episodio. “Tengo que agradecerle también el ministro Daniel Chain, encargado de las obras”. De esa forma hizo referencia Macri a uno de los colaboradores más cercanos de Michetti. El titular de la cartera de Desarrollo Urbano es uno de los funcionarios que mayor cantidad de proyectos encaró durante la gestión macrista. La situación fue diferente cuando mencionó a Rodríguez Larreta, a quien le agradeció, de forma efusiva, no sólo por su apoyo, sino también por la realización de la mudanza del Ejecutivo, tarea de la cual se hizo cargo de controlar.

Ese fue el momento más incómodo del acto. “Otra vez con Horacio. Ya cansa que lo mencione tanto”, fue la crítica que se escuchó puertas adentro.

Pero no fue el único, el juego fue el nuevo tópico de discusión. Michetti prometió mayor control fiscal. Macri la cruzó, y ella reculó. La situación entre ambos grupos ya dista de ser óptima. Incluso los allegados a Michetti dudan hasta de desde dónde se dan los discursos.

Compartir
?