Revista Qué

10 Sep 2015 | Nuevos grupos en la ciudad

Con la puerta abierta

Una empresa relacionada con los hermanos Claudio y Mario Cirigliano ganó una licitación millonaria en dólares en la ciudad de Buenos Aires. Cómo el grupo llegó a ser beneficiado por el macrismo.

Una licitación adjudicada para el Consejo de la Magistratura porteño es la puerta de entrada para uno de los grupos preferidos del kirchnerismo en territorio porteño. Concretamente, se trata de una licitación para la provisión, implementación, puesta en marcha y soporte técnico de una Red de Comunicaciones de Radioenlaces digitales para el Poder Judicial por 2 millones de dólares adjudicada a la empresa Corporate Corp SA, una firma relacionada con Claudio y Mario Cirigliano, quienes pasaron a la esfera pública luego de la tragedia del ferrocarril de Once por ser titulares de la concesionaria Trenes de Buenos Aires (TBA), y razón por la cual están imputados en la causa judicial de uno de los accidentes ferroviarios más grandes de la Argentina.

PUERTA ABIERTA

La historia del crecimiento de los hermanos se remonta a 2003, con la entrada al Gobierno de Néstor Kirchner. El por entonces ministro de la Producción, Aníbal Fernández, agradeció los aportes de campaña de transportistas al proyecto Kirchner Presidente. El encargado de la colecta: Claudio Cirigliano.

Entre las empresas que poseen los hermanos se encuentran el Grupo Plaza, que se encarga del transporte terrestre, Tecnología Avanzada en Transporte (TATSA), dedicada a la fabricación de micros; y Sistemas Integrados de Gestión (SIG) que brinda soluciones orientadas a nuevas tecnologías aplicadas al transporte, entre otros.

Corporate Corp SA se especializa en tecnología. Mimada por el kirchnerismo, en 2010, a la compañía le adjudicaron la provisión de 250.000 netbooks escolares para el plan Conectar Igualdad. La firma también consiguió una parte de la distribución de decodificadores en la televisión digital terrestre. Fueron, como mínimo, unas 90.000 unidades.

La última licitación obtenida fue a mediados de este año para el equipamiento tecnológico del Centro Cultural Néstor Kirchner, en el edificio del Correo Central, por la que sumó contratos por $ 438 millones. Según publicó el Boletín Oficial en su Decisión Administrativa 443/2015, el ministerio de Planificación Federal, a cargo de Julio de Vido, adjudicó esa licitación a los hermanos empresarios.

La firma tiene 15 años en el rubro, y ha sabido hacerse de varias licitaciones del Gobierno nacional. En el ámbito de la ciudad, se encarga de la provisión e instalación de conectividad Wi Fi para la totalidad de la red de subtes.

Los titulares de Corporate Corp, Christian Ruggeri y Patricio Kolker desmintieron la relación con el grupo Cirigliano en un comunicado en el que se calificaron como “emprendedores con amplia experiencia y trayectoria en el negocio de tecnología”. “Ambos contamos con el 100% de las acciones de nuestra empresa. Claramente ratificamos que nunca ha tenido participación accionaria nadie relacionado con los Sres. Cirigliano ni ninguna otra persona física o jurídica”, detallaron.

No obstante, fue el mismo Claudio Cirigliano el que durante 2011 acompaño al gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, en una visita por la planta ubicada en Belgrano en calidad de socio de Corporate Corp SA. El proyecto era levantar otra planta en Paraná. “Somos una firma que toma mano de obra joven y que se desarrolla en función de lo que la tecnología solicita, que es la rapidez. Hoy se necesitan empresas rápidas que puedan interpretar los avances tecnológicos en forma permanente y, a partir de ahí, abrirse al mundo para abastecer al mercado local e ir por las exportaciones”, precisó en ese momento Cirigliano. Tras la tragedia de Once las posibilidades de una nueva fábrica se diluyeron.

Además, el presidente de Corporate Corp Christian Ruggeri, es mencionado en el fallo del juez Claudio Bonadío mediante el cual dicta los procesamientos por la causa Once. Según el escrito, Ruggeri y Claudio Cirigliano compartieron el vuelo de la aeronave LV-CAE con destino a Uruguay el 21/10 de 2011. Los acompañaban Carlos Angel Orseg Schor y Martín Alejandro Dechert, este último, ex presidente de Corporate Corp.

El vinculo Pro-Cirigliano

No hay claros registros en los que el Jefe de gobierno porteño haya criticado a la empresa. De hecho, durante la tragedia de Once, Mauricio Macri responsabilizó a la administración nacional por
la falta de controles pero no hizo mención del compromiso empresario.

“La terrible tragedia de Once demuestra lo que pasa cuando no se hacen bien las cosas. Así no se puede seguir: se requiere una política coordinada y mayor inversión”, había declarado el candidato presidencial en la apertura de sesiones de 2012, a días del accidente.

No obstante, el macrismo parece haberle abierto las puertas al grupo, con una licitación de nada menos que 2 millones de dólares, o sea cerca de 200 millones de pesos al valor de dólar oficial.
Un dato a tener en cuenta es el presupuesto en moneda extranjera; Corporate Corp es una firma nacional y en el caso de otras adjudicaciones ha presentado ofertas en pesos, tal como ocurrió con el equipamiento tecnológico del Centro Cultural Néstor Kirchner con un monto total de
$ 438 millones. Un antecedente que puede ser el principio de una mecánica de contratación de la firma relacionada con los hermanos Cirigliano, que aun en el banquillo de los acusados por la tragedia de Once continúan creando lazos con dife-rentes administraciones públicas.

LA NOTA COMPLETA EN LA EDICION IMPRESA N° 48 DE QUÉ.

Compartir
?