Revista Qué

3 Jul 2015 | Por exceso de violencia

Denuncian a agentes de la Metropolitana

El fiscal a cargo de la Procuraduria de Violencia Institucional, Miguel Palazzini, acusó hoy a tres agentes de la fuerza capitalina que le habrían propinado una golpiza a una mujer y cuatro adolescentes.

Tres oficiales de la Policía Metropolitana fueron denunciados por propinarle una golpiza a cuatro adolescentes, según consignó hoy la agencia de noticias del Ministerio Público Fiscal de la Nación.

Los uniformados habrían perseguido a los menores de edad, en pleno barrio Saavedra, el pasado 6 de noviembre. Allí, uno de los agentes lo habría seguido,  “y tras caminar unos 15 metros encerró a uno de los jóvenes contra una camioneta que se encontraba estacionada en la calle, lo tomó por encima de los hombros y lo tiró bruscamente al piso. Luego lo pisó en la zona del abdomen presionándolo contra el piso, lo tomó del brazo derecho incorporándolo nuevamente de un tirón y le arrojó una patada. El niño pudo esquivar la patada e hizo unos pasos hacia atrás, momento en que el policía le pegó un violento golpe en el cuerpo con la tonfa”, indica la denuncia formulada por el fiscal a cargo de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), Miguel Palazzani.

En su escrito, formulado ante la Oficina de Sorteos de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional,  el funcionario judicial le solicita al futuro magistrado que intervenga que aparte a la Policía Metropolitana de la investigación del caso.

Según consta en la denuncia, un tercer uniformado, quien transitaba en moto, llegó al lugar con la intención de llevar detenidos a los niños, pero la mujer logró refugiar a ambos en la casa.

“En consecuencia, los tres policías comenzaron a pegarle a la damnificada con golpes de tonfa y empujones”, describe la denuncia. Ello, prosigue, provocó que su hija de 15 años y otro de sus hijos de 18 salieran de la casa e intentaran “interponerse para protegerla, reclamando que no le peguen a su madre, y también fueron agredidos”.

En ese momento arribaron al lugar unos veinte policías en al menos seis móviles, una camioneta, tres motos y tres bicicletas, y un móvil de la Policía Federal. La mujer pudo ingresar finalmente a sus hijos en la casa y luego se quedó hablando con agentes en la calle. En tanto, uno de los policías comenzó a tomar nota de los datos de la mujer y otro de ellos “amenazó a los niños señalándoles que ya los iba a encontrar y les iba a pegar”, reseña la denuncia.

Compartir
?