Revista Qué

18 Feb 2015 | la jugada para erosionarla

Aíslan a Gabriela

El núcleo del PRO no la quiere en la Ciudad. Ella se resiste. La aislan, la dejan afuera y buscan cortarle la caja. Mientras tanto, todos van con Larreta. Cuando falta poco más de dos meses para las PASO, el panorama en la interna del macrismo se encuentra al rojo vivo.

A la senadora nacional Gabriela Michetti hace tiempo que puertas adentro del PRO le soltaron la mano. Aun luego de que el titular del Ejecutivo porteño, Mauricio Macri, hizo público su deseo de que su sucesor sea su jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, ella siguió con su presión para poder competir en las PASO capitalinas.

MichettiEn ese momento, Macri, que deseaba que Michetti lo acompañara en la boleta presidencial, comenzó a preparar su próxima jugada. Las declaraciones que realizó en el programa de Mirtha Legrand fueron el paso visible de esta estrategia. “Gabriela prefirió ir por la Ciudad y su proyecto personal, que creo que también es legítimo. Pensaba que las cualidades de Gabriela, por su experiencia en lo legislativo, eran para acompañarme en la fórmula presidencial, y que Rodríguez Larreta, por el conocimiento de la gestión, era para ir a la Ciudad”, sostuvo.

Uno de los primeros movimientos fue la designación del presidente del Ente de Turismo porteño, Fernando de Andreis, como el jefe de campaña. “Macri puso a un hombre de su máxima confianza, que tuvo buenos resultados en la gestión ejecutiva y además es una de las tres personas más importantes de Jóvenes PRO”, precisó una calificada fuente electoral del armado macrista.

El operativo de encierro constó de tres partes. La primera fue definir quiénes serían los ministros que acompañarán a Larreta. Junto con eso propusieron candidatos para llenar las vacantes que se producirán. Dos de ellas son “cantadas”.

El ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, buscará alzarse con la victoria en la elección municipal en San Isidro, distrito en el que reside desde hace más de 20 años. Su reemplazante sería el ex fiscal general Germán Garavano.

Cultura es el otro. Hernán Lombardi, de ganar Larreta, dejaría su cargo. Su reemplazo será el recientemente nombrado director del teatro Colón, Darío Lopérfido.

encuesta proEl segundo paso fue obtener el apoyo unánime de Jóvenes PRO. Dos de tres de los referentes ya se encontraban dentro de sus filas; se trata del secretario de Gobierno, Marcos Peña, y el ya mencionado Fernando de Andreis. Maximiliano Sahonera fue el más difícil de convencer, pero también se subió al carro. Cargos en el Ejecutivo y espacio en las listas para legisladores y comuneros fueron parte del acuerdo, que podría ser aún mayor de cara a las elecciones nacionales.

La tercera parte fue el “cierre hermético”. Ministros, legisladores y comuneros recibieron la orden de no expedirse sobre el tema. Aunque algunos, que sí tienen autonomía dentro del espacio, decidieron hacer lo contrario.

También guardaron silencio los otros dos precandidatos. Tanto el senador nacional Diego Santilli como el vicepresidente primero de la Legislatura, Cristian Ritondo, evitaron entrar en confrontaciones luego del anuncio de la participación de Michetti. “Todo el aparato del PRO juega para Larreta por orden de Macri”, es el comentario que se escucha puertas adentro.

La decisión del jefe de Gobierno no sorprendió al entorno de Michetti. “Ya lo sabíamos, era algo que incluso esperábamos; pero el golpe fue fuerte igual”, afirmaron desde su entorno. No obstante la situación, la senadora todavía sostiene que su popularidad en la Ciudad es un obstáculo que su competidor no podrá sortear. “Larreta no tiene el carisma de Gabriela, no mide; por eso es que todavía estamos tranquilos”, agregaron las fuentes a Qué.

“La gente se da cuenta del vaciamiento que le quieren hacer a Gabriela, y la sociedad se da cuenta de eso. Seguramente va a salir fortalecida de está situación”, sostuvieron.

Su caudal electoral es la carta que Michetti utilizará en las próximas semanas. Más allá de la situación, mantiene intacta la confianza de poder representar al PRO en la Ciudad.

“Aunque se peleen, Macri está tranquilo porque a la Ciudad la tiene ganada con cualquier candidato”, precisó una voz electoral. En lo único que coinciden las fuentes consultadas por Qué es en que hasta abril, el fuego cruzado por la sucesión aumentará.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN N°19 DE QUÉ.

Compartir
?