Revista Qué

13 Oct 2015 | Dos pliegos idénticos

Bullrich, expuesto por presuntas irregularidades

El Ministerio de Educación realizó, con una semana de diferencia, una contratación directa y adjudicó por licitación privada la misma tarea de organizar reuniones pequeñas para empleados dentro de la cartera a dos firmas distintas pero, vinculadas, al parecer.

El ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Esteban Bullrich, quedó expuesto en los últimos días por dos casos de aparentes irregularidades que comprometen la administración de las partidas que maneja, en medio de la avalancha de revelaciones sobre contrataciones en la que se sumergió el kirchnerismo.

Ahora, Bullrich quedó en la mira por la aprobación de una licitación privada y una contratación con dos pliegos idénticos y con una semana de diferencia realizada hace un mes. El objetivo era la organización de reuniones de hasta 15 personas de empleados del Ministerio.

Reale-Dalla Torre Consultores y La Usina Digital, son las dos firmas ganadoras, identificadas por el matutino Página 12 como aportantes de la alianza que encabeza el jefe de gobierno porteño, Cambiemos. Según se dio cuenta, las dos firmas tienen la misma dirección y la gerente de la Usina trabajó, al parecer, en La Usina.

bullrich tapaLa revelación parte de una investigación que realizó el equipo de la titular del bloque del Frente para la Victoria, Gabriela Alegre y que comprobó que los pliegos son calcados. En el primer caso, Reale – Dalla Torre Consultores resultó adjudicada por 568 mil pesos autorizada el 25 de septiembre, en tanto que, La Usina Digital SRL se impuso en licitación privada con un millón 880 mil pesos el 23 de septiembre.

“Este tipo de situación, además de que amerita una investigación para establecer si hubo cohecho o lavado de dinero, demuestra el descontrol administrativo del ministerio dirigido por Esteban Bullrich. Es inconcebible que ni siquiera se molesten en guardar las formas, ya que utilizaron exactamente el mismo pliego de condiciones para contratar a dos empresas amigas por dos montos completamente diferentes”, indicó Alegre.

Según descubrió el equipo de Alegre, el Ministerio de Educación hizo dos contrataciones por el mismo servicio y por distintos montos. Los pliegos son idénticos, letra por letra. Ambos plantean que la empresa ganadora debe prestar el servicio de organizar encuentros de empleados públicos “de carácter confidencial” en los que se hablará del “plan de comunicación sobre acciones y proyectos”, que tiene como objetivo “la difusión de acciones y programas con destino a agentes docentes y no docentes de la Subsecretaría de Políticas Públicas y Carrera Docente dependiente del Ministerio de Educación”, apuntó Alegre.

En la relevación de la diputada porteña, se da cuenta, además que Praxis S.A., la empresa contra la compitió La Usina Digital en la licitación privada, tiene vínculos con Reale – Dalla Torre. Según el diario Río Negro, que investigó el circuito de la pauta en Neuquén, los dueños de Praxis, Jorge Cuni y Dardo Lucero, “eran empleados de Reale-Dalla Torre”.

La Ley de Compras y Contrataciones prohíbe específicamente el desdoblamiento en dos contrataciones de un mismo servicio, sin embargo la organización de 30 reuniones de 15 personas como máximo entre el personal educativo costó según Raele $1262 por empleado, mientras que $4178 en el caso de La Usina.

 

Salpicado

 

El ministro de Educación quedó a su vez salpicado por la contratación directa que hizo el secretario de Transporte, Guillermo Dietrich, McKinsey Argentina SRL. La firma tiene como socio a uno de los miembros del Consejo de Administración del G25 el grupo político PRO que Dietrich conduce junto a Bullrich.

En concreto, McKinsey Argentina SRL se quedó con 9,9 millones de pesos para “evaluar y proponer modernizar” los semáforos de la Ciudad. Francisco Ortega, que integra la conducción del G25, es el socio de la firma que, de acuerdo a los papeles, parecer estar de los dos lados del mostrador.

 

Compartir
?