Revista Qué

3 Oct 2015 | Rompió el silencio

Amargado, Niembro criticó el “linchamiento”

Realizó declaraciones periodísticas luego de su renuncia el 16 de septiembre como primer candidato a diputado nacional de Cambiemos. Manifestó “estar tranquilo” y haber procedido de la manera correcta.

El periodista y ex candidato a diputado nacional de Cambiemos, Fernando Niembro, habló por primera vez desde su renuncia a la postulación el 16 de septiembre, en medio del escándanlo por las contrataciones con la Ciudad, y dijo sentirse confiado, aunque disparó por el tratamiento mediático de las denuncias.

“Estoy amargado porque fue una injusticia, un linchamiento que no merecía”, afirmó Niembro en declaraciones a Perfil. “Tengo 50 años de trayectoria en este medio y, la verdad, por momentos me siento muy afectado”, ahondo, aunque destacó que en la calle, la gente lo “recibe bien”.

El comentarista deportivo resaltó que se presentó a la Justicia por las dos causas que se siguen en su contra, una de ellas por lavado de dinero que tramita la Procuraduría contra la Criminalidad Económica (PROCELAC) y manifestó estar “tranquilo.

“En la de la Procelac, el fiscal dio una serie de medidas a ver si tengo studs, y no sé cuántas cosas más. La verdad que son los rigores de esta historia y me someto a ello. Me siento tranquilo porque procedí de acuerdo con la ley y punto”, rescató.

No obstante, recalcó que no le queda otro camino “que esperar”. “Se pidieron estos informes y hay que esperar que contesten el hipódromo de La Plata, el de Palermo, el Registro de Migraciones” resaltó en declaraciones al matutino.

Por otro lado, no descartó volver a las transmisiones dentro de poco en Fox. “La verdad que estoy tranquilo y esperando que todo se resuelva lo más pronto posible porque no hicimos ninguna cosa incorrecta”, resaltó.

Niembro está acusado de haber obtenido más de 20 millones de pesos en distintos contratos con la Ciudad de Buenos Aires por la firma La Usina que creó con su socio Alberto Atilio Meza, también candidato suplente en la boleta de diputado nacionales por la Provincia, que se vio obligado a renunciar en primer lugar.

Tras la denuncia de la Procelac por presunto lavado de activos, el Fiscal Federal Ramiro González imputó al comentarista y comenzó raestrear autos de alta gama y bienes de lujo e incluso involucró a parte del gabinete porteño en la investigación judicial por las autorizaciones de las contrataciones.

La polémica creció cuando luego de la divulgación se supo que La Usina “nunca fue inscripta en la Inspección General de Justicia (IGJ) ni presentó balance alguno por los 24 millones de pesos que facturó al gobierno”, así como tampoco tiene empleados declarados para las tareas desarrolladas como reparto de volantes, o la realización de una encuesta.

Compartir
?