Revista Qué

7 Oct 2017 | Se aprobó en la última sesión

Críticas y rechazo a la instalación de decks

La ley fue sancionada con 42 votos a favor, 15 en contra y 1 abstención. Plantea la incorporación de estos espacios o al Código de Tránsito y Transporte. Diferentes asociaciones y Ongs salieron a criticarla. La Legislatura aprobó una ley que autoriza a los locales a instalar por su cuenta decks, en las veredas de […]

La ley fue sancionada con 42 votos a favor, 15 en contra y 1 abstención. Plantea la incorporación de estos espacios o al Código de Tránsito y Transporte. Diferentes asociaciones y Ongs salieron a criticarla.

La Legislatura aprobó una ley que autoriza a los locales a instalar por su cuenta decks, en las veredas de la Ciudad. La iniciativa plantea incorporar estas estructuras al Código de Tránsito y Transporte, ya que implican que las calzadas pierdan espacio a favor de las aceras. De esa manera, no sólo se regulará la situación de plataformas que aún no fueron emplazadas, sino que además se les dio marco legal a las que ya existen.

La idea es que los privados que quieran instalar un deck en la calle pidan autorización al Gobierno porteño, que deberá verificar que los espacios cumplan los requisitos técnicos necesarios, por ejemplo que no afecten la circulación del tránsito.

No obstante, la ley ya contó con críticas y repudio. “Es una aberración, es descabellado. Simplemente no puedo creer la ocurrencia. Me pregunto cómo se explica que haya avanzado en comisiones, cómo es que llegó hasta el recinto”, se escandaliza Fabián Pons, titular del Observatorio Vial Latinoamericano, en declaraciones al diario Clarín.

El especialista agrega: “Evidentemente desconocen las estadísticas. En la Ciudad de Buenos Aires el 62% de los choques se dan en las bocacalles. Esto implica que alguien no respetó la prioridad de paso: autos particulares, taxis, colectivos, motos, todos por igual. En una sociedad que no respeta las normas, se suma un objeto que obstruye la visión. Es incomprensible”.

Por su parte, Alberto Silveira, de Luchemos por la Vida, afirma: “Exponen a los comensales. Son como una chicana que reduce parte de la calle. La gente queda más expuesta así. Desde el punto de vista de la seguridad vial no me parece algo positivo. Creo que la gente está en riesgo ante algún desborde o accidente que se pueda producir. No me parecen apropiados. Y deberían estar en calles de muy poca circulación”.

 

Compartir
?