Revista Qué

22 Abr 2015 | Financiamiento

Aportar para ser contatrado

Varios funcionarios macristas fueron denunciados ante la Justicia por la cena de recaudación del PRO debido a que a tres empresas que asistieron se le adjudicaron millonarias licitaciones.

La cena en la que Mauricio Macri recaudó 125 millones de pesos para su campaña electoral continúa en el epicentro de la polémica, pero no por lo acontecido en ella, ni por los invitados relacionados con la política. Las empresas que concurrieron y que, para hacerlo, tuvieron que pagar $ 50.000 el cubierto, quedaron envueltas en un vericueto judicial luego de que el candidato a Jefe de gobierno por el kirchnerismo, Carlos Oviedo, presentó una denuncia penal contra Macri por una presunta violación a la ley de Etica pública.

En los puntos clave de la denuncia, Oviedo apunta contra tres empresas de forma puntual. Se trata de Planobra SA, Mantelectric ICISA e Indaltec SA. Todas ellas estuvieron presentes en dicha cena, que se realizó en el predio de la Rural el 17 de marzo.

Dos semanas después, les fueron adjudicadas a cada una licitaciones para el “Servicio de Gestión, Operación y Mantenimiento Integral del Recurso Físico, Edificios e Instalaciones y la Limpieza y Manejo Interno de los Residuos Hospitalarios y la ejecución de trabajos menores de mantenimiento”, según se publicó en tres decretos, uno por cada empresa, en el Boletín Oficial. Todos los contratos superan los 100 millones de pesos y tienen la duración de un año.

Los pliegos ganados fueron los siguientes: Mantelectric recibirá $ 256.134.803,31 por realizar el mencionado servicio en el hospital general de Agudos Dr. Carlos Durand; Planobra SA cobrará $ 159.985.582 por hacerlo en el hospital de Niños Dr. Pedro de Elizade; e Indaltec SA $ 157.438.162,75 en concepto de pago para realizar esa tarea en el hospital Santojanni.

Sin embargo, estas no son las únicas empresas que se incluyen en la denuncia. Otras cinco, que proveen del servicio de recolección de residuos, fueron alcanzadas por el escrito. Todas ellas en conjunto reciben un pago de más de seis mil millones de pesos. Esos cánones sólo corresponden a las labores que realizan para el ministerio de Ambiente y Espacio Público que dirige Edgardo Cenzón.

Se trata de Cliba, del Grupo Roggio, sociedad que también es dueña de Metrovías; EASA, Urbaser, Ecohábitat e Impsa.

LA NOTA COMPLETA, EN EL N°28 DE QUÉ.

 

Compartir
?