Revista Qué

3 Sep 2015 | Victoria Montenegro

“Cambiemos es una alianza más”

No sólo es la cuarta candidata a diputada nacional por la Ciudad, Victoria Montenegro es una luchadora. Trabaja para erradicar la violencia contra las mujeres y por ampliar derechos sociales.

-¿Por qué quiere ser diputada?

-Soy parte del proyecto político. Mi experiencia viene de la política de Derechos Humanos y mi trabajo con el equipo de Alicia Kirchner me permitió crecer muchísimo como persona y como militante. Y ese cambio de paradigma que generó ella, en cuento a los derechos sociales como Derechos Humanos. El deseo de cada uno de los compañeros que forma parte de la lista es seguir sumando al proyecto, que es nuestro candidato.

 -¿Cuáles son sus propuestas?

-Cuando sea diputada voy a ser parte del FpV, que viene trabajando muchas leyes. Vengo a aportar a ese grupo de compañeros. Hay que seguir profundizando algunas medidas. Lo que hizo Néstor Kirchner, en 2003, cuando había más desocupados que  personas que lo habían votado, y cuando había una urgencia de comer, poner una bisagra de derechos humanos. Es tan importante porque nos permitió terminar con la impunidad y juzgar a los responsables. Nos permitió avanzar en otras leyes, como el matrimonio igualitario o la identidad de género, de violencia contra la mujer, mediante la cual se crea esta Subsecretaría.

 -¿Qué le diría a quienes critican los planes sociales?

-En los últimos años, nuestro país pudo llevar adelante políticas revolucionarias que tomamos de Perón y Evita. En estos tiempos de elecciones, en que hay algunos candidatos que no trabajan para construir realmente, para generar territorio. Lo que hoy definimos los argentinos tiene que ver con el futuro de nuestra patria, libre y soberana, o con una patria de rodillas. Y los candidatos, Mauricio Macri y Sergio Massa fueron muy claros: entienden que tenemos que ser funcionales a los grupos económicos. No es gastar plata en planes sociales sino que invertimos en inclusión. De hecho recién vengo de entregarles a las compañeras de cooperativas certificados. Hicieron toda la capacitación para la instalación de agua.

 -¿Cuál es su noción sobre la política?

-Néstor instaló la política, lo que era mala palabra. Se discute, que es lo importante. La Argentina que viene va a necesitar que se siga considerando al otro como un sujeto de derecho, una persona igual a mí que necesita que el Estado esté presente. Estamos reconstruyendo el tejido social. Detrás de esos personajes que denostan las políticas están los grupos hegemónicos. Ellos tienen terror de que nuestros cooperativistas se reciban en una universidad y vayan y exijan que se respeten sus derechos, porque están acostumbrados a la mano de obra esclava.

 -¿Cuál es la diferencia con el PRO?

-La señora del Jefe de gobierno (Juliana Awada) es dueña de una empresa que está denunciada y probada por mano de obra esclava. Hablamos de personas en situación de esclavitud. Ellos necesitan que ese negocio se mantenga. Nosotros nos metemos a decirles que las personas tienen derecho a cobrar una asignación, que los chicos tienen que ir a la escuela, que tienen que conocer y exigir que esos derechos se respeten. Desde el Consejo de las Mujeres tenemos la responsabilidad y creamos nuevos hogares de protección, pero nuestra política apunta al trabajo para que las mujeres estemos empoderadas. No quiero a las mujeres metidas en los hogares como pobrecitas, las quiero ver paradas y saliendo adelante.

-¿Qué opina de Cambiemos?

-Es una alianza más de un montón que hemos tenido los argentinos. Se indignan de un Tecnópolis explotado de gente. Ellos lo piensan desde lo económico, que tiene que ser privatizado. Para ellos es peligroso. Ese “círculo rojo” fue el que se sentó y calculó a cuántas personas había que hacer desaparecer en la dictadura.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN N° 47 DE QUÉ.

Compartir
?