Revista Qué

24 Ago 2017 | elecciones 2017

Deciden los que no juegan

Los partidos más chicos de la Ciudad, que no lograron superar el piso para llegar a las generales de octubre, hicieron un balance de las PASO. Sólo sumarían votos el oficialismo y la izquierda tradicional. El peronismo, los radicales y el massismo fueron relegados por las agrupaciones de menor peso. Los frentes políticos más chicos […]

Los partidos más chicos de la Ciudad, que no lograron superar el piso para llegar a las generales de octubre, hicieron un balance de las PASO. Sólo sumarían votos el oficialismo y la izquierda tradicional. El peronismo, los radicales y el massismo fueron relegados por las agrupaciones de menor peso.

Los frentes políticos más chicos de la Ciudad hicieron todo lo posible para pasar el filtro de las PASO y poder llegar a competir en las generales de octubre. Sin embargo, Autodeterminación Y Libertad, histórica agrupación de izquierda que conduce Luis Zamora, fue la única que logró llegar al piso, y podrá competir en octubre para tratar de conseguir un lugar en la Cámara Baja y/o en la Legislatura porteña.

Los diez espacios que no lograron pasar el 1,5 por ciento de los votos exigidos por la Justicia Electoral, para poder participar en las elecciones generales, llegaron a la misma conclusión: la “prevalencia de una polarización entre fuerzas que compiten entre sí” -oficialismo/kirchnerismo, la falta de presupuesto para afrontar la campaña y la nula llegada a medios tradicionales de comunicación para poder presentar sus propuestas.

Según Alejandro Bodart, que se ubicó detrás de Zamora, pero sin chances de poder participar en octubre, “hay un vuelco de la clase media con las propuestas de derecha, y un voto conservador que le dio el triunfo al macrismo”.

“El peronismo es sólo una variante, y no una alternativa a este gobierno. Es más lo que espanta que lo que enamora, y en parte eso fue lo que le permitió triunfar al macrismo”, añadió el dirigente de Izquierda al Frente.

Está claro que el declive de los espacios más chicos en las Primarias favorecería a Vamos Juntos en mayor medida, por ser la fuer-za que más peso tiene en la Ciu-dad de Buenos Aires, aunque el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) también captará parte del electorado que se había volcado por los partidos más chicos.

Según pudo constatar Qué, el grueso de los 5.882 votos que sacó el partido El Movimiento (con sus cinco listas), más los 6.191 que ob-tuvo el Partido Renovador Federal, se irían hacia el oficialismo. En tan-to, la izquierda también tendrá la posibilidad de sumar buena parte de los casi 15 mil votos de Convocatoria Abierta por Buenos Aires, el espacio que conduce el economista Claudio Lozano.

Lo llamativo es que las ocho fuerzas restantes no se sienten representadas por ninguno de los frentes que disputarán bancas en octubre. Para Pablo Baqué, el Partido Humanista tiene ciertas coincidencias en el aspecto social con Unidad Ciudadana, pero consideran que “son personas que están tratando de recuperar poder y cargos”. Además, el abogado y periodista cree que “hay muchas diferencias entre un candidato y otro de los que integran las listas. No nos parece que todos sean iguales ni que vayan por el mismo fin”.

En tanto, los frentes Evolución (que conduce Martín Lousteau) y 1País (compuesto por el GEN, Libres de Sur y el massismo) no cuentan con el guiño de los partidos más chicos. Para la mayoría de los espacios que no pasaron el filtro, el exembajador argentino en los Estados Unidos tiene “extrañas metodologías para hacer política y, en ocasiones, pareciera que tiene trastornos de personalidad. Apoya al Gobierno nacional mientras que, en la Ciudad, se ubica en la vereda frente al PRO”, acusó uno de los consultados. Por su parte, el massismo no fue nombrado por ninguno de los espacios que se quedaron en el camino de las elecciones generales de octubre.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #150 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?